Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

A un recorrido por los más importantes hitos y memoria de nuestro país a través del arte textil y bellas obras en vitró, nos guiarán las destacadas creadoras Solveig Norrman y Fatima Nadja Böker Norrman en la Muestra “En Busca del Hilo Rojo”, a inaugurarse este próximo sábado seis de octubre a las 12 horas, patrocinada por el Instituto Chileno Sueco de Cultura y la Embajada de Suecia.

“No era algo planificado, simplemente se hizo. Yo tuve un sueño de hilos y bordados de kilómetros de largo, que al despertar llegó a ser una conversación entre colegas sobre el rol del arte textil en la historia oficial de arte”, narra Solveig Norrman, a su llegada a la “Casa del Árbol”, de Chorrillos, Viña del Mar, refiriéndose a la maravillosa exposición artística sobre la historia de Chile bordada a mano por la artista, quien montará la muestra junto a su hija, Fatima Böker, en el Museo del poeta Pablo Neruda, en Isla Negra.

“Empezó como una broma entre amigos. Estábamos hablando del arte textil en la historia del arte, y que no tiene el mérito. Es una expresión que no es valorada como debe ser. Entonces, hablamos del Tapiz de Bayeux y otros ejemplos y, justamente, Gonzalo Ilabaca se puso a reír y me dijo, ‘¿así es que tú te vas a poner a bordar la historia de Chile, ahora?’ Y, nunca lo había pensado… pero, entonces, empezaron a caer encima las cosas y empecé a leer, me interesé más y más, y más, como si hubiera tenido un donador invisible”, recuerda la artista sueca refiriéndose a la exposición “En Busca del Hilo Rojo”, que podrá ser apreciada por todos a partir del mediodía del sábado 6 de octubre.

De esta manera, con hilos, agujas y telas, con la base de fotografías en blanco y negro, Solveig Norrman fue bordando 40 lienzos sobre la historia de nuestro país, aparecidas en libros en la biblioteca de la “Casa del Árbol”, del renombrado periodista Carlos Böker Huber; en la calle, y hasta en la feria de verduras.

La exposición de arte textil “En Busca del Hilo Rojo” tuvo su primera puesta en escena en el año 2017, en el Centro Cultural “Casona Nemesio Antúnez”, siempre con la participación de la artista Fatima Nadja Böker Norrman, su hija, quien expondrá obras en vitró y, además, desde hace siete años se ha dedicado a restaurar la “Casa del Árbol” de Viña del Mar, museo viviente que heredó de su padre, Carlos Böker.

“Durante toda la vida, ha sido amiga y amante de la cultura chilena. Llegó acá muy jovencita, casada con un chileno -Carlos Böker-. Ella tiene mucho que ver con Chile y con las relaciones entre Suecia y Chile. También, entrega mucha información en Suecia sobre la cultura chilena y lo que pasa aquí”, retrata Fatima a Solveig, su madre, quien se ha convertido en una embajadora de la historia y memoria de nuestro país.

Eva Zetterberg, embajadora de Suecia en Chile entre los años 2009 y 2014, y presidenta del Instituto Sueco Chileno de Cultura, SCHIK, indica que conoció personalmente a ambas artistas hace casi 10 años “y, desde entonces, he tenido el placer de acompañarlas en su condición de artistas y amigas. Tenía, por supuesto, conocimiento de las acciones de solidaridad con Chile de Solveig desde los años sesenta en relación a diferentes catástrofes: terremotos, golpe militar. Durante mi tiempo en la embajada logramos organizar algunas exposiciones y nos encontrábamos en su fantástica ‘Casa del Árbol’, en Viña del Mar. Es impresionante ver cómo, ahora, el duro trabajo de las dos artistas nuevamente ha dado un buen resultado, ya que siempre falta dinero para los materiales, para la mantención de su casa o incluso para comprar la comida a todos los perros, gatos y pájaros que fueron recibidos en la casa…”.

La exembajadora reflexiona que se podría pensar que “Solveig a su edad tiene derecho a descansar, pero es al revés. Ella está más productiva que nunca. Los motivos cambian, pero ahora se trata nada menos que de la historia de Chile, bordada en 40 lienzos. Y, ¿dónde puede ser más adecuado exponerla que en el Casa Museo de Neruda, en Isla Negra? Con los años, se ha convertido en algo más que un museo, un referente de arte. Creo que a Neruda mismo le habría alegrado mucho recibir esta exposición y habría encontrado el lugar apropiado para mantenerla en forma permanente en sus colecciones. Quizá hubiera escrito otra ‘Oda’ en homenaje a Solveig y Fatima”.

La muestra de arte textil y vitró cuenta con el patrocinio del Instituto Chileno Sueco de Cultura y la Embajada de Suecia.

“Buena gente, les invito cordialmente, con mucha buena onda, a la exposición en Isla Negra en la casa de Pablo Neruda, a la muestra “En Busca del Hilo Rojo” de mi madre, Solveig, y yo. Vamos a presentar obras en vidrio y la historia de Chile en bordados, y les va a gustar. Se inaugura el mediodía del sábado 6 de octubre, y durará 15 días, así es que no se pierda esta oportunidad. Va a ser bacán”, invita la artista Fatima Nadja, con mucha energía y entusiasmo.