Menu

 

 

 

 

A+ A A-

Expertos sostienen que el Simce es un instrumento retrógrado que evidencia sus propias debilidades.

 

El Director del Centro de Investigación e Innovación en Educación y TIC de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. Juan Silva, afirma que el bajo resultado de Lectura en segundo medio, en vez de dar cuenta de que los estudiantes no entienden textos, revela su nula comprensión de los tiempos actuales. “Si sabemos que son multimediales e hipertextuales, se les debe pedir construcciones en esos formatos”, señala.

El doctor en educación de esta casa de estudios, Jaime Retamal, enfatiza que se debe “crear una nueva forma de entender la medición de la calidad de la educación en nuestro país”.

Los puntajes del Simce de Lectura en segundo medio fueron por segundo año consecutivo los más bajos en una década. Al respecto, la Agencia de Calidad de la Educación interpretó esta baja al uso de dispositivos tecnológicos que estarían perjudicando su rendimiento.

Para el Director del Centro de Investigación e Innovación en Educación y TIC de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. Juan Silva, más que evidenciar las debilidades en comprensión lectora de los estudiantes, los resultados del Simce dan cuenta de “sus propias debilidades”.

“Seguimos apelando a competencias de lectura y escritura antiguas. En ese contexto, es lógico que los resultados no les cuadren y que la tecnología sea la culpable”, afirma.

Además, señala que “los textos que les colocan ahí no son de su interés. Los temas que los convocan son medio ambiente, cambio climático, protección de los animales, etcétera. Temas más relacionados a lo actual”.

El experto critica el carácter escrito y el formato del test. “Es un quiebre dramático para un chico que está todo el día usando una plataforma donde lee y escribe en las redes sociales, blogs, etcétera”.

“Hay un choque generacional entre lo que se les está pidiendo y cómo se les está pidiendo, y luego se emiten juicios categóricos como que no leen y no comprenden”, agrega.

Por eso, señala que “la comprensión será mucho más amplia en la medida que se les den espacios para eso. Si se les pide un resumen en dos páginas de un artículo, escribirán algo más lineal y menos significativo, y les quedará menos”.

“Si sabemos que son multimediales e hipertextuales, se les debe pedir construcciones en esos formatos”, enfatiza. “Debiera migrarse a una aplicación en formatos digitales y considerar, dentro de las variables de comprensión lectora, la lectura digital que los estudiantes hacen”, postula.

“El Simce debería migrar hacia una evaluación en esos formatos”, concluye, “y la escuela debiera incorporar toda esa lectura y producción que los estudiantes hacen en formatos digitales, dentro de la sala, lo que mejoraría la calidad de lo que leen, producen y escriben”.

Urge reemplazar el Simce

Para el académico de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. Jaime Retamal, “ya llevamos muchísimos años con el SIMCE en general. Creo que es hora de replantearnos la naturaleza de este tipo de mediciones”.

“Son bastante resistidas por las comunidades escolares. Debiéramos buscar alguna fórmula para desplazar el Simce y crear una nueva forma de entender la medición de la calidad de la educación en nuestro país”.

El doctor en educación calificó la prueba de “instrumento retrógrado, que no aporta a las comunidades y tampoco tiene prestigio dentro del profesorado para ser asumido como un instrumento válido de desarrollo educativo”.

Desde esa perspectiva, concluyó: “creo que debiera ser desplazado por un instrumento de mucha más validación social en la comunidad escolar, específicamente en los profesores”.

Gobernador César Barra destacó el aporte de Carabineros a la seguridad en la provincia de Quillota.

 

Autoridad provincial presidió ceremonias en La Calera y Quillota,

con motivo de conmemorarse los 90 años de la institución

policial.

Con ceremonias realizadas en las comisarías de Quillota y La Calera,

Carabineros de Chile conmemoró sus 90 años de existencia.

Los actos contaron con la presencia del Gobernador Provincial César

Barra, quien destacó el aporte y el trabajo que realiza Carabineros de

Chile por la seguridad en la provincia de Quillota y el país.

“Son 90 años de una institución formada por hombres y mujeres que

han entregado mucho de su vida, son servidores públicos por esencia,

donde hay mucho sacrificio personal y de sus familias. En momentos

que son difíciles para la institución, cuenta con todo el respaldo del

Gobierno. Es una institución necesaria, donde no porque unos pocos

hayan traicionado los principios esenciales de la institución, se vaya a

ver mancillada la historia o el futuro del Carabineros, por eso el

reconocimiento del Gobierno y la Presidenta”, dijo el gobernador

Barra.

La autoridad provincial destacó que como parte de la agenda de

seguridad del Gobierno, se ha incrementado el números de efectivos

de Carabineros egresados durante estos cuatro años, para llegar a 6

mil efectivos al final del mandato de la Presidenta Bachelet, además

de contar con mejores condiciones para desarrollar su trabajo tanto en

las facultades legales, como en la infraestructura, como nuevos

vehículos y la construcción de nuevos cuarteles como la Séptima

Comisaría de La Calera.

Eventos

Las actividades se iniciaron con el izamiento del pabellón nacional en

la Séptima Comisaría de La Calera, evento que contó con la presencia

de la alcaldesa Trinidad Rojo, además de efectivos de la Policía de

Investigaciones e invitados especiales.

El gobernador César Barra entregó un recuerdo al mayor Rolando

Pinilla, jefe de la unidad calerana, para posteriormente compartir un

desayuno con parte del personal de la unidad.

Posteriormente se realizó una ceremonia en la plaza de armas de

Quillota, que contó con la presencia de alcalde (s) Oscar Calderón, la

alcaldesa de La Cruz Maite Larrondo, representantes de Ejército, PDI,

Gendarmería, Concejales e invitados.

En la ocasión gobernador Barra, entregó un reconocimiento al capitán

Gerardo Henríquez, jefe de 4ta Comisaría de Carabineros de Quillota

en reconocimiento a la institución.

En la ceremonia se realizó una ceremonia de ascensos de personal

policial que prestan servicios en la unidad de Quillota, quienes

recibieron sus nuevos grados en compañías de sus familias.

El acto finalizó con un desfile de diversos establecimientos

educacionales de Quillota y La Cruz, acompañados de las bandas de

los colegios Francisco de Miranda y Liceo Leonardo da Vinci.

Trabajando por el sueño de emprender.

 

Cada día los emprendedores de Fondo Esperanza luchan por cumplir sus anhelos, a base de

mucha dedicación y constancia. Con motivo del Día Internacional del Trabajo, queremos

destacar sus historias que representan el sacrificio diario de miles de personas.

El microemprendimiento es una actividad que durante el último tiempo ha tomado gran

protagonismo en el surgimiento de nuevos empleos. Según la cuarta Encuesta de

Microemprendimiento (EME4), realizada el 2015 por el Ministerio de Economía, Fomento

y Turismo, este sector genera más de 2.800.000 puestos de trabajo, convirtiéndose en un

aporte importante para la disminución del desempleo.

En Fondo Esperanza (FE), la comunidad de emprendimiento solidario más grande de Chile,

cada año los microempresarios buscan cumplir sus sueños para mejorar sus condiciones

de vida, las de sus familias y comunidades. Pues bien, un 19% de los más de 110 mil

emprendedores que pertenecen a la institución de desarrollo social brinda empleo a otras

personas, logrando un mayor dinamismo en la economía chilena.

Gladys González de Quintero, V Región de Valparaíso, es una comerciante que ve en su

trabajo algo más que un oficio. “Por ser buena gente a veces a uno le pagan mal, pero yo

no me iba a quedar sentada. Entonces, me compré una máquina y comencé a hacer ropa.

Me acuerdo que compré un cuello y lo desarmé para ver cómo se hacían. Así partí. Yo por

entusiasmo no me quedo. Hacía 150 cuellos en un día y se los vendía a otros

comerciantes”.

En la actualidad, la microempresaria tiene cuatro locales de venta de ropa: En uno trabaja

su marido, su hijo y otras personas que ha debido contratar para que el negocio funcione

perfectamente. Ella, además de atender uno de los puestos, es quien compra los juguetes

y confecciona las prendas de vestir, ya sea de invierno, verano y trajes de huaso.

Carlos Rebolledo durante años trabajó apatronado. El 2007 decidió poner un puesto de

abarrotes en la feria de Peñaflor. A los pocos meses, Carlos cambió su negocio a la feria

libre “Villa San Luis” de Maipú. “Mi papá era vendedor ambulante, tenía raíces de

negociantes, por lo que sabía que podía hacer cosas independientes”, afirma.

Este vendedor supo aprovechar bien el apoyo de FE, pues a medida que llegaba más plata,

pudo comprar una máquina refrigerada y un carrito de arrastre. Su evolución es un

ejemplo: “Hay que creerse el cuento y no decir aquí me quedo, sino que hay que buscar

algo más, no hay que esperar a tocar techo”.

En Constitución, VII Región del Maule, Eliana Huemur se levanta al alba para vender

hierbas medicinales y condimentos en la feria libre de la ciudad. Tras la muerte de su

marido no dejó de emprender, siendo FE un importante aliado. “Desde ese momento para

adelante, trabajé con la institución. Ha sido mi único apoyo”, dice.

Eliana reconoce que es una mujer luchadora y resiliente, cuyo sueño es seguir creciendo

como microempresaria: “Debo seguir luchando por lo que tengo y por lo que soy. Quedé

viuda, no tengo pensión, pero gracias a Fondo Esperanza he logrado seguir trabajando”.

Desde Valdivia, José Madrid lleva más de 21 años vendiendo los que -según él- son los

mejores churros de la ciudad: “Comencé vendiendo paños de cocina y a veces frutas en el

centro. Luego, un amigo me dijo que tenía las herramientas y utensilios para realizar

churros. Así empezamos y desde ahí no hemos parado”.

De carácter optimista, alegre y muy empeñoso, cuenta que le dicen que pare de trabajar y

que descanse. “Cuando la gente comenta que me detenga, yo les discuto, porque para mí

la constancia es todo para sacar adelante un emprendimiento”, destaca el valdiviano.

Como parte del Día Internacional del Trabajo queremos rendir tributo a los más de 110 mil

emprendedores, entre Arica y Chiloé, que laboran de sol a sol para darles lo mejor a sus

familias, siendo Fondo Esperanza un real apoyo en sus proyectos con la de entrega

microcréditos, microseguros, capacitaciones y redes de apoyo.

Psicóloga infantil sostiene que el Gobierno debe pronunciarse sobre el juego de la Ballena Azul.

 

La Directora del Centro de Atención Psicológica de la Universidad de Santiago de Chile, Jade Ortiz, afirma que el reto suicida que se difunde en Internet y que ya cuenta con una denuncia en el país atenta contra los derechos del niño y que el riesgo no debe ser minimizado. “En última instancia, es el Estado el que debe cuidar de todo aquello que pueda vulnerar nuestro sistema infanto juvenil”, enfatiza y llama a tomar acciones similares a las realizadas por Brasil o Uruguay.

La Policía de Investigaciones recibió el primer caso en Chile de una niña víctima del juego de la ‘Ballena Azul’, reto que se difunde a través de Internet y que ha generado conmoción en distintos países del mundo, por desafíos que llaman a sus miembros a infligirse daño e, incluso, la muerte.

A juicio de la psicóloga infanto juvenil y Directora del Centro de Atención Psicológica de la Universidad de Santiago de Chile, Jade Ortiz, “no hay que minimizar. Mucho daño puede evitarse si no se minimiza”. En ese sentido, llama a observar experiencias como las de Uruguay, donde el Ministerio de Salud Pública alertó sobre los riesgos, o de Brasil, donde el Ministerio de Justicia se pronunció sobre la materia.

¿Debe pronunciarse el Gobierno chileno por esta situación? La especialista responde afirmativamente. “En última instancia, es el Estado y el Gobierno el que debe cuidar de todo aquello que pueda vulnerar nuestro sistema infanto juvenil”, indica.

En ese sentido, la especialista sostiene que se debe instruir desde la autoridad hacia las policías sobre este tema “porque es un atentado abierto a los derechos del niño”.

“Constituye delito cualquier acción que implique seducción y manejo de poder, considerando las características de niños y adolescentes, que los induzca a hacerse daño a sí mismos, aplicándoles una coerción psicológica”, afirma.

De acuerdo a la especialista, especial cuidado se debe tener con la población preadolescente, entre los 11 y 14 años, ya que “es una edad de cambio de pensamiento donde continúan teniendo la ingenuidad infantil combinadas con las luces más oposicionistas de la adolescencia”.

Además, afirma que “el descalabro emocional que experimentan a esa edad hace que exploten más intensamente y pueden tener fantasías de rabia, de enojo”, lo que podría desembocar en uno de los tres perfiles más propensos.

Es decir, “chicos que pueden tener un perfil más disocial y enganchan con romper límites, donde si hay ideación suicida previa, se dirige hacia allá, y si no, puede saltarse esa etapa para sentirse un héroe”.

Un segundo perfil lo constituirían quienes “saben que hay algo malo, que no está bien, pero no logran salirse o hablar por temor y por cuidar a los otros”, afirma en alusión a la menor por la que se realizó la denuncia en la PDI (fue amenazada con que matarían a sus padres si dejaba de jugar).

Finalmente, están quienes “se encuentran muy solos, sin red social de acompañamiento, donde nadie los contiene emocionalmente y, por lo tanto, lo bueno y lo malo no ha sido interiorizado”.

“Niños que han sufrido maltrato en la familia o bullying en el exterior han desarrollado un perfil que es ideal para aquellos que ejercen violencia sobre ellos. Se tienden a resguardar dentro de los juegos de computador”, sostiene.

“Lo mejor es que se haya generado ruido con esto”, indica. “Cuando un niño tiene herramientas para decir que no y un compañero le pregunta, lo contagia y se genera una narrativa de protección”, indica, subrayando la importancia de los padres de proveerles argumentos sobre el tema.

“Los padres deben sentarse y preguntarles, dándoles seguridad de que no les pasará nada si llegan a enfrentarse a algo así”, afirma. “Retarlos es pésimo, ya que el niño tendrá menos ganas de hablar”, agrega.

Finalmente, “el sistema educativo también debe dar espacios para fortalecer emocionalmente a los niños, porque ahí está el factor protector”, sostiene.