Menu

 

 

 

 

A+ A A-

Cocina

Menú vitamínico en verano y en vacaciones.

 

Llega el verano y con él las altas temperaturas. Tiempo en donde las personas se relajan más en cuanto a horarios y comidas, por lo que es importante tener en consideración una buena alimentación que ayude a mantener la forma y la salud en buenas condiciones. En este sentido, Daisy Ruiz, nutricionista de Clínica Ciudad del Mar, entrega una serie de recomendaciones para cuidarnos durante la época estival y así evitar los kilos de más.

Frutas, verduras y hortalizas son algunos de los alimentos que abundan en esta época del año y que, además de ser muy saludables, son bajos en calorías, ricos en minerales y fibra, ayudan a mantener el cuerpo alejado de enfermedades y a nutrir la piel por dentro y por fuera.

El color no solo influye en la forma de vestir o en la que se disfruta de los espacios que habitamos, también es un gran aliado de nuestra salud y una alimentación adecuada, porque mientras más colorido sea el plato, más protección aporta al organismo.

Así lo explica, Daisy Ruiz, nutricionista de Clínica Ciudad del Mar, quien explica sobre los beneficios de la Dieta de los Colores, alimentación que ayuda a identificar, de acuerdo a los pigmentos de frutas, verduras y hortalizas, sus propiedades y fitonutrientes. “Los pigmentos además de ser los encargados de dar color a cada alimento tienen un efecto protector y específico para la salud si las consumimos de manera constante, combatiendo de forma natural los radicales libres”, indica.

Todo este arcoíris de sabor ―rico en antioxidantes― aporta nutrientes que regulan los niveles de azúcar en la sangre, fortalecen el sistema inmunológico y mejoran el funcionamiento intestinal, previniendo la constipación, entre otros. Siempre es bueno, agrega la especialista, consumir bastante agua y realizar actividad física de manera regular, para que, de esta manera, se pueda estar sano.

Juega con los colores de frutas, verduras y hortalizas

Una alimentación variada y equilibrada es una de las claves para consumir todo lo que nuestro organismo necesita para estar bien. Hay ocasiones en las que cuesta saber qué cantidad es la adecuada y para qué sirven ciertos alimentos. De esta forma, la nutricionista Daisy Ruiz, de Clínica Ciudad del Mar, manifiesta que el color cada comida responde a las propiedades y beneficios que aportan a nuestra salud.

· Morado – azul: Es un potente antioxidante, sus fitoquímicos combaten el envejecimiento y ayudan a reforzar la memoria y salud mental. Además, su consumo previene diferentes tipos de cánceres

Ciruelas, higos, uvas, arándanos y moras, remolacha y berenjenas son algunos de los exponentes de este grupo.

· Blancas: Altas en potasio, su consumo mejora los niveles de colesterol, reduce la presión arterial y previene la diabetes. Asimismo, refuerza nuestro sistema inmune, incrementando las defensas y resistencia en el organismo.

En esta categoría está el ajo, cebollas, puerros, champiñones y coliflor, en cuento a verduras. Y en frutas, se encuentran las chirimoyas, plátanos y peras, entre otras.

· Rojas: Ricos en licopeno y antocianinas, las frutas y verduras rojas ayudan a cuidar la salud del corazón, las defensas y la memoria. Su alto poder depurativo también permite eliminar toxinas del organismo.

Sandía, cerezas, manzana roja, frutillas, frambuesas, uva rosada, pomelo rosado, granada y melón, respecto a las frutas, mientras que en las verduras están los rabanitos, tomate, ají rojo y pimentón rojo.

· Verdes: Antioxidante que al contener luteína, potasio, ácido fólico vitaminas C y K, ayudan a prevenir el colesterol, mejorando la circulación de la sangre. Su alta dosis de fibra facilita un correcto tránsito intestinal. Además, es un excelente depurativo.

El apio, brócoli, lechuga, espárragos, espinacas, pepinos, paltas, acelga, bruselas, arvejas verdes, ají verde, repollo, alcachofas y pimentón verde son verduras que dan gran aporte de nutrientes para el organismo. En tanto, el kiwi, tunas y manzanas verdes son frutas que aportan vitaminas al organismo.

· Naranja - Amarillo: Fuente importante de vitamina C y Betacaroteno. Su ingesta regular ayuda no sólo a conservar una mejor visión, también mantiene la piel sana, reforzando el sistema inmune y el crecimiento de dientes y huesos.

Duraznos, damascos, papayas, naranjas, mandarinas, pomelo, limón, mango, melón calameño, guayaba y piña son algunas frutas que destacan. Sobre las verduras, se encuentran el zapallo, choclo, pimentón amarillo y zanahoria.

“La Dieta de los Colores” tiene como objetivo incorporar alimentos de diferentes tonalidades en el día a día, por lo que no es necesario incorporarlos todos en un mismo plato, sino que pueden varias durante la jornada”, puntualiza la nutricionista.

Cada color de las frutas y verduras aportan nutrientes y sustancias que son benéficas para el cuerpo, pues aparte de ser atractiva a la vista garantiza la ingesta de alimentos bajos en aporte calórico y alta cantidad de micronutrientes, ayudando al organismo a estar balanceado y en equilibrio.

Mujeres participaron en muestra anual de repostería en Plaza Eugenio Rengifo.

 

Las participantes pudieron mostrar sus trabajos a los asistentes, quienes quedaron

maravillados con cada una de las creaciones realizadas a través de los talleres

municipales.

Con total éxito se desarrolló en la plaza Eugenio Rengifo, la muestra anual de los

talleres de repostería impartidos por la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de

Quilpué, iniciativa impulsada por el alcalde Mauricio Viñambres, que este año logró

beneficiar a un total de 10 grupos de mujeres pertenecientes a la comuna.

En el lugar participó el grupo “Atahualpa” de Belloto Norte, grupo “Manos Dulces”

del sector Las Rosas, centro de madres “Las Orquideas” del sector de Belloto Sur, centro

de madres “Independiente” de Valencia Alto, “CRS YS” de Enrique Weigand, agrupación

de “Mujeres del Bosque” del sector El Sol, grupo “Virgen del Carmen” de Belloto Sur,

grupo de “Mujeres Los Yuyos” de Colliguay, grupo “Amigas en el Arte” del sector de

Pompeya Norte y el taller “Creaciones del Sagrado” de Belloto Centro.

“Este es nuestro segundo año participando con nuestro taller de repostería y nos

ha parecido fantástico, ya que todas hemos aprendido una u otra cosa a hacerlo

perfectamente y hay muchas que están trabajando en lo que están aprendiendo. Que se

acerquen porque es muy bueno, aparte de que la profesora es excelente, nos ha ayudado

mucho con cualquier duda que tengamos y eso también te motiva a poder seguir en los

cursos”, comentó Andrea Carvajal, quien pertenece al taller de repostería “Creaciones del

Sagrado”.

Potenciar habilidades

Según explicó Gloria Ormeño, monitora a cargo del taller de repostería, las

participantes “aprenden en el primer año masas básicas y después vamos ampliando el

tema en la repostería, en lo que es torta, cocteleria, que se hace aparte, pero vamos

tratando de cubrir toda el área gastronomía. Las mujeres buscan aprender y la

municipalidad se encarga de eso, porque aparte hay talleres de manualidades y otras

cosas más”, destacó la mujer.

A través de esta muestra el municipio busca promocionar y mostrar las técnicas

aprendidas durante el año por cada una de las participantes, con el objetivo de dar a

conocer a la comunidad los diversos talleres que se ofrecen a los vecinos de Quilpué y

Belloto, como también, potenciar las habilidades de los vecinos de Quilpué y Belloto a

través de la realización de estos talleres.

Mujeres limachinas fueron capacitadas como asistentes de cocina.

10 11 2015capacitacionmujeres

 

Un total de doce mujeres de la comuna, se capacitaron como asistentes de cocina, gracias a las

acciones desarrolladas en conjunto por la Oficina Municipal de Intermediación Laboral (Omil), de la

Ilustre Municipalidad de Limache y el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence).

Las favorecidas, recibieron sus respectivos certificados la tarde de este martes, en marco de un

Encuentro Empresarial organizado por Omil, en el que se contó igualmente con la asistencia del

alcalde local, Daniel Morales y del director regional del Sence, Esteban Vega.

En la oportunidad, el alcalde Morales felicitó por su compromiso con la superación a las

nuevas asistentes de cocina, ocasión en que igualmente destacó las acciones que desarrolla la Omil de

Limache, con la finalidad de entregar mejores oportunidades de empleo a los vecinos de la comuna.

Importantes es destacar que dentro de este Encuentro Empresarial, se contó con la

participación de representantes de distintos restaurantes de la comuna, quienes conforman la

denominada “Ruta Gastronómica” de Limache, uno de los atractivos turísticos locales.

Emprender no tiene edad ni límites.

19 11 2015Comunicado

 

Cuando emprender se vuelve la única alternativa para salir adelante, no hay ninguna

limitación para llevarlo a cabo.

Muchas pueden ser las razones por las que se independizan las(os) chilenas(os), pero

existe un patrón que se repite: Todos desean mejorar su calidad de vida, tener más

tiempo para pasar con su familia, ser sus propios jefes y estabilizar la economía del hogar.

En Fondo Esperanza (FE), la comunidad de emprendimiento solidario más grande de Chile,

se derriba el mito que para comenzar a ser microempresario es necesario ser joven y

tener experiencia en administración. Entre los requisitos para entrar a FE, se encuentran

el hecho de tener un negocio formal o informal funcionando y tener las ganas de hacerlo

crecer. Se apuesta por la capacitación y el aprendizaje continuo; contar con la confianza

en que con esfuerzo se puede llegar lejos.

Varios son los casos de éxito. Sin ir más lejos, en Catemu vive Tamara Vargas, una joven

emprendedora de 19 años que decidió emprender porque quería juntar dinero para pagar

sus estudios y potenciar sus habilidades artísticas.

“Fondo Esperanza me dio la posibilidad de poder dedicarme al diseño de ilustraciones y

venderlas en ferias, exposiciones y a través de mi página en internet. Lo que más valoro de

esta maravillosa oportunidad son las grandes redes de contacto que he logrado con otros

reconocidos ilustradores y que la gente conozca mi trabajo. Para ello, todos los dibujos

que hago son colocados en libretas, agendas, imanes, entre otros objetos de confección

propia que posteriormente vendo”, manifiesta Tamara.

A tan corta edad, Tamara es una de miles de mujeres que debe compatibilizar su trabajo,

su casa, el cuidado de su hija y sus estudios. Cuenta que lo más importante es ser

responsable, ordenado y organizado para que todo salga bien y no faltar en ninguno de los

quehaceres.

Un poco más hacia la costa, en Viña del Mar, vive Carolina Mesías, una empeñosa madre

de dos hijos que con 47 años saca adelante a su familia gracias a un novedoso

emprendimiento.

“Mi vida dio un gran giro cuando padecí una costosa enfermedad al corazón, así que tuve

que comenzar a buscar una alternativa para costear los gastos de la casa. Lo que primero

hice fue observar una necesidad insatisfecha. Decidí convertirme en artesana en fierro y

fabricar accesorios de protección para el fuego. Fondo Esperanza ha sido de gran ayuda,

porque me di cuenta de que tenía muchas capacidades que no sabía que poseía y, con el

paso del tiempo, he logrado mi casa propia, mi taller. Además, mi hija sacó su carrera y

puedo vivir tranquila”, explica Carolina.

Comparte su opinión, Katy Morales, emprendedora de Fondo Esperanza en Coquimbo,

que a sus 62 años trabaja en su propio proyecto gastronómico. La microempresaria partió

cocinando dulces, tortas y empanadas para sus familiares, quienes poco a poco

comenzaron a recomendarla con sus amigos y vecinos, haciendo que el negocio empezara

a crecer por cuenta propia.

Ingresó a Fondo Esperanza hace cuatro años y es una de las integrantes más antiguas de

su Banco Comunal “Esperanza de Punta Mira”. “Una amiga me comentó de Fondo

Esperanza y fui de curiosa. Me gustó y me quedé. Me ha servido harto porque antes

trabajaba en mi casa y ahora pude construir mi propio taller en una pieza, donde además

tengo un fogón, horno, máquinas especiales y todo lo que necesito. Fondo Esperanza me

ha dado la seguridad para saber que lo que hago, lo hago bien y gracias a eso tengo la

aceptación de todos mis clientes”, indica la emprendedora.

Todas son mujeres que han sorteado los obstáculos que a cada una le ha puesto la vida. A

pesar de una no haber tenido la posibilidad de estudiar por falta de recursos, otra padecer

una enfermedad que le costó su puesto de trabajo dependiente y la última desear la

ansiada independencia económica, estas tres ejemplares mujeres no han dado pie atrás y

han sabido potenciar sus capacidades, administrar sus emprendimientos y mantenerlos en

el tiempo. Siempre acompañadas de Fondo Esperanza.