Menu

 

 

 

 

A+ A A-

Joven que sufrió rabia humana es dado de alta de Hospital Dr. Gustavo Fricke.

 

Paciente fue trasladado hasta su domicilio en la comuna de Quilpué, desde donde iniciará rehabilitación en el mismo recinto asistencial viñamarino para recuperar la movilidad de sus piernas.

Tras 16 semanas de hospitalización, el joven César Barriga, quien es el primer sobreviviente al virus de la rabia en el país, fue dado de alta desde el Hospital Dr. Gustavo Fricke de Viña del Mar.

“Yo tenía dos opciones, sobrevivir o morir y en esos momentos difíciles me aferraba a mi familia, porque para mí ellos son muy importantes, de hecho tenga la palabra familia tatuada. Estoy muy contento de volver a mi casa”, explicó el joven de 25 años, quien ingresó al establecimiento con un diagnóstico de rabia humana producto de la mordida de un perro.

Para el joven paciente fue una experiencia muy dura, “porque de un momento a otro de estar en la casa y despertar sin poder mover en el cuerpo y en un hospital sin saber lo que había pasado fue igual un poco perturbante, pero después con lo que me explicaron fue poniendo las cosas en orden y poniendo de mi parte para salir adelante”, señaló.

El diagnóstico de rabia le daba muy pocas posibilidades de sobrevida, por ello, el Subsecretario de Redes Asistenciales, Dr. Luis Castillo enfatizó el hecho de que con la recuperación de este paciente “Chile se incorpora a las ligas mayores en el tratamiento de estos casos. Este es el séptimo caso que ha sobrevivido, el primero en nuestro país, Chile sigue estando libre de rabia humana de origen canino y hemos puesto al día todos los protocolos, protocolos que han tenido una mejoría y una actualización”, explicó.

De acuerdo con la Directora del Servicio de salud Viña del Mar Quillota, Dra. Margarita Estefan la recuperación del joven demuestra la capacidad del sistema público chileno. “El paciente estuvo gravísimo desde que llegó al hospital Dr. Gustavo Fricke, y logró salir adelante gracias a todo el apoyo que tuvo de su familia, a todo el trabajo realizado por el equipo clínico del Hospital Dr. Gustavo Fricke y a toda la tremenda energía que tiene César como ser humano. Es un logro tremendamente importante para nuestro país porque es el primer paciente que se salva de una mordedura de perro que transmite el virus de la rabia”, enfatizó.

Rehabilitación

César Barriga se encuentra en buenas condiciones generales y fue trasladado hasta su domicilio en Quilpué, desde donde concurrirá a rehabilitación diaria en el mismo hospital Dr. Gustavo Fricke.

“Físicamente ya recuperé la movilidad de mis brazos, el tronco, las piernas, pero me falta recuperar la movilidad de los pies, que voy a realizar en la rehabilitación, aun no puedo caminar”, expresó.

Según el Jefe de la Unidad de Pacientes Críticos del Hospital Fricke, Dr. Sergio Gálvez, las secuelas que presenta César Barriga “son básicamente motoras, como que no puede pararse, debe mejorar la sensibilidad de sus pies, todas son cosas que se van a ir rehabilitando en el camino”, informó.

“Va a poder tener una actividad física normal, será un proceso largo, entre 1 y 6 meses, en que recupere completamente sus funciones motoras. En la experiencia mundial hay pacientes que han quedado prácticamente sin secuelas, y otros han quedado con problemas de movilidad permanentemente, es decir, hasta donde va a llegar en recuperación es algo que no se puede predecir hoy día. Sin embargo, la evolución que ha tenido ha sido muy satisfactoria y la velocidad con que se ha producido se puede interpretar como que él va a volver a caminar en un plazo no muy largo”, agregó Gálvez.

Casos complejos

El Subsecretario de Redes Asistenciales, Dr. Luis Castillo manifestó que la recuperación de César demuestra “el gran equipo clínico que existe en el Gustavo Fricke, que está sacando cada vez más a pacientes más complejos adelante, como trasplantes al corazón, enfermos cardiacos muy complejos, pacientes que tienen patologías muy complejas desde el punto de vista sistémico en general, soportes de corazones artificiales. Nos tiene muy contentos la complejidad que ha adquirido el hospital y porque está contribuyendo a la resolución de casos cada vez más complejos a nivel nacional”, informó.

Y además habría jugado un rol muy importante el hecho que “además de tener un tratamiento tan intensivo de varias semanas confirma que él y su familia son una familia muy unida, que mantenían muy en alto los elementos de optimismo y fe, que le permitían llevar la gravedad de esta situación y también un muy buen hospital, un muy buen equipo médico y no médico que sin ellos no hubiese sido posible conducirlos hasta este momento que ustedes ven hoy día”, señaló.

Además, el Subsecretario se mostró “muy contento además por la familia, hemos visto su alegría al volver al domicilio, y va a continuar su rehabilitación en forma ambulatoria, hasta que se recupere bien”.

Dra. María Eugenia Pérez, Encargada Programa TBC Servicio de Salud Viña del Mar Quillota.

 

Caso en la jurisdicción

"Normalmente, nosotros tenemos 100 casos nuevos todos los años en nuestra jurisdicción, por lo tanto, éste es uno más de los que notificamos mes a mes".

Características de TBC

"Es una enfermedad transmisible, pero de baja contagiosidad, un enfermo puede contagiar sólo a dos, de todas las personas que lo rodean, pero al tener una incidencia que no es menor, nosotros como Servicio de Salud, la buscamos activamente, pero esto no significa que ésta sea una enfermedad contagiosa como la influenza, por ejemplo".

Protocolos de tratamiento

"Lo primero que hacemos en los casos pulmonares contagiosos, es tratar al enfermo, y al tratarlo nosotros cortamos la cadena de transmisión de la enfermedad. Al tratarlo, disminuye de inmediato la población de bacilos y disminuye la infección en forma dramática y luego hacemos un vigoroso estudio de contactos de los que estuvieron vinculados al paciente tanto en el domicilio, como en colegios, si es escolar, o en el trabajo, si es un adulto.

Es norma del tratamiento buscar a todos los contactos, pero no significa que estén todos enfermos o contagiados ni que sea una actitud pandémica."

"No debemos perder la cabeza y pensar que es una enfermedad rara pandémica, estereotipada, es una enfermedad trasmisible, de baja contagiosidad y absolutamente tratable"

Medidas implementadas

"Nosotros tenemos un protocolo establecido por la OMS y que lo ratifica el Minsal, que se le aplica a todos los pacientes nuevos con TBC. De cualquier forma, tenemos muy buenos resultados, tenemos la enfermedad controlada. La población tiene que tener la tranquilidad que estamos ajustados a la norma y a las terapéuticas actuales, con un programa muy actualizado y con excelentes resultados terapéuticos".

Paciente de 16 años trasplantado de corazón en Hospital Dr. Gustavo Fricke fue dado de alta.

Joven deberá permanecer por tres meses en Viña del Mar para continuar con su rehabilitación.

Tras permanecer tres semanas internado en el Hospital Dr. Gustavo Fricke de Viña del Mar, luego de someterse a un trasplante corazón, Eric Tapia Zamora de 16 años, proveniente de San Felipe, fue dado de alta, para continuar su rehabilitación en la ciudad jardín.

El Dr. Oneglio Pedemonte, jefe de la Unidad de Paciente Crítico Cardiovascular del Hospital Dr. Gustavo Fricke señaló que “el paciente fue derivado desde San Felipe por una insuficiencia cardiaca muy avanzada y requirió asistencia bi ventricular, lo que permitió mejorar las condiciones de su trasplante de corazón el que se pudo realizar en condiciones aceptables.

Según lo explicado por el Dr. Pedemonte “el proceso de rehabilitación de Eric fue un poco más prolongado, porque tuvo que recuperar todas sus fallas previas que afectaron a sus órganos, pero gracias al trabajo de nuestras kinesiólogas pudo deambular y así darlo de alta con su medicación”.

Lidia Tapia, hermana del joven trasplantado comentó que “me parece bueno que siga acá, porque va a estar más tiempo con nosotros y lo podremos cuidar, ya que se ha sentido bien solo, por eso nos quedaremos cerca del Hospital para poder ir a los controles”.

Eric Tapia deberá permanecer los próximos 3 meses en la ciudad de Viña del Mar para poder continuar con su rehabilitación y controles que debe realizarse en el Hospital Dr. Gustavo Fricke para luego poder retornar a la Catemu en la provincia de San Felipe.

Mito o verdad Tomate ¿con o sin cáscara?

 

Este fruto rojo y redondo es bajo en calorías y carbohidratos, tiene un alto contenido de agua, es rico en fibra y minerales como el potasio, fósforo, hierro y calcio y, además, fuente de vitaminas A, C y E.

Parte fundamental de sus propiedades se encuentran principalmente en la cáscara. Según explica la ingeniera de alimentos Flor Ángela Sierra, cuando se realizan análisis de minerales y vitaminas en las frutas y verduras casi todos los nutrientes de estos se acumulan en la piel. De ahí que sea ideal consumirla.

En la piel de este fruto se concentra el licopeno, una sustancia que proporciona el color rojo, es antioxidante, anticancerígeno, fortalece el sistema inmunológico, reduce el colesterol y actúa como protector celular y de las mucosas.

Alrededor del mundo existen diferentes estudios científicos que sustentan las bondades del licopeno para la salud y señalan que esta sustancia es benéfica para proteger el corazón y prevenir las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Para no desaprovechar los beneficios de la cáscara de tomate, a la hora de consumirlo (si se puede optar por un producto orgánico) se lave muy bien. “Cuando no es orgánico, hay que ser muy cuidadosos al cocinarlo, ya que la piel lleva consigo una concentración de agroquímicos y plaguicidas que son dañinos para la salud, por eso se recomienda pelarlo”, afirma la ingeniera.

Para retirar la cáscara de la fruta existen diferentes métodos. El más sencillo es utilizar un pelador diseñado especialmente para esta tarea. Otra forma consiste en hacer un corte en cruz y sumergirlo en agua hirviendo por no más de 10 segundos. Luego se saca y se sigue el mismo proceso, pero en un recipiente con agua helada.

Hospital Juana Ross de Edwards de Peñablanca trabaja para convertirse en referente de rehabilitación en la región.

 

Pacientes con patologías neurológicas incapacitantes, con accidentes vasculares, con traumas cerebrales, lesiones medulares, dismovilidades severas y con otro tipo de patologías de menor complejidad son recibidos por el equipo de Rehabilitación del Hospital Juana Ross de Edwards de Peñablanca.

El Dr. Jorge Pizarro, Encargado del Programa de Rehabilitación del Hospital de Peñablanca señala que “se reciben pacientes por trauma y por problemas neurológicos, los cuales reciben una rehabilitación integral, intensiva, en doble jornada, con un equipo profesional multidisplinario apuntando a la funcionalidad del paciente”.

“Para ello el paciente es evaluado por cada profesional, luego se entregan las metas y acciones a cumplir por cada profesional con el paciente, estipulando sus cargas de atención, ya sean sociales o médicas, además de manejo conductual en algunos casos, de manera que estén en condiciones adecuadas para que el equipo trabaje en su rehabilitación”, comentó el Dr. Jorge Pizarro.

Según lo explicado por el Dr. Pizarro “la mayoría de los pacientes que ingresan al Programa de Rehabilitación han padecido algún accidente vascular, con compromiso motor de un lado del cuerpo, dificultades en lenguaje y dificultades para alimentarse por vía oral”.

Sala especial para rehabilitación

El Hospital de Peñablanca además de contar con toda la implementación que requieren los pacientes para su rehabilitación ha dispuesto una sala especialmente acondicionada pensando en la funcionalidad e integración de los pacientes.

El Dr. Pizarro explica que “la sala de entrenamiento para la vida diaria básica, permite enseñarles a los pacientes a vestirse en la cama de manera autónoma o permitir que esta labor sea más fácil para quienes los ayudan, además, como tenemos habilitado un baño y una cocina se trabaja la movilidad en estos espacios, explicándole a las familias las modificaciones que deben hacer en sus casas para lograr una mejor integración de los pacientes”.

Trabajo con la familia

La rehabilitación también busca un trabajo con la familia orientado a la reubicación del paciente, ya que la experiencia nos indica que el 85% de la recuperación se obtiene antes de las 8 semanas, indica el Dr. Jorge Pizarro, quien señala que “entrenamos a las familias para ayuden a los pacientes, sin embargo, muchas veces las familias tienden a sobreproteger lo que va a en desmedro del paciente que ha logrado ciertos avances que puede ir perdiendo, por eso además, todos los pacientes que son dados de alta tienen un seguimiento, ya sea con el fisiatra, el neurólogo o el geriatra”.

“Nunca espere vivir un accidente vascular”

Reinaldo Navia, de 45 años, se recupera en el Hospital de Peñablanca tras haber sufrido un accidente vascular que lo dejo con serios problemas de movilidad, al respecto comenta que “el trabajo de rehabilitación es tremendamente positivo, pues, yo nunca espere vivir un accidente vascular, no sabía lo que era, el estar dependiendo de todo, hasta en lo más íntimo, es duro, te sientes torpe, pero aquí te enseñan a valorarte, a mirarte de otra forma, con las carencias y debilidades que uno tiene, de hecho aprendí a valorar cosas tan simple como escribir, levantar la hoja de un libro, que ahora se te hace tan difícil, y acá todo eso te lo vuelven a enseñar, a comer, a vestirse, por eso, desde que llegué al Hospital he visto muchos cambios en mi estado de salud”.