Menu
Usach e INDAP firman convenio para fortalecer el trabajo de productoras y productores agrícolas.

Usach…

Villa Alemana implementa plan de mejoramiento comunal con inversión de más de 800 millones de pesos.

Villa…

Prev Next

    

                                                                                        

 

 

A+ A A-

Los resultados de las mediciones del 2009 señalaron un record de 13,45 millones de pasajeros que tomaron un crucero ese año, esto significó un aumento de 440 mil turistas sobre el año 2008 y donde 10,29 millones de pasajeros fueron originados por EEUU. El crecimiento del 3,4% demuestra la constante demanda por este tipo de turismo aun cuando el mundo se encuentra en una de las más difíciles crisis económicas del siglo. La industria de cruceros es la de mayor crecimiento en la categoría de viajes recreativos con un promedio de crecimiento del 7,4% anual desde 1980. Como ejemplo en el año 2009, 14 nuevos barcos debutaron en los mares del mundo de las compañías: AMA Waterways, Avalon Waterways, Carnival, Celebrety, Costa, MSC Cruises, Royal Caribbean, Seabourn, Silversea Cruise y Uniwold.

El impacto económico de la industria en el destino de Caribe y Latino América en el último año generó fuentes de trabajo estimadas por sobre 56.000 puestos y más de 16,3 millones de pasajeros. En nuestro país, la industria de cruceros comenzó a despertar su interés por el cono sur a mediado de los noventa, partiendo con la ruta marítima que incluía los puertos de Arica, Coquimbo, Valparaíso, Puerto Montt y Punta Arenas con rumbo hacía Argentina e Islas Falkland con un crecimiento sostenido de un 30% hasta mediado de la década del 2000, donde compañías navieras como Royal Caribbean, Carnival Cruises lines, Norwegian Cruise Line, Regent Cruise Line, Holland America Line, entre otras, demostraron gran interés en Chile con sus itinerarios. Pero durante la segunda mitad del esta década, la industria de crucero comenzó a manifestar su preocupación por los altos costos operativos que significaba venir a las costa chilenas. Esto originó una curva descendente en materia de recaladas de cruceros debido a altos costos marítimos (faros y balizas), Altos costos de pilotaje, prohibición de abrir sus casinos mientras las naves navegan en aguas nacionales, Alto costos portuarios. Para las principales compañías, Chile sigue siendo un país potencialmente rico para atender la industria de cruceros y desarrollar una fuente de trabajo sobre esta. Pero con sus altos costos y trabas están perdiendo competitividad a pasos agigantados en comparación con países de la costa atlántica y otras rutas del mundo.

Para el Seremi de Economía, Mauricio Silva Malig, la industria de cruceros tiene un gran impacto en la economía nacional, y, en ese sentido señala que “no es solo un impacto económico a nivel de la Provincia de Valparaíso --específicamente Valparaíso y Viña del Mar-- sino que lo es a nivel regional y de país por los efectos en la generación de empleos directos e indirectos, en el desarrollo de toda la logística que hay detrás del turismo”. Por otro lado, el Seremi de Economía destacó que: “es importante continuar eliminando todas aquellas barreras que frenan el arribo de cruceros turísticos al país, para lo cual tenemos que fomentar la libre competencia de este mercado. En ese sentido, nuestro gobierno ingresó al Congreso Nacional un proyecto de ley que busca autorizar la operación de los casinos de juego al interior de las embarcaciones turísticas extranjeras mientras navegan en aguas territoriales chilenas, donde el Senado ya aprobó en forma unánime dicho proyecto. Esto último es una gran noticia para el país y por cierto, para nuestra región, ya que permitirá que los cruceros internacionales puedan abrir sus salas de juegos mientras navegan en aguas territoriales. Hay que tener presente que Chile pasó de recibir un total de 244 recaladas y 317.500 pasajeros el año 2008 a 155 recaladas y 145.000 pasajeros en la temporada 2010-2011. Vale decir, entre los años 2008 y 2011, las recaladas han sufrido una caída acumulada de un 40% y la llegada de pasajeros un 46%. Esta caída se explica fundamentalmente por la prohibición de operar las salas de juego a bordo de los cruceros y los altos costos asociados a faros y balizas, entre otros. En ese sentido, es importante destacar que como gobierno hemos realizado todos los esfuerzos para recuperar la competitividad que habíamos perdido en este sector, por ejemplo, a través del Decreto Supremo firmado por el Presidente Sebastián Piñera, que rebaja las tarifas de faros y balizas en un 40%, 60% y 80%, según número de recaladas. Ahora, con este proyecto de ley, podremos revertir la fuerte baja, donde las estimaciones para la temporada 2011-2012 nos indican un aumento del 20% en la llegada de cruceros internacionales”.