Logo

 

Debido a la contingencia global, esta modalidad laboral cada vez toma más fuerza y se
valida como una alternativa concreta para que una empresa pueda seguir manteniendo el
ritmo con sus clientes.
Convertir la casa en una oficina es una realidad que actualmente es
cada vez más frecuente. Más ahora que debido al Covid-19 o Coronavirus, ha llevado a las
empresas a aplicar medidas preventivas para combatir la pandemia y, para que, a la misma vez los
negocios se mantengan funcionando al ritmo debido.
Es así como las compañías han tenido que reaccionar ante la contingencia actual global aplicando
el teletrabajo como una opción concreta para sus trabajadores. Esta es una prueba a escala masiva
de esta modalidad y de la tecnología que la soporta, y de cómo las organizaciones brindan a sus
colaboradores las herramientas necesarias para realizar una óptima labor desde el hogar.
Según el estudio de NTT Ltd. “Digital Workplace Report”, el 60% de las organizaciones a nivel
mundial no tienen una estrategia formal para el espacio de trabajo digital. Ante esta cifra,
Cristian Cabezas, solutions director de la compañía internacional, advierte que “en Chile son más
del 60% las empresas que no están aptas para realizar home office”.
Desde el punto de vista tecnológico, lo más importante a considerar es entregar a los distintos
equipos de las empresas, las herramientas digitales adecuadas para el desempeño de su trabajo,
las herramientas de colaboración necesarias para que estén siempre conectados con sus
compañeros y garantizar el acceso, desde el punto de vista de la conectividad (VPNs) y seguridad,
a los recursos de la organización de manera segura desde cualquier lugar.
Lograr una buena transición al teletrabajo es todo un desafío, donde lo principal es hacerlo con un
buen plan. “En NTT Chile ayudamos a las empresas a entender qué estrategia adoptar para migrar
hacia espacios de trabajo inteligentes, entendiendo su posición actual, el estado futuro al que
quieren llegar, y todos los proyectos tecnológicos que deben realizar para alcanzar ese estado
deseado”, comenta el principal consultant de NTT Ltd, Maksim Mondeja.
Además, el ejecutivo agrega que “según los resultados preliminares que se han observado, las
empresas que pueden funcionar con home office han logrado mantener sus niveles de
productividad, por lo que creemos que en el futuro cercano tendremos la experiencia suficiente
para descubrir los desafíos tecnológicos que el uso masivo del teletrabajo pueda traer”.
Riesgos para la protección de la información
Uno de los puntos críticos del teletrabajo es el de la vulneración de datos. Dado la cantidad de
amenazas de seguridad de la información que existen a nivel cibernético y que día a día
evolucionan, es todo un desafío controlar los peligros y manejar los riesgos que se presentan.

Para estar preparados e implementar un buen trabajo remoto, “es primordial
crear un perfil de riesgo exhaustivo que permita balancear lo que espera el colaborador, con los
desafíos tecnológicos

que esto implica para el departamento de TI. La creación de estos perfiles de riesgo y su
implementación es algo que no vemos en muchas empresas chilenas y podrían poner en peligro la
seguridad de la información a la hora de implementar el teletrabajo. Por lo que es relevante
asesorarse con una buena empresa tecnológica que entregue las garantías necesarias”, explica el
principal consultant de NTT Ltd, Maksim Mondeja.
Perfiles y roles en la compañía
Para implementar el home office, es recomendable que las empresas evalúen los desafíos
tecnológicos y a nivel organizacional que conlleva esta modalidad. Por lo que se sugiere desarrollar
estilos de trabajo ágiles e identificar los roles de cada colaborador. Es decir, “las herramientas y
aplicaciones que se utilicen deben ser acordes a los procesos de la empresa y a la estrategia de
espacio de trabajo digital que se adopte, pero sobre todo a la cultura ya existente. Asimismo,
deben acomodar todos los estilos de trabajo que existan o se creen durante este proceso”, afirma
Mondeja.
El perfil de cada miembro de la compañía también será clave para una buena gestión. Así lo
asegura Cristian Cabezas, solutions director de NTT Ltd, quien aclara que “el líder del equipo de
trabajo tiene que identificar el rol que cumple la persona, si está apto para poder hacer
teletrabajo. Es decir, si puede trabajar de manera individual por objetivo o es un perfil que debe
tener una labor más colaborativa y presencial. Además, se debe analizar si la persona tiene un alto
nivel de autogestión y automotivación orientado al trabajo por objetivos”.
Apoyo a clientes
Con respecto a la contingencia, el gerente general de la firma en Chile, Guillermo Moya, comentó
que “somos afortunados de que, como parte de la familia NTT, estemos bien equipados para
enfrentar la incertidumbre y el cambio. Estamos acostumbrados a trabajar en una industria en
rápida evolución. La mayoría de nosotros ya estamos configurados para trabajar de forma remota
para garantizar que sigamos ofreciendo los niveles de servicio de clase global ininterrumpidos a
nuestros clientes”.
Además, el ejecutivo agregó que “estamos convencidos de que la tecnología es capaz de ayudar a
hacer del mundo un mejor lugar para vivir. Dentro de nuestro portafolio de soluciones, trabajamos
con muchos partners con los que estamos ofreciendo soluciones de teletrabajo y de seguridad de
manera gratuita, por un periodo limitado, para que evalúen y prueben la mejor solución que se
ajuste a sus necesidades y podamos apoyar en la continuidad operativa de nuestros clientes”.

Marga Marga Online © Todos los derechos reservados.