Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Impedimentos legales, escrituras mal redactadas o deslindes erróneos. Muchos son los problemas que se ocasionan al traspasar un inmueble. Aquí, las claves para estar preparado para este engorroso proceso y cerrarlo con éxito.

 Aunque comprar o vender una propiedad puede ser un sueño o un negocio perfecto, lo cierto es que, para lograrlo, debemos estar dispuestos a enfrentar un proceso estresante y/o complejo, sobre todo, si no conocemos bien de qué se trata. En este caso, la orientación de un profesional es fundamental para que la venta o compra sea un negocio exitoso para ambas partes. ¿Cuál es la estrategia?

Según Sandra Betancur, jefa de Administración y Arriendo de Tattersall GDA, la clave es verificar que los títulos de la propiedad estén ajustados a derecho; es decir, que la propiedad no tenga impedimentos legales para ser vendida.

“Que la propiedad esté hipotecada, con embargo o prohibición de venta de inmediato es sinónimo de problema. Por ejemplo, hay muchos propietarios que no están al tanto de que al terminar de pagar el crédito hipotecario deben solicitar a su institución bancaria que alce la hipoteca sobre el inmueble. Este tipo de desconocimiento de inmediato retrasa el proceso de venta”, explicó Betancur.

A su vez, la gestión del corredor de propiedades es fundamental. Bajo este contexto y para no correr riesgos, conviene optar por una empresa constituida que pueda garantizar que el estudio de título sea hecho acuciosamente. Al respecto, la experta explicó que: “muchas veces predomina el interés de vender el inmueble, contra los intereses del que está comprando”.

Evite errores y dolores de cabeza

Las equivocaciones más comunes que ocurren en este tipo de transacciones son aquellas relacionadas con detalles de las inscripciones como deslindes, numeraciones y medidas que terminan retrasando la operación, e incluso anulándola.

Por otro lado, existen problemas en las escrituras, las que generalmente están mal redactadas, muchas de las cuales tienen errores que no son apreciables en ese minuto, pero sí al momento de la reventa.

La experta enfatiza que los errores más graves ocurren entre la firma de la escritura y la inscripción de la propiedad. Por tanto, es recomendable no hacer entrega de la vivienda, ni mucho menos pagar el pie hasta que el inmueble no haya sido inscrito en el conservador. De hecho, cuando este proceso se lleva a cabo, recién se es dueño legítimo de una propiedad, pudiendo recibir y pagar el precio pactado.

Responsabilidad al momento de comprar

La mayor responsabilidad recae sobre quien está comprando debido a que tiene el deber de verificar los documentos necesarios -generalmente con asesoría- para saber si la propiedad está libre de impedimentos para ser adquirida. Si este proceso se da con normalidad, no debería extenderse más allá de 60 días.

Asimismo, la intermediación de la venta de una propiedad siempre debe estar regulada con un mandato que establezca las condiciones como el precio, los muebles o electrodomésticos con los que viene la casa, entre otras cosas que se acordaron al momento de sellar el acuerdo.

Según la jefa de Administración y Arriendo de Tattersall GDA, otro aspecto a destacar es cómo se financia la compra de un inmueble, ya que cuando se compra al contado es mucho más riesgoso que hacerlo mediante crédito hipotecario ya que como el banco es el que financia, tiene que reducir los riesgos y, por lo tanto, debe desarrollar un estudio de título minucioso para disminuirlos a cero.

También es recomendable estudiar en profundidad el lugar que se está eligiendo para vivir: “Es complicado en temas de convivencia estar inserto en una comunidad donde viven una mayor cantidad de personas mayores o si es un barrio universitario. A veces existen diferencias y estilos de vida que pueden impactar negativamente la calidad de vida de quien está comprando”, agregó Sandra Betancur.