Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Estudio de reputación de las empresas post 18 de octubre.

 Los resultados del estudio de Reputation Institute (Ri) Nueva Realidad: Desafío para la Construcción de Reputación, dados a conocer esta semana arrojan como conclusión que la ciudadanía espera de las grandes empresas que se preocupen del medio ambiente, luchen contra la desigualdad y se conviertan en un actor que empuja posturas que favorecen los intereses de la sociedad.

En medio del impacto de imagen que generó la movilización social post 18 de octubre pasado, las pymes destacaron por conseguir un alto puntaje en su reputación. Así lo reveló el último estudio de Reputation Institute (Ri), organismo que midió los efectos de las manifestaciones en el prestigio de organismos públicos y privados. Los resultados fueron presentados este miércoles 22 de enero en el conversatorio organizado por la agencia de comunicaciones estratégicas VOXKOM: La Reputación y la Movilización Social en Chile.

Según los datos recopilados en esta encuesta, las pymes reciben 59.4 puntos de un total de 100. El análisis también evidenció que las grandes empresas y los medios de comunicación consiguen una muy baja reputación tras el 18-O, con 25.2 y 24.3, respectivamente.

El estudio titulado Nueva Realidad: Desafío para la Construcción de Reputación, en sus conclusiones evidencia que la ciudadanía espera de las grandes empresas que se preocupen del medio ambiente, luchen contra la desigualdad y se conviertan en un actor que empuja posturas que favorecen los intereses de la sociedad.

“Las grandes empresas son actores económicos importantes de cualquier sociedad. Sin embargo, debido a su estructura, su gobierno, su manera de operar es que tienen una capacidad y velocidad de reacción limitada ante situaciones o complicaciones del mercado. En este sentido las pymes logran adaptarse a los cambios de manera más rápida y, además, el concepto mismo de una ‘compañía pequeña’ le permite ser percibida como un actor más cercano a las necesidades de la sociedad”, comentó Enrique Johnson, Senior VP Spain & Latam de Ri.

Por otra parte, la investigación confirmó la tendencia de otros estudios, pues los organismos peor evaluados fueron dos vinculados a la administración política y del Estado: las Fuerzas de Seguridad Pública, con un puntaje de 20.7 y el Gobierno, con 7.7.

El instrumento de medición también consultó específicamente a un grupo de líderes de opinión (influencers) por estos últimos cuatro organismos mencionados anteriormente. Entre estos consultados se registran bajas de hasta 10 puntos en comparación con los públicos no influencers del resto de la encuesta. Esto pues los influenciadores entregaron un puntaje de reputación para las grandes empresas de 16.7, mientras que a los medios de comunicación le otorgaron 11.9 puntos. Por su parte, las Fuerzas de Seguridad Pública obtuvieron 10.4 y el Gobierno bajó a 2.1 puntos.

Desafío para los grandes

Pero no todo es negativo y, de hecho hay grandes oportunidades que las grandes empresas puedan aprovechar para alinearse con la sociedad. Ello porque la investigación también demostró que hay áreas con altos porcentajes neutros sobre actividades de las empresas.

Por ejemplo, 53,1% de los consultados se declara neutral cuando les preguntaron si las compañías promueven la igualdad entre empleados y la sociedad, 49,8% adoptó la misma posición respecto a la existencia de un propósito más allá del económico, y 46,5% es imparcial cuando se consultó si las compañías actúan para reducir el impacto en su actividad.

En estas cifras Reputation Institute ve un terreno fértil para que las compañías puedan mejorar su prestigio. De hecho, la invitación que realizaron es a trabajar sobre tres grandes ejes: la protección de los recursos naturales del país dentro y fuera de su ámbito de negocio, tener un rol más activo en la lucha contra las desigualdades y también ser responsables como actor público para apoyar posturas que favorezcan a los intereses de la sociedad.

Conversatorio: las empresas opinan

Los resultados de la encuesta se dieron a conocer en un desayuno participativo, que consideró además la exposición de Marisol Bravo, gerente de Asuntos Corporativos y de Sustentabilidad de CCU; Jaime Uribe, director de Asuntos Corporativos de Komatsu Holding Latinoamérica; y de Felipe Izquierdo, actor, comediante y emprendedor. La mesa estuvo moderada por Gabriele Lothholz, socia fundadora de VOXKOM.

Tras el encuentro, los participantes valoraron la instancia e invitaron a todas las empresas a considerar a la ciudadanía como un todo, como un factor importante en la construcción de su reputación.

La socia fundadora de VOXKOM, Gabriele Lothholz, hizo un llamado a las compañías indicando que “ahora es el momento de ser protagonistas del cambio. En esa línea quiero reconocer que ya hay empresas que pusieron en marcha iniciativas que van en la dirección correcta y que son dignas de imitar. Y si bien, por el momento las buenas prácticas de muchas compañías no han tenido la cobertura comunicacional que quisiéramos, ese trabajo sí rendirá frutos en el futuro cercano, cuando se aprecie el real propósito de estas medidas, las cuales avanzan en materia de respeto, dignidad y de construir una sociedad menos desigual y más justa”.

A su vez, el gerente de asuntos corporativos de Komatsu Holdings Latinoamérica, Jaime Uribe, indicó que “a partir de ahora hay un cambio. Tenemos que enfrentar la situación, entenderla muy bien, escuchar lo que se está diciendo y evaluar nuestras propuestas en nuestros propósitos. Creo que es el momento de enfocarse en los temas ambientales, en los sociales y de gobernanza, además del ámbito comercial que indudablemente es necesario”.

Por su parte, Marisol Bravo, gerente de Asuntos Corporativos y de Sustentabilidad de CUU, indicó que “es importante que en los procesos de toma de decisiones o acciones que tomamos en las empresas analicemos siempre desde una visión del impacto que ello tenga, tanto en el ámbito económico, social y medioambiental. Esto es no pensar solo en el negocio, sino para la sociedad como un todo”.

Felipe Izquierdo, actor y comediante, valoró la voluntad de las empresas por trabajar en una mejora en esta materia. “La reputación no se comunica, se hace: se vive a través de la experiencia y la percepción. A mí me da la sensación de que sí está el ánimo de recuperarla. Así se ve por la alta convocatoria de este evento. Me parece muy bien que las empresas empiecen a participar en este tipo de seminarios o en cualquier otro evento similar para que se empiece a percibir que también hay una preocupación de las empresas de decir que ‘nosotros también somos parte del problema’”, sostuvo.