Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Especies invasoras, abandono de mascotas y extracción de
semillas de la Palma Chilena, están entre los problemas más
recurrentes. Pese a ello, se proyecta un aumento en las visitas.

La escasez hídrica de la región de Valparaíso golpea fuerte al Parque Nacional
La Campana , área silvestre protegida por el Estado en la Región de Valparaíso,
por donde ya no corren vertientes, situación que se suma a 9 amenazas
identificadas por la Corporación Nacional Forestal y el Consejo Consultivo del
parque.
Así lo sostuvo el presidente del Consejo Consultivo y director del
Departamento Disciplinario de Ciencias Geográficas de la Universidad de
Playa Ancha (UPLA), Gabriel Soto Moya, quien precisó que, a las amenazas
históricas del parque, entre las que se cuenta el ganado que pasta en el recinto, el
abandono de mascotas en dicho territorio, las especies invasoras, los incendios y
la extracción de semillas de Palma Chilena, se suma la sequía.
“El parque está pasando por una situación muy crítica, partiendo por la
crisis climática. En el parque nunca se habían visto las vertientes secas.
Hoy no hay escorrentía, no hay ningún arroyo, ninguna vertiente, ni
quebrada con agua, y esto pondrá en una condición más crítica las
amenazas que existen en el parque”, explicó el presidente del Consejo
Consultivo, Gabriel Soto.
Los representantes de instituciones públicas y privadas, así como de entidades de
educación superior y comuneros que integran el consejo, trabajan en minimizar
estas problemáticas, mediante el Plan de Manejo, instrumento por el cual el
parque se rige, y a través de la educación y prevención de la comunidad.
Para el caso del ganado que pasta al interior del recinto, Soto afirmó que “se está
aplicando una encuesta a los comuneros para una toma de conciencia, de
manera que los animales no pasten al interior del Parque Nacional. Por
norma en un parque no debe haber ganado. Hoy con todo el proceso de
sequía, se está muriendo el ganado al interior y en alrededores, con el
consiguiente tema de salubridad”.

El presidente del consejo dijo que, respecto del abandono de mascotas,
afortunadamente no hay registros de jaurías, que es el riesgo que se produce
cuando los animales pasan a ser asilvestrados, sin embargo, la presencia de
dichos animales generan daños en el recinto. El Parque Nacional La Campana,
“Reserva de la Biósfera” por la UNESCO, alberga uno de los últimos bosques
naturales de palma chilena, especie endémica del país en condición de vulnerable,
debido a la sobreexplotación como productora de miel y coquitos. El trabajo que
se ha realizado para conservar esta especie, se ha logrado mediante educación y
la recomendación que el Consejo Consultivo realizó en 2017, de prohibir la
extracción de su semilla.
Soto destaca que, aun con las amenazas identificadas en el parque, se proyecta
un aumento en las visitas, lo cual reviste una gran oportunidad para trabajar junto
a la comunidad en programas orientados a reducir el impacto de la presencia de
turistas en esta área silvestre.
“Hace 3 ó 4 años atrás, La Campana recibía 35 mil personas al año, luego
se registró un aumento a 60 mil visitas. La proyección para el 2030 es que
se recibirá 100 mil personas. En Chile se están moviendo 3 millones y
medio de personas en los parques nacionales, ese aumento tiene varias
explicaciones, entre ellas, la tendencia mundial de volver a lo natural,
además, las vías de acceso han mejorado y el parque lo está absorbiendo.
Eso hay que transformarlo en una oportunidad”, manifestó el presidente.