Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

La unión de los trabajadores, el reconocimiento y las relaciones interpersonales, son fundamentales para un modelo de negocios multinivel.

La modernidad, la globalización y la apresurada rutina diaria, ha dado paso a un modo de trabajo impersonal y solitario. Las empresas crecen, y pareciera que este modelo de trabajo les acomoda cada vez más. Sin embargo, en la otra vereda, hay empresas en que la unión hace la fuerza y, en este sentido, siguen validando el trabajo en equipo como la clave del éxito para obtener buenos resultados.

Así sucede en modelos como el multinivel –también conocido como multidesarrollo-, donde es fundamental contar con líderes empoderados que promuevan el trabajo en común y consideren a cada uno de los trabajadores como una pieza fundamental en el crecimiento de una organización, lo que repercute en trabajadores más conformes y compañías cada vez más sólidas.

“Cuando tú trabajas en equipo puedes delegar responsabilidades y eso te permite ser mucho más efectivo en la construcción de un negocio. Este modelo te permite crecer mucho más rápido, o sea solo puedes llegar lejos, pero trabajando en equipo puedes llegar lejos pero mucho más rápido”, afirma Jeremy Maureira, distribuidor Oro Elite de Omnilife, empresa de suplementos alimenticios.

El reconocimiento personal, las relaciones interpersonales y el proyecto común marcan la diferencia no sólo en el objetivo de la compañía, sino también la actitud de los trabajadores frente a sus líderes. “Cuando nosotros aumentamos nuestra capacidad de liderazgo, permitimos que nuestro equipo se vuelva más productivo. En el liderazgo tú das la tarea, pero la instrucción específica se la dejas al equipo. Cuando tu equipo está facultado puede llegar al mismo puerto, pero desde diferentes lados”, agrega Maureira.

Otro de los factores fundamentales para llevar a cabo con éxito este modelo es la motivación, así lo explica Priscilla Sánchez, distribuidora Oro Elite de Omnilife, “la motivación no tiene que ver con dinero, es más bien un propósito de vida. Debemos identificar la intención, el dinero va a ser la consecuencia de un propósito de vida bien desarrollado. La motivación tiene que ser algo mucho más profundo”.

Respecto a las claves del trabajo en equipo, Maureira, visualiza tres grandes ejes. “Lo primero tener la visión clara. Lo que garantiza que un equipo sea eficiente es saber bien hacia dónde vamos. Lo segundo es que el equipo se sienta comprometido con esa visión. La gente se tiene que sentir identificada en base a ese propósito que tú quieres construir. Lo tercero es direccionar, es decir, dar roles específicos a cada una de las personas y obviamente eso conlleva a una muy buena planificación, a un muy buen control dentro de la organización y la medición de resultados”.