Menu
Usach e INDAP firman convenio para fortalecer el trabajo de productoras y productores agrícolas.

Usach…

Villa Alemana implementa plan de mejoramiento comunal con inversión de más de 800 millones de pesos.

Villa…

Prev Next

    

                                                                                        

 

 

A+ A A-

 

Por Silvina Seiguer, directora de Comunicaciones y Responsabilidad Social, Kimberly-Clark Latinoamérica

Estamos en la recta final de marzo, un mes que cada año nos invita a reflexionar y hacer un balance sobre los desafíos y avances de nuestra sociedad en el camino hacia la equidad de género.

Con motivo de esta conmemoración del Día Internacional de la Mujer, desde Kotex impulsamos un estudio, realizado en conjunto con YoUniversal, con el objetivo de entender, en la voz de las propias mujeres, qué es para ellas el progreso y qué es lo que nos falta por hacer para realmente alcanzarlo. Los resultados no dejan de ser preocupantes; a nivel mundial, el 60% de las mujeres sentimos que el progreso se estanca y, en el caso de Chile, el 44% de las mujeres del país sienten que el mundo se ha vuelto más incómodo para ellas.

Personalmente, he visto cómo visibilizar temas que hoy son tabú -como la menstruación- puede romper estigmas y abrir caminos hacia la equidad. Hablar abiertamente de esto no solo nos libera, sino que también derrumba los sesgos que frenan nuestro avance y son un reflejo de la lucha continua. Es urgente que, tanto desde el mundo privado como del público, además del ámbito personal, desafiemos lo establecido como “normal” y pongamos estas conversaciones, para muchos incómodas, sobre la mesa.

Una forma de avanzar esto es la colaboración con organizaciones afines, que nos ayuden a impulsar acciones e historias que visibilicen este camino. Necesitamos conectar con historias reales, como la de Lea Campos, la primera mujer árbitra en el fútbol, que demostró que el cambio es posible.

Mientras sepamos reconocer los obstáculos que aún enfrentamos, sabremos también que cada acción nos acerca más a un mundo más equitativo. Como mujer, me siento parte de este movimiento global, comprometida a seguir luchando por un futuro donde todas tengamos las mismas oportunidades y libertades. El camino puede ser largo, pero juntas, estamos haciendo historia y, más temprano que tarde, todas sentiremos el progreso.

 

Las opiniones vertidas en esta columna, son de exclusiva responsabilidad de quien las emite, y no.necesariamente,representan el pensamiento de Marga Marga Online.