Menu
Porqué la innovación debe estar en el centro de la educación.

Porqu…

Colegio Los Reyes de Quilpuè,se impone en etapa regional de “Futbolito Ideal 2024” y avanza a la final nacional

Coleg…

Prev Next

    

                                                                                        

 

A+ A A-

 

Por:Claudia Rodríguez T.

En las últimas semanas, hemos presenciado diversas acciones irresponsables y temerarias de reconocidas personalidades nacionales. Desde influenciadores hasta deportistas y figuras políticas, durante el mes de febrero fuimos testigos de conductas que ponen en peligro la seguridad de todos los usuarios y que no debemos tolerar.

Primero fue la ex alcaldesa Cathy Barriga, quien antes de enfrentar a la justicia por corrupción durante su gobierno en la municipalidad de Maipú, se dedicó en reiteradas oportunidades a grabarse cantando mientras conducía su vehículo.

Semanas después, la influencer Nayadeth Neculhueque subió una publicación a sus redes sociales donde se grababa durante largos minutos mientras manejaba su auto, entregando recomendaciones y contando su día a día a sus seguidores durante un traslado a alta velocidad.

En el caso más reciente, el piloto de rally chileno Felipe Padilla protagonizó una muestra extrema de irresponsabilidad al acelerar su automóvil hasta alcanzar los 231 kilómetros por hora mientras transitaba por el puente Llacolén en Concepción. En un acto aún más peligroso, sacó su teléfono para grabar esta temeraria acción, aumentando considerablemente los riesgos de causar un siniestro de tránsito y poner en peligro la vida de personas inocentes que transitaban por el lugar.

Esta lamentable tendencia se repite con frecuencia, con actores, animadores de televisión y diversas celebridades normalizando conductas peligrosas que, en última instancia, resultan en tragedias y lesiones en el tránsito. Incluso algunos canales de televisión muestran despachos o entrevistas donde se observa a personas manipulando pantallas mientras conducen, violando flagrantemente la Ley No Chat. Esta situación es totalmente inaceptable y exige una acción inmediata para concientizar sobre los riesgos y garantizar la seguridad vial.

Es cierto que la fiscalización de las normas de tránsito representa un desafío, dado el limitado personal disponible para esta labor. En este escenario, nosotros, como ciudadanía, tenemos la responsabilidad de repudiar estas conductas, denunciarlas y exigir a los medios de comunicación que no normalicen comportamientos irresponsables. También es crucial llamar la atención de las marcas que respaldan a estas figuras públicas, instándolas a no tolerar conductas de riesgo. De esta manera, podemos contribuir activamente a crear conciencia y promover un cambio en la actitud hacia la seguridad vial.

Con la llegada inminente de marzo, nos enfrentamos al retorno a la rutina, la congestión y todos los desafíos que este mes conlleva. Este escenario nos insta a ser más responsables que nunca durante nuestros desplazamientos. No olvidar que la tolerancia y empatía son claves para alcanzar la convivencia vial.


Directora y fundadora de No Chat
Presidenta del COSOC de la Subtrans.

Las expresiones vertidas en esta columna de opinión,son de exclusiva responsabilidad de quien las emite,y no necesariamente,representan,el pensamiento de Marga Marga Online.