Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

OLMUÉ.- Entre los estantes había títulos que son los best seller del momento: “El Símbolo Perdido”, de Dan Brown, y “La isla bajo el mar”, de Isabel Allende, figuraban en el catálogo, aunque sus valores y calidad de impresión distaban bastante de los originales.

Así se comprobó la infracción a la Ley de Propiedad Intelectual que cometía una comerciante del centro de Olmué, quien nutría su negocio de libros piratas.

Por un llamado anónimo, que fue recibido en la unidad policial de la Brigada de Investigación Criminal (Bicrim) de la Policía de Investigaciones (PDI) de Limache, se denunció que en la feria artesanal del centro de la comuna se comercializaban libros a precios inferiores a los del mercado y cuyas impresiones eran de mala calidad

El hecho fue comprobado por funcionarios de la Bicrim, a cargo del subprefecto Enrique Peñailillo Montino, a través de un empadronamiento reservado. Tras establecer la identidad de la propietaria del local y revisar los libros exhibidos, se informó al fiscal de Limache, Guillermo Felipe sobre el ilícito.

Fue así que se instruyó realizar un control de identidad y la revisión voluntaria de los libros, para que en caso de que la diligencia fuera positiva, se pudieran incautar. De esta manera se lograron confiscar 231 libros desde el local comercial ubicado en la esquina de Prat con Blanco Encalada, pleno centro de Olmué y a metros de la municipalidad.

Así también se pudo establecer que la comerciante, identificada como Juana Escobar Olivares, de 54 años, poseía un local de libros en calle Prat 240 de Quillota, desde donde funcionarios policiales incautaron mil libros más, lográndose requisar un total de 1.231 libros piratas.

La comerciante limachina conseguía los libros gracias a un intermediario o bien en algunos locales comerciales de Santiago. Estos eran adquiridos a mil o tres mil pesos y luego los vendía por el doble.

Juana Escobar reconoció su responsabilidad en el ilícito, siendo detenida por el delito flagrante de infracción a la Ley de Propiedad Intelectual, para luego quedar en libertad, apercibida bajo el artículo 26 del código procesal penal, de tal manera de aclarar los hechos en la Fiscalía Local de Limache, hasta donde fueron derivados los antecedentes.