Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Tanto en Valparaíso como en Villa Alemana, a través de fondos de
financiamiento, se desarrollan proyectos que ayudan a pueblos
originarios y vecinos de asentamientos irregulares a fortalecer
iniciativas de salud, sociales, económicas y ambientales.

Académicos y estudiantes de la Universidad de Playa Ancha (UPLA) iniciaron sus
actividades en terreno, en el marco de los Fondos VCM 2021, que otorgó la
Dirección General de Vinculación con el Medio (DGVM) a proyectos que tienen por
objetivo ayudar a solucionar problemáticas sociales, ambientales, de salud y
económicas de la región de Valparaíso.
La idea es que estos proyectos entreguen soluciones innovadoras en los procesos
colaborativos entre estudiantes, docentes y agentes territoriales de la región.

SALUD Y MEDICINA NATURAL

“¿Salud y enfermedad? Integrando miradas desde la cosmovisión de los pueblos
originarios de la región de Valparaíso”, es una de estas iniciativas. La
fonoaudióloga y académica de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UPLA,
María Fernanda Agudelo, es su directora. Explica que con la iniciativa busca
interiorizarse de las distintas cosmovisiones de pueblos mapuche, aymara y
diaguita, para generar un espacio de interacción entre futuros profesionales de la
salud y agentes territoriales indígenas, a objeto de realizar un intercambio de
prácticas, experiencias y cooperación en torno a la sabiduría ancestral de los
pueblos originarios.
En una primera instancia, Agudelo junto a otros docentes de la facultad, se
reunieron en el Centro de Medicina Mapuche y Parque Educativo Witrapurán, que
colinda con el Hospital de Peñablanca -en Villa Alemana-, para conocer el trabajo
que la machi y la agente ancestral Lawentuchefe realizan con la comunidad local
para tratar salud y enfermedad con medicina natural. La idea es poder registrarlo
en un documental para plasmar y difundir la sabiduría ancestral que existe en este
tipo de medicina, desde los diferentes pueblos.
Orietta Curihuentro, coordinadora del centro, indicó que este es un espacio sin
fines de lucro que permite que personas puedan acceder a atención médica y a
tratamientos en base a hierbas medicinales. “Es súper meritorio. Se ha podido
lograr hacer un equipo de trabajo permanente y que puedan, a través de
los años, cumplir con harta responsabilidad lo que se está haciendo. Esto
es bueno porque también es una herencia que iremos dejando a las
distintas generaciones de esta comunidad”.
Por su parte, María Fernanda Agudelo explicó que “en este caso, estamos acá
en Villa Alemana, pero también hemos podido ver en Limache, donde
estamos trabajando con pueblos andinos, la riqueza de la naturaleza, que
es transversal en las comunidades, y cómo ellos entienden al ser”.

REACTIVACIÓN ECONÓMICA EN TOMA

En tanto, el estudiante de Psicología Jordan Chiu, director del proyecto “Mirando
Alto”, junto a su equipo, propuso crear un modelo de negocios para
emprendedores y emprendedoras de la “toma” Violeta Parra, del sector Mirador
Camogli y del cerro San Juan de Dios, en Valparaíso. En una primera instancia, se
reunió con ellas para conocer sus necesidades y expectativas, además de analizar
los lineamientos del proyecto y cómo articular el trabajo colaborativo.
Así, a través de los recursos asignados por la DGVM, el equipo podrá acceder a
insumos fotográficos para apoyar a los y las emprendedoras en la generación de
contenido para sus redes sociales, con el fin de difundir los productos y/o servicios
que ofrecen y llegar a potenciales clientes.
Uno de los hitos que se contempla dentro del proyecto es la creación de una feria
en el Mirador Camogli, para que vecinos y vecinas puedan llevar sus productos a
un espacio físico de venta, además de la posibilidad de conformar una cooperativa
que permita la vinculación entre las mismas personas que participen de ella y
generar más oportunidades de crecimiento.