Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Y están dispuestos a entregar sus conocimientos a todas las personas que deseen
aprender a optimizar el uso de este preciado recurso.
Teresa Miranda Figueroa es la presidenta del Comité de Adelanto El Duraznillo, en
el sector La Vega de Olmué. Como dirigente, durante gran parte de este 2019
participó del Proyecto “Valorando el agua de mi tierra”, desarrollado por la ONG
“Acción Intercultural”, gracias al Fondo de Protección Ambiental (FPA) del
Ministerio de Medio Ambiente. Producto de esta iniciativa, ha aprendido a construir
sistemas de uso eficiente del recurso hídrico, conocimientos que ahora pudo
entregar también a sus vecinos, quienes con mucho entusiasmo ya han aplicado
lo aprendido.
“Aprendí a instalar baños secos, en mi casa tengo un biofiltro que me permite
reutilizar aguas grises y construí un espiral para una huerta familiar con muy poca
agua, lo que ha sido algo muy beneficioso. Y en la casa de la presidenta de la
Junta de Vecinos estuvimos instalando un sistema, allí fueron más personas del
sector para aprender. Haber enseñado fue algo muy importante, porque la gente
estaba interesada, por lo mismo ahora estoy esperando que si alguien quiere
hacerlo en su casa, nosotros felices vamos y les mostramos cómo es este
proceso”, relató la dirigente.
Esta actividad se enmarca en una de las últimas etapas de este proyecto, que
también incluyó una supervisión en terreno de la transmisión de contenidos en
sistemas de uso eficiente del agua, por parte de los nuevos monitores, que son
dirigentes sociales del sector, a sus vecinos. Durante la jornada, los integrantes de
la organización ejecutora de esta iniciativa visitaron a tres monitoras en sus
hogares, siendo partícipes con gran alegría de la construcción comunitaria de un
sistema de biofiltros para depuración y reutilización de aguas grises, las que son
depuradas y reutilizadas para riego.
Al respecto, la presidenta de la ONG “Acción Intercultural”, Marcela Cajigal,
expresó que “además fuimos testigos de la exposición en terreno de sistemas
construidos previamente por los nuevos monitores en sus hogares, como baños
secos, acopio de aguas lluvias, huertas de riego eficiente y otra versión de sistema
de biofiltros para reutilización de aguas grises en el hogar. Nos dimos cuenta
cómo rápidamente una parte de las personas capacitadas, con gran entusiasmo,
ya implementaron lo aprendido a través de este proyecto, mientras que otros lo
están haciendo o proyectando hacerlo a corto plazo, lo que favorece su calidad de
vida”.
Cabe mencionar el Proyecto “Valorando el agua de mi tierra” concluye el 22 de
noviembre, tras haber comenzado con talleres para los dirigentes sociales del
sector y los profesores de la Escuela Los Bellotos de La Vega, favoreciendo a

decenas de familias que ahora pueden usar la poca agua que cuentan de una
forma más eficiente y amigable con el medio ambiente.