Menu

 

 

 

 

A+ A A-



Luis Velásquez dio una dura lucha para llegar a ser seleccionado nacional de ciclismo y no quiere que nadie lo mueva de ahí. Por eso no le importan los múltiples problemas que ha sufrido para concretar su viaje al Panamericano Junior que se realizará en México. Sabe que está frente a una oportunidad única y que no la puede desaprovechar.

El pedalero del Club Ciclista de Quilpué acumula malas experiencias en los últimos días: tuvo que pelear su cupo en la delegación, luego se encontró con un casi nulo apoyo para financiar el viaje y, para peor, en un entrenamiento sufrió el robo de su bicicleta rutera.

“En las pruebas de velocidad había dos cupos para el Panamericano y yo quedé tercero en el selectivo que se hizo en Santiago. Apelé porque la diferencia había sido mínima y la federación me dio un cupo extra, pero yo me tenía que pagar los pasajes porque ellos no tenían recursos para más”, cuenta.

Desde ese momento comenzó una carrera contra el tiempo para reunir el dinero (cerca de 700 mil pesos) y, a pesar de que junto a su familia golpeó innumerables puertas, el apoyo fue escaso. La posibilidad de no poder viajar estaba más presente que nunca.

Al final, a la familia del ciclista villaalemanino no le quedó otra salida que endeudarse. “Es la primera vez que me llaman a una selección nacional. Si no voy es como negarme a representar a Chile y quizás después no me volverían a convocar”, piensa el deportista.

Sin saber cómo enfrentará la deuda adquirida, pero consciente de que está cumpliendo uno de sus sueños como ciclista, Velásquez emprenderá hoy el viaje a México para participar en la prueba del kilómetro en el Panamericano que se desarrollará desde este domingo y durante toda la semana próxima en el Distrito Federal.

Pero como para confirmar que las malas noticias nunca vienen solas, en los últimos días el pupilo del entrenador Felipe Zelada sufrió un nuevo traspié. Cuando ya se había trasladado a Santiago para unirse a las prácticas de la delegación nacional, sufrió el robo de su bicicleta. Afortunadamente, no era la que usará en pistas aztecas.