Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Desde Chile y el extranjero, a través de una plataforma
digital, exseleccionados de la Universidad de Playa Ancha (UPLA)
se reencontraron para rememorar sus logros deportivos,
anécdotas y el amor por su casa de estudios.

Entre los años 2000 y 2004, el hándbol de la Universidad de Playa Ancha
(UPLA) vivió una época de oro. Las selecciones dirigidas por el exestudiante
y luego entrenador, Gerardo Reyes, durante cinco años consecutivos se
coronaron campeones nacionales universitarios de la disciplina.
Todo un hito en la historia deportiva de esta casa de estudios, que la
catapultó como referente de dicho deporte en el escenario regional y
nacional, y como cuna de seleccionados de “La Roja”, que llevaron a Chile a
colgarse preseas doradas a nivel internacional.
Con el objetivo de recordar el camino deportivo recorrido por los
exestudiantes UPLA, así como retomar los vínculos afectivos forjados en las
jornadas de estudio, entrenamiento, competencia y viajes, los extitulares de
las selecciones campeonas se reunieron de manera virtual, en torno a su
pasión: el balonmano.
Los primeros en aparecer en pantalla fueron los gestores de la
iniciativa, Claudio Hinojosa, docente de la Facultad de Ciencias de la
Actividad Física y del Deporte y titular de las selecciones de hándbol en su
época de estudiante de pre y postgrado, junto a Miguel Cortés que, desde
Logroño, España, saludaban a quienes se iban integrando a la reunión
virtual.
Fue el momento de ponerse al día y de “abrir un espacio más fraterno de
diálogo en torno a historias, recuerdos, y a tanta anécdota que pasó
por la cancha, el camarín y por todo lo que rodeaba al hándbol, que
el tiempo fue muy escaso. Son tantos años, tantas historias y
personas, que uno no alcanza a dimensionar el tamaño y el
componente emotivo-histórico que tuvo este deporte y esta
conjugación de deportistas dentro de la universidad”, afirmó el
profesor Hinojosa.
Desde Noruega, donde está radicado hace 12 años, Rodrigo Flores, el capitán
del equipo durante un lustro de triunfos, después de recordar con cariño a su
universidad que “le abrió el mundo”, y en la que se tituló de profesor
de Educación Física y kinesiólogo, reflexionó en retrospectiva lo que significó
formar parte de un grupo humano excepcional.
“Como que la universidad tomó un prestigio en el área deportiva, en
este caso el hándbol. En el medio handbolístico –la UPLA- tomó
fuerza y respeto. Lo importante e interesante de este tema es que el
equipo que teníamos no era alto, nosotros éramos pequeños, no
había jugadores altos. Pero había una pachorra, ganas de ganar,
había hambre de triunfo como yo lo definiría. Y había compañeros
que no sabían mucho de balonmano, pero tenían ganas y se
contagiaban con las ganas de los que más sabíamos, y aprendían, y
se entregaban y corrían. Cuando estaba en lo último de Kinesiología,
me di cuenta de lo importante que fue esto para la universidad, en
ese tiempo estaba el rector Óscar Quiroz y fue muy amoroso con
nosotros, nos quería harto y nos apoyó mucho, porque yo creo que él
también se daba cuenta de lo importante que era para una
universidad pequeña haber logrado tanto”, precisó el excapitán del
equipo.

EQUIPO COMPROMETIDO

Solidez en la defensa y velocidad en el contragolpe caracterizaron a la
selección playanchina. Para llegar a ello Gerardo Reyes, director técnico y
responsable de las estrategias ganadoras, sostuvo que el trabajo planificado,
el compromiso deportivo de todo el grupo y las horas de competencia en
cancha, fueron clave en el logro del pentacampeonato.
“Fue un desafío enorme para mí ser entrenador de la selección de la
Universidad de Playa Ancha, donde estudié y jugué. En esa época
todavía era jugador y para mí fue un reto importante, porque ser
entrenador nunca me lo había planteado. Me tuve que esforzar
bastante, porque con muchos de esos jugadores de la universidad
éramos rivales, ellos jugaban en un club, yo en otro. Así es que mis
entrenamientos tenían que ser exigentes, bien preparados. Hubo
mucha dedicación, muchas horas de planificación, mucho esfuerzo de
ellos también, y compromiso con lo que se estaba pidiendo y
haciendo, y eso nos llevó a tener buenos resultados a nivel de
Campeonatos Navales, Fenaude y después en los nacionales. La
verdad que fue un compromiso de todo el grupo deportivo de
balonmano”, explicó Reyes.
El profesor de la facultad Sergio Fernández, quien dirigió en los años ’90 a
las selecciones de la disciplina, expresó que fue muy grato y emotivo ver a
los exjugadores, y sintió orgullo de saber que muchos llevaron este deporte
fuera de Valparaíso.
En este reencuentro participaron Claudio Reyes, Hugo Vergara, Patricio
Gómez, Gustavo Pérez, Víctor Torres, Juan Carlos Pinto, Ronald Oses,
Cristian Pino, Gonzalo Filippi, Mario Soto, Kike Bruna y quien fuera el
encargado de mantención del gimnasio UPLA, Juan Parada “Juaniquillo”.
Superada la pandemia mundial, los exseleccionados esperan reunirse en la
universidad en diciembre.