Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Profesional formada en la UPLA se prepara para viajar a
competencias en Lima y Dubai. Junto a artista tatuador de
Quilpué, Edgar Guajardo, compartieron experiencias de
rehabilitación desde la práctica deportiva.

Para la terapeuta ocupacional formada en la Universidad de Playa Ancha
(UPLA), Makarena Arriagada, en Chile deben intencionarse oportunidades
para personas con distintas discapacidades, orientadas a la práctica de
deportes, de esa manera no solo se contribuirá a su rehabilitación e inclusión
sino también aumentará el número de deportistas profesionales
paralímpicos, poco valorados en el país.
Dedicada de tiempo completo a entrenar pruebas de velocidad en 200 y 400
metros planos, y a experimentar con salto largo, la atleta paralímpica de 25
años compartió su experiencia con la práctica deportiva en el coloquio
“Deporte Inclusivo”, organizado por la UPLA para estudiantes de las áreas de
la salud y de la actividad física.
Una amputación congénita del tercio superior del antebrazo izquierdo, no fue
impedimento para que Makarena Arriagada practicara surf, snowboard y
fútbol. Pero fue con el atletismo, que conoció en la universidad, con el que
reenfocó su potencial.
Tras responder a la invitación del entrenador de la selección UPLA, Sergio
Galdames, reconoció sus habilidades y su fuerza en la pista, destacó en el
podio de competencias convencionales y luego se dedicó a la categoría
paralímpica.
“El deporte, correr fue mi terapia. Fue lo único que hizo olvidarme de
la discapacidad y darme cuenta de que sí soy igual al resto y que
puedo hacer más cosas quizás que el resto, o si yo me lo propongo lo
puedo lograr. En verdad, no lo cambio por nada, tiene mucho valor
para mí, porque me logra desconectar de todo. Como que me reseteo
y vuelvo con más energía”, afirmó la atleta.
Arriagada sostuvo que solo para competir solicitó la confección de una
prótesis, demorando dos meses en adaptarse a ella. “Y es que nunca sentí
que me ayudara una prótesis, como que estaba configurada para no usarla”.
Actualmente, la deportista se prepara para los Juegos Deportivos Nacionales
de Lima y el Mundial de Dubái, a realizarse en noviembre.
Superación personal
El artista tatuador de Quilpué y Técnico en construcción, Edgar Guajardo, en
2016 sufrió un accidente al realizar descenso en bicicleta. Cayó de cabeza y
se fracturó la vértebra torácica T8, perdiendo la movilidad de sus piernas.
“Nacer y saber que vas a estar en silla de ruedas, está más
asimilado. Pero si caminas y quedas inválido, te viene una depresión
tremenda. Y el deporte te ayuda bastante. Yo me caí en bicicleta,
haciendo descenso, a los 26 años, hoy tengo 28. Lo que más hacía
como actividad física, antes del accidente, era senderismo, subía y
bajaba cerros”, sostuvo Guajardo.
Reconoció que la ayuda de la familia y los amigos es fundamental para salir
adelante. Pero tan importante como lo anterior es la decisión de superarse
uno mismo, y él lo hizo a través del deporte.
A un año del accidente, Guajardo decidió ayudar en los entrenamientos del
club de rugby Huracán, que hasta hoy practica en la Universidad Viña del
Mar. Así también, juega en la selección regional de básquetbol adaptado del
club Weichafe, que en mapudungún significa guerrero.
Desde febrero incursiona en navegación a vela en el Puerto Deportivo
Valparaíso, y hace un mes practica natación en el Polideportivo del IND.
Las experiencias de Makarena Arriagada y Edgar Guajardo permiten
contribuir a la formación de profesionales en deporte inclusivo, con miras a
facilitar la relación con personas en situación de discapacidad, fomentando su
participación social e inclusión por medio del deporte, destacó el kinesiólogo
Freddy Zamora, responsable del programa Deporte Inclusivo de la Unidad de
Acceso, Inclusión y Permanencia Universitaria (UAIP) de la UPLA.