Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Algunos prefieren el peruano y otros la versión chilena, en copa, Catedral o Vaticano. En cualquier caso, es toda una tradición amenizar esa salida a comer con un buen pisco sour. ¿Por qué no es lo más recomendable?

Santiago, agosto de 2021.- El ansiado desconfinamiento ya comenzó y muchos añoran poder ir a un restaurant para reencontrarse con amigos y ponerse al día luego de más de un año sin poder juntarse y el primer brindis casi siempre es con un pisco sour.

“Ordenar un sour con la carta, o minutos antes, es como empezar por el postre”, explica Antonio Muñoz, premiado y reconocido Bartender de Hotel NODO, que además ha sido uno de los pocos columnistas sudamericanos de la revista española Coctelería Creativa.

“El mejor momento para ofrecer una buena copa de sour es como los franceses, que usan las burbujas al momento de recibir a sus invitados, de carácter de bienvenida, y no cuando ya están sentados a la mesa. Nosotros tenemos muy buenos sour, y lo recomendable es una copa a lo más, que esté fresca, fría y no en grandes tamaños para lograr más cuerpo y emulsión”, explica el experto.

Además, el tamaño también juega un rol importante. “El Catedral o Vaticano no son recomendables, ya que al ser medidas bastante grandes toman temperatura ambiente y el alcohol se vuelve volátil y no deja un final armonioso. En general el método de elaboración es mantener la materia prima a punto de congelación y el resto de sus ingredientes frescos, y los tamaños grandes lo impiden”, explica el Bartender de Hotel NODO.

El secreto está en aprender a diferenciar el lugar y momento para cada cóctel, de bienvenida, aperitivo, bajativo, de media tarde, o incluso para estar solo. “Hay que tener en cuenta cómo el ácido del sour causa estragos en el estómago antes o durante la comida, ya que la idea es hacer la experiencia placentera de principio a fin”, agrega Muñoz.

Entre la larga listas de cócteles candidatos para protagonizar el primer brindis, Antonio Muñoz recomienda “un buen negroni, en base a gin, campari y vermouth, o bien aprovechar toda la versatilidad que nos entrega el clásico Bloody Mary con distintas variantes, como por ejemplo Bloody Bacon, con un toque de tocino encima, Bloody Kraken, con pulpo, o incluso un Bloody Oyster, con ostras en la parte de arriba. También tenemos Bloody Mary en formato shot, que para hacer en casa recomendamos unos 100cc muy fríos, que es una muy buena alternativa para dar la bienvenida a los comensales”.

Otra opción para aprovechar el mejor clima que se viene para esta época es el Hanky Panky con pequeñas medidas de ginebra Provincia (2 partes), otras 2 de La Madre Vermouth Premium y 1 cucharada de Fernet Branca. Todo esto va en un vaso mezclador, se enfría, se cuela en una copa coupé fría y perfumada con una piel de naranja, ideal para quienes buscan alcanzar matices amargos antes de comenzar con el menú.

“Vale la pena recordar que el Hanky Panky es un coctel del año 1900 que me gusta mucho retomar, ya que lo hizo famoso Ada Colleman, con un esfuerzo digno de aplaudir y en una época en medio de hombres en que no era usual ver a una mujer detrás del bar”, explica Antonio.

“Lo más importante es atreverse y experimentar sabores distintos y dar a este nuevo comienzo ¿Por qué no? una manera diferente de compartir. Esos reencuentros con nuestras amistades más entrañables y con quienes no podíamos juntarnos hace muchos meses serán inolvidables. Entonces, ¿Por qué no empapar estos encuentros de sabores distintos?”, comenta el bartender de Hotel NODO.

Y para los conductores designados o por preferencia, siempre estará la opción de disfrutar de un buen “mocktail” o cóctel sin alcohol, entre los que destacan infusiones de Rica Rica y Hierba Luisa con granada, frutos rojos con pimienta y naranja o bien una limonada con jengibre para los más tradicionales.

Otras alternativas son Mango Urbano, Tonic Citadino o el tradicional Sour pero esta vez de frutos rojos, pimienta y algo más. Y lo que se viene: Nodo Verano y NN, la apuesta de este bartender que será el Hit de este verano 2022.

Las opciones dependerán de cada gusto y la invitación de esta próxima temporada de primavera-verano es a disfrutar al máximo las terrazas santiaguinas y la barra de VistAndes de Hotel NODO, un lugar diferenciador donde es posible encontrar cócteles de autor con productos de alta gama, proyectándose a ser una barra cosmopolita sin dejar de lado los clásicos y rosando la perfección, reforzando lo chileno con toque vanguardistas.

Para conocer más detalles por favor visita https://hotelnodo.com/