Menu

 

 

 

 

A+ A A-

Las Mujeres y sus Ovulos

ovulosSi el primer hijo nace a los 30 años ya sólo le queda a una mujer un 12% de reserva de óvulos; a los 40 sólo le queda el 3% de óvulos. Un feto femenino de 20 semanas tiene el máximo de óvulos.

Las mujeres pierden sus óvulos —y la calidad de éstos— mucho más rápido de lo que se pensaba hasta ahora, según muestra un nuevo estudio de la Universidad de St. Andrews y la Universidad de Edimburgo.

El estudio implicó a 325 mujeres de diversas edades de Estados Unidos y Europa. Se observó el número de óvulos que permanecían en sus ovarios a lo largo del tiempo.

La cantidad de óvulos llega a su máximo cuando la mujer está aún en el vientre de su madre: un feto femenino de 20 semanas tiene el máximo de óvulos. Después el número va disminuyendo hasta no quedar ninguno en la menopausia.

Según los investigadores, a los 30 años ya solo queda un 12% de la reserva de óvulos, y a los 40, sólo un 3%.

Además, la calidad del óvulo empeora, por lo que es más difícil quedarse embarazada. Otras cosas que disminuyen la fertilidad son el tabaco, el sobrepeso y el estrés acumulado.

Datos de 2000 a 2005 recogidos en un estudio del Hospital La Fe de Valencia, publicado en 2009, establecen que las españolas tienen su primer hijo a los 35 años, como media.

Según la doctora Yolanda García, autora del estudio, “esta añosidad favorece la aparición de endocrinopatías y patologías del feto” durante la gestación, especialmente diabetes e hipertiroidismo. Además, los fetos presentan un peso anormal (o excesivamente alto o demasiado bajo) lo que aumenta complicaciones en el parto y mayor número de cesáreas.

Forum Libertas

Se Feliz Siendo Mujer Supera el Fracaso



A lo largo de la vida vamos sumando de a poco logros en distintos aspectos y ámbitos, una vez cumplidos parece que los olvidamos y al emprender un nuevo camino hacia la meta solamente pensamos en el último fracaso, el cual nos limita a continuar nuestro paso, nos limita y enceguece, nos obstruye con una tupida cortina de miedo y negación impidiéndonos ver la luz que siempre existe, impidiéndonos recordar los logros de cada etapa de la vida que son muchos y de distinta clase, coartándonos la creatividad y anulando nuestro pensamiento positivo.

Por eso es necesario esforzarnos para evitar todo pensamiento negativo que va a ir apareciendo. Como no somos dueñas de la verdad absoluta, tampoco somos culpables de todo lo que nos sucede, si bien forjamos nuestro futuro, aunque pensemos que hicimos todo bien y sin embargo no todo salió como lo esperábamos, tengamos en cuenta que existen factores exógenos, pensamientos ajenos, gustos que no coinciden con los nuestros.

No todo tiene que ver con nosotras ni tenemos porque habernos dado cuenta que algo iba a salir mal si nunca antes lo habíamos hecho. Las comparaciones son dañinas. Todas tenemos capacidades diferentes, hay mujeres con mayor habilidad para ciertas disciplinas, por lo cual no tenemos que insultarnos por no saber realizar aquello que nos gustaría.

Siempre podemos superarnos revisando los errores para obtener un mejor resultado la próxima vez, o sea, que hayamos fallado en una oportunidad no significa que seamos fracasadas en todo lo que nos propongamos.Aquí surge la idea de aceptar los errores como enseñanza, al corregirlos nos encaminaremos con seguridad hacia la reflexión de nuestros actos. En ningún momento abandonar la acción condicionados por el fracaso.

El fracaso es un llamado de atención, algo hemos hecho fuera de lugar o a medias. No nos paralicemos ante el primer fracaso. Tampoco olvidemos que el golpe de suerte existe, es fortuito y les llega a pocos. Al fracasar se baja una barrera que nos detendrá frente al primer asomo de riesgo, este es el momento de preguntarnos por nuestra paz interior, tenemos que aprender a aceptar la realidad aunque muchas veces no nos conforme no podemos escapar de ella, tenemos que enfrentarla y buscar en el mismo interior del fracaso sus motivos para entenderlos y poder continuar nuestro viaje hacia adelante.

No es una cuestión de dejar atrás lo que no obtuvo el resultado esperado olvidando todo y seguir, por el contrario se trata de analizar los pormenores de ese fracaso y corregir el error cometido.Esto significa un gran trabajo interior porque como seres humanos nos cuesta reconocer nuestros errores, pero sin el mismo no podremos realizar un nuevo emprendimiento con entusiasmo, analicemos cada situación y a partir de este análisis se impartirá nuestro crecimiento.

Si nos quedamos sufriendo por el fracaso gastamos nuestras energías innecesariamente. Es mucho mejor y productivo emplear estas energías haciendo un análisis introspectivo a fin de llegar a descubrir las causas de este error.

50 Años de la Píldora Anticonceptiva

En 1960 se iniciaba una nueva época para la humanidad: toda investigación requiere una serie de inversiones económicas y el apoyo de personas interesadas en conseguir resultados eficaces, pero, ¿qué se entiende por eficaz?

El 23 de junio de 1960 era aprobada, en los Estados Unidos de América, la venta para ser usada como anticonceptivo de una píldora que llegaría a ser famosa en la historia humana.

En el año 2010 se cumple el 50 aniversario de ese hecho, y vale la pena hacer un breve recorrido sobre las etapas que llevaron a la aprobación, sobre el significado que la misma ha tenido y sigue teniendo en la vida de millones de personas, y sobre las consecuencias más o menos conocidas.

La idea de controlar la fertilidad de la mujer para evitar embarazos es muy antigua y ha tenido diversas modalidades en el pasado. Con los progresos en los últimos 100 años en la medicina y en la biología, especialmente respecto del ciclo femenino, fue posible iniciar un trabajo de investigación para conseguir técnicas anticonceptivas con las que se buscaba bloquear la ovulación de la mujer o modificar las paredes del útero en orden a impedir la anidación de un embrión en sus primeras fases de desarrollo.

Toda investigación requiere, desde luego, una serie de inversiones económicas y el apoyo de personas interesadas en conseguir resultados eficaces. Para lo que ocurrió en 1960 podemos recordar, entre otros, los nombres de Margaret Sanger, Gregory Pincus, Min Chueh Chang y John Rock.

A inicios del año 1951, Margaret Sanger pudo encontrarse en una cena con Gregory Pincus, bajo la invitación de Abraham Stone. La cena fue el paso para que la asociación Planned Parenthood Federation of America (PPFA) se comprometiese a financiar estudios para encontrar y producir un anticonceptivo hormonal para uso de las mujeres. Pincus comenzó a trabajar inicialmente con el doctor Min Chueh Chang y luego con el doctor John Rock. La investigación estaba en marcha.

El recorrido de la misma no fue fácil y hubo momentos de freno o de aceleración. Sanger consiguió que Pincus estableciese contacto con otros investigadores que también habían llevado a cabo diversos estudios sobre la manera para detener la ovulación de la mujer.

Los primeros resultados permitieron preparar una píldora en 1955, que luego recibió el nombre comercial de Enovid. La píldora se basaba en una combinación estro-progestínica, en la que se mezclaban mestranol (150 microgramos) y norethynodrel (10 miligramos), aunque luego las cantidades de ambas sustancias fueron rebajadas. Tal combinación controlaba la producción de algunas hormonas femeninas hasta el punto de provocar en los ovarios una situación de ‘bloqueo’. De este modo, no se producía la ovulación, y así la mujer permanecía temporalmente en situación de esterilidad.

Del laboratorio se pasó en seguida a la fase de experimentación sobre mujeres. Los experimentos iniciaron en 1956 en Puerto Rico, y el año siguiente en Haití y en Ciudad de México.

Fue sobre todo en Puerto Rico donde se notaron efectos negativos de importancia entre las mujeres que participaron en los diferentes experimentos. Ello no fue suficiente para detener la fuerza de la propaganda, que lanzó a la prensa la idea de que la píldora Enovid era un anticonceptivo eficaz y seguro.

En un ambiente de presiones y de expectativas crecientes, la “Food and Drug Administration” (el organismo de Estados Unidos que da los permisos necesarios para vender y usar productos farmacéuticos) dio en 1957 la luz verde al uso de Enovid, no como anticonceptivo, sino como fármaco para regular la menstruación.

Tres años después, el 23 de junio de 1960, la píldora recibía el permiso para ser vendida explícitamente como anticonceptivo oral. De este modo, en Estados Unidos empezaba una revolución que iba a incidir profundamente en la vida de millones de mujeres de todo el planeta.

¿Cuál era la ‘novedad’ que se iniciaba con este producto? Para algunos, la píldora habría un horizonte insospechado para la vida de la mujer, al permitirle hacer infecundas las relaciones sexuales según sus propios deseos. En otras palabras, la mujer llegaba a conseguir una situación que hasta ahora era sólo ‘privilegio’ del varón: ejercer su sexualidad sin el ‘peligro’ de la llegada de un hijo, sin quedar embarazada.

En realidad, la píldora no era una simple ‘conquista’, pues quedaban pendientes una serie de cuestiones éticas que no podían quedar de lado. ¿Es la fertilidad un asunto privado? ¿Hay que considerar la llegada de una nueva vida como un ‘peligro’ o como una simple opción que depende simplemente de los deseos de la mujer o de quienes influyen sobre ella? La nueva píldora, ¿es una auténtica ‘medicina’ o un producto que no cura, sino que altera el buen funcionamiento del cuerpo femenino? ¿Cuáles son las consecuencias, a corto y a largo plazo, de un bombardeo hormonal que la mujer provoca dentro de su organismo para controlar su fecundidad? ¿Surgen repercusiones familiares y sociales a la hora de hacer más ‘fácil’ el uso de técnicas anticonceptivas?

En el año 1960 se iniciaba, para algunos, una nueva época para la humanidad. Pero para muchos no estaba claro si se trataba de algo nuevo que provocaría mejoras, o bien, sería algo nuevo que empeoraría las cosas.

Yogurt Belleza Y Salud

 

Para las arrugas: yogurt con miel.

  • Delicia total

Una de las virtudes del yogurt es que es un alimento 'vivo'

El yogurt es un alimento nutritivo que aporta increíbles beneficios a la salud, además es un recurso alterno para quienes no pueden consumir leche por la intolerancia a la lactosa, pero que necesitan el calcio de la leche.

La leche es probablemente lo más parecido a un alimento perfecto. Como el yogurt está hecho a partir de este producto, lógicamente es tan perfecto como ésta, si no es que más, pues como resultado de la fermentación, que convierte a los azúcares de la leche en ácido láctico, sus bacterias sintetizan más fácilmente las vitaminas de la leche, permitiendo que el organismo las asimile con mayor rapidez.

Un poco de historia
En el transcurso de los siglos se han erigido y desaparecido muchos imperios, pero el yogurt ha perdurado. Este alimento tiene más de cuatro mil años de edad: el cultivo de la leche agria se remonta a la antigüedad. Hasta en los más viejos textos se encuentran notas sobre el yogurt. Existen referencias de él en relatos de regiones tan lejanas como Escandinava y Mongolia.
No se sabe con exactitud cuándo se creó el yogurt, pero se tiene una idea generalizada que tuvo su origen en el Medio Oriente; con mayor precisión, en el área que ahora conocemos como Turquía.

El descubrimiento y beneficios
En los años 1900 el yogur llegó formalmente a Europa Central y del Este, cuando un biólogo ruso llamado Ilya Ilyich Mechnikov expuso su teoría de que el gran consumo de yogurt era el responsable de la alta esperanza de vida de los campesinos búlgaros. Considerando que los lactobacilos eran esenciales para una buena salud, Mechnikov trabajó para popularizar el yogur por toda Europa. Él y su equipo, lograron aislar de una muestra del yogurt -proveniente de una tribu búlgara famosa por su vida larga-, el bacilo responsable de su fermentación, conocido desde entonces como el lactobacilo bulgaricus. Gracias a estos descubrimientos, el científico ganó el Premio Nobel, y se inició la comercialización de lácteos basados en dicha bacteria.

Para la directora de la licenciatura en nutrición de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), María Elba Jaramillo Barrón, el yogurt es un lácteo y en principio tiene todo lo que tiene la leche: calcio, fósforo, hidratos de carbono y lactosa, es decir todo para el crecimiento y la conservación de los huesos. Es también una gran opción quien no puede tomar leche, pues afirma que “si el yogurt no existiera la gente no tendría los beneficios de la leche, ya que el calcio de esta es el que más se absorbe porque viene en forma orgánica. Del calcio que consumimos sólo 40% es el que absorbemos, el otro 60% se tira”.

Estudios científicos han demostrado que el yogurt extermina 18 tipos diferentes de bacterias dañinas, incluyendo a las que provocan la disentería y la neumonía; destruye dos tipos de bacilos humanos y uno bovino de la tuberculosis.

La mejor medicina
Para el aparato digestivo: Los males intestinales como la constipación, la diarrea, la indigestión, la acidez, las agruras y los malestares estomacales pueden ser prevenidos y hasta aliviados comiendo yogurt.
Alergias: Por su alto contenido en calcio, el yogurt es un buen remedio para aliviarlas.
Infecciones vaginales: El uso externo del yogur cura algunas infecciones vaginales. Se puede emplear en ducha o aplicarse directamente en el área genital. La idea es que el yogur devuelve la acidez natural y restablece el equilibrio del pH en la vagina.
Escoriaciones en la boca: Los molestos “fuegos labiales”, y las escoriaciones ulcerosas en la boca pueden ser aliviados con el consumo de yogurt e incluso se evita su reincidencia.

¡El yogurt está vivo!
Una de las virtudes del yogurt es que es un alimento “vivo”. Sus bacterias están vivas cuando lo tomamos y así permanecen en todo el trayecto que recorren hasta el intestino grueso.

Excelente en el cuidado del cutis
· Para las arrugas: yogurt con miel
· Tonificante y limpiadora: yogurt con levadura de cerveza
·Humectante: yogurt con huevo
·Para piel cansada después de una desvelada: yogurt y papaya (haga un puré en la licuadora)
·Piel seca y partida: yogurt con manzanilla y miel (mezcle té de manzanilla, miel y yogurt, aplique con una brocha)
·Para remover puntos negros: yogurt con almendras (licue polvo de almendras con yogurt hasta obtener una pasta)
·Piel grasosa y sensible: yogurt con avena (mezcle partes iguales de avena y yogurt, aplíquela sobre el rostro y déjela secar durante 15 ó 20 minutos. Retire con una toalla húmeda)
·Blanqueadora: Aplique yogur sin sabor en las áreas donde quiera un tono más uniforme. Seque y enjuague con agua fría
·Facial de yogurt y pera: Haga un puré con una pera madura. Mezcle con ¼ de taza de yogurt Aplique y deje secar por 20 minutos. Ayuda a remover la piel muerta.

¿Cómo hacer yogur en casa?
Todo lo que necesita es un cuarto de litro de leche a punto de hervir (100 grados centígrados), que se deja enfriar hasta los 50 grados centígrados; agregar una cucharada de “base” –yogurt comercial natural-, colocar la mezcla en un recipiente y dejarlo reposar manteniendo una temperatura constante entre los 42 y 50 grados centígrados (en una temperatura más alta, las bacterias mueren) durante varias horas en su proceso de incubación. Una vez que se tienen todos los elementos, su participación activa tomará mucho menos de una hora.

¿Usted Cree Que Las bebidas Energeticas Son Sanas ?

Nueva imagen (1)Especialistas dan sus evaluaciones sobre las ventajas y desventajas del consumo de ese tipo de bebidas.

Muchos las usan para enfrentar las exigencias de una jornada de fiesta, o para espantar el cansacio de una noche mal dormida. Las bebidas energéticas, también conocidas como “gaseosas para adultos”, tienen muchos adeptos por diversas razones.

Y se trata de un producto de popularidad creciente: en países como Brasil su consumo creció casi 50 por ciento entre 2008 y 2009, según números oficiales de los industriales del sector de bebidas gaseosas y no alcohólicas.

Las bebidas energéticas generalmente están asociadas a fiestas, y suelen mezclarse con bebidas alcohólicas. En su fórmula predominan las sustancias estimulantes, que dan más aguante al organismo durante un período determinado. Paradójicamente, los comerciales que las promueven las relacionan con hábitos de vida saludables, como la práctica deportiva. En muchos países, las marcas de bebidas energéticas incluso patrocinan a los deportes más populares, o a campeones del deporte olímpico.

Pero, ¿será que las bebidas energéticas ofrecen verdaderas ventajas a la salud de quienes las consumen? O, por el contrario efectos perniciosos a la salud. ¿Generan dependencia? Para responder a esas y otras preguntas sobre el tema, Mi Vida conversó con varios especialistas que darán sus evaluaciones sobre las ventajas y desventajas del consumo de ese tipo de bebidas.

A continuación el fisiólogo especializado en medicina deportiva, Jorge Zogaib; el entrenador personal Edson Ramalho; las nutricionistas Roberta Stella y Patrícia Ramos, y el médico clínico Flavio Tocci darán las respuestas a las dudas más frecuentes sobre las bebidas isotónicas.

¿Qué es una bebida energética?

Se trata de bebidas a base de cafeína y otras sustancias estimulantes como la taurina y la glucoronolactona, que potencian la respuesta del cerebro a los estímulos, dejando el cuerpo más activo o acelerado.

La fórmula de ese tipo de bebidas hace que la persona se sienta con mucho vigor durante algunas horas, con una mayor disposición a la actividad. Pero la acción de los energéticos también tiene un efecto rebote en el organismo.

“No es tan ciero que te dan energía; pasado el efecto te sentirás más cansado y se empiezan a sentir los efectos del estrés muscular”, explica el fisiólogo Paulo Zogaib.

Si son consumidas en exceso, las sustancias estimulantes causan ansiedad, agitación, cefalea, y en algunos casos presentan un grado de toxicidad cuestionable, como sucede con la taurina y la glucoronolactona. “Se trata de sustancias que alteran el funcionamiento de nuestro organismo de forma brusca, por lo que deben ser ingeridas con moderación y cierta cautela”, previene Zogaib.

¿Las energéticas hidratan el cuerpo?

Al contrario, son bebidas diuréticas que llevan al organismo a eliminar líquidos. Según la nutricionista Roberta Stella, la principal capacidad de los energéticos es aumentar la resistencia física debido a la presencia de la cafeína en su composición. “No fueron productos desarrollados pensando en la hidratación, y por eso no deben percibirse con esa finalidad; para hidratar, nada mejor que el agua”, puntualiza Stella.

Nueva imagen

¿Por qué la combinación con el alcohol es peligrosa?

Cuando se los consume en combinación con el alcohol, los energéticos provocan el aumento de la adrenalina, palpitaciones, sudores y, dependiendo de la cantidad ingerida, pueden llevar a la deshidratación, porque se trata de dos bebidas con propiedades diuréticas. Según Claudio Zogaib, la combinanción del energético con el alcohol es peligrosa, porque lleva a excesos de ingestión en ambas sustancias.

“El alcohol es un depresor del sistema nervioso central, porque retarda las respuestas del cerebro a los estímulos; las bebidas energéticas son estimulantes, y por lo tanto cuando ingerimos alcohol se necesita aumentar las dosis de energéticos para lograr el efecto deseado de euforia y bienestar. Quienes beben esa mezcla quedan más acelerados por la acción de los estimulantes, y más desinhibidos por la acción del alcohol, lo cual puede ser peligroso”, afirma Zogaib.

¿Las bebidas energéticas son lo mismo que las isotónicas?

No, y confundir unas con otra puede ser peligroso y causar problemas graves de deshidratación. De acuerdo a una investigación realizada en diciembre de 2009 por la Universidad Federal de Sao Paulo, Brasil, el 20 por ciento de las personas que beben energéticos los consumen en los gimnasios como si se tratase de isotónicos (bebidas con un agregado de sodio, sales y glucosa muy consumidas por los deportistas para hidratarse).

Las bebidas energéticas fueron creadas para amenizar la sensación de cansancio y decaimiento, mientras los isotónicos tienen como objetivo reponer el agua y las sales minerales que perdemos tras una actividad extenuante. “Los energéticos aceleran nuestro cerebro y nuestras funciones, camuflando la sensación de cansancio. En cambio los isotónicos reponen nutrientes importantes. Cambiar uno por otro puede comprometer la salud y el desempeño de quienes no están atentos a las diferencias”, explica la nutricionista Ramos.

¿Hace mal tomar los energéticos en ayunas?

El riesgo de tomar un estimulante con el estómago vacío, está ligado a la absorción de las sustancias por el organismo. “Un refresco energético que se toma en ayunas puede comprometer las funciones del estómago y de todo el aparato digestivo, además de potenciar los efectos de la bebida en la medida en que su absorción se hace más rápida y sus efectos más intensos”, previene el fisiólogo Zogaib.

Beber sólo un energético, sin combinarlo con alcohol, ¿puede perjudicar la salud?

Los médicos consultados aseguran que los energéticos a solas también hacen mal. Pero que son más peligrosos combinados con bebidas alcohólicas u otras substancias, gracias a la fuerte presencia de cafeínas y estimulantes similares.

¿Las bebidas estimulantes perjudican el sueño?

Claro, porque en un primer momento se pierde el sueño y la persona queda acelerada. Pero cuando se termina el efecto el organismo necesita compensar las horas de sueño y tiende a dormir más, para compensar el sueño perdido.