Menu

 

 

 

 

A+ A A-



La cura definitiva del sida sigue siendo una esperanza, advierten expertos locales en el tema, tras darse a conocer el caso de un paciente estadounidense que habría eliminado por completo el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) de su cuerpo, gracias a un trasplante de células madre.

Timothy Ray Brown, también conocido como el "paciente de Berlín", se sometió en 2007 a un tratamiento con células madre para combatir una leucemia. El procedimiento se realizó en el Hospital Médico Universitario de la Caridad de la capital alemana y se utilizaron células de la médula de un donante con un gen poco común, asociado con la reducción del riesgo de contraer el VIH.

Los médicos seleccionaron células madre del tipo CD4 que no poseen el receptor CCR5, necesario para que el virus se propague por el organismo. Con eso consiguieron curar la leucemia y además que las células infectadas por el VIH desaparecieran por completo.

Aunque el caso fue reportado por primera vez en 2008, el miércoles la revista médica Blood dio a conocer la evolución del paciente desde entonces. Según los investigadores, "es razonable concluir que la cura para la infección del VIH ha sido alcanzada en este paciente".

La información de "una cura para el sida" se replicó con rapidez, en especial por redes sociales como Facebook y Twitter.

Pese al optimismo inicial, expertos locales y extranjeros precisan que este es un primer paso, pero no la cura definitiva.

"Con esta estrategia se logró la curación, pero en una situación puntual. No es pensable ni viable realizar un trasplante de médula a un paciente que sólo tiene VIH. En el caso de Berlín, la terapia se aplicó para curar una leucemia", dice el doctor Carlos Pérez, jefe del programa de Enfermedades Infecciosas de la UC.

La doctora Patricia Vásquez, directora de la Sociedad Chilena de Infectología, advierte que pensar en un trasplante de médula como una forma de curar el sida es otra cosa, ya que es una alternativa demasiado cara y con riesgos para la salud.

"Cualquier persona con un trasplante de médula tiene que estar con terapia inmunosupresora de por vida", explica. Esto porque además de los efectos adversos propios de los medicamentos que toma, la persona tiene su inmunidad deprimida y por esa razón se puede enfermar.

El inmunólogo y director del Centro de VIH del Hospital Clínico U. de Chile, doctor Alejandro Afani, agrega que "hay que mirar con cautela este caso para no crear falsas expectativas. Sin embargo, abre una nueva ventana para investigar más".

De hecho, algunas líneas de investigación actuales apuntan a modificar o bloquear el mismo receptor en la célula, algo que ya hacen algunos medicamentos actuales contra el VIH. "Hoy las terapias permiten evitar la replicación del virus -dice el doctor Pérez-, pero no son capaces de eliminarlo por completo".