Menu
Porqué la innovación debe estar en el centro de la educación.

Porqu…

Colegio Los Reyes de Quilpuè,se impone en etapa regional de “Futbolito Ideal 2024” y avanza a la final nacional

Coleg…

Prev Next

    

                                                                                        

 

A+ A A-

 

Precisa que el uso de un producto de estas características puede
ser fundamental en un atleta de alto rendimiento, no así en una
persona que va al gimnasio tres veces a la semana.

Iniciamos el verano, los días son más largos y prácticamente no hay restricciones
para salir y hacer ejercicios al aire libre. Algunas personas lo hacen para estar en
buen estado físico, y otros, para bajar de peso, pero cualquiera sea la razón, hay
personas que complementan su dieta con distintos tipos de suplementos.
De hecho, la Asociación Chilena de productores e importadores de alimentos y
suplementos saludables (Alimsa), revela que las categorías de suplementos más
consumidos son las vitaminas, los productos para el control de peso, la
suplementación deportiva y los suplementos a base de plantas. 
Pero ¿qué son los suplementos nutricionales/dietéticos? El nutricionista Fabián
Rodríguez Briceño, académico de la Facultad de Ciencias de la Salud de la
Universidad de Playa Ancha (UPLA) y magíster en Actividad Física para la Salud,
precisa que se trata de una concentración alta de nutrientes en forma de píldoras,
cápsulas o polvo que se consumen por vía oral y proporcionan altas dosis de
vitaminas, minerales o ingredientes relacionados. La FDA (Administración de
Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos) define los suplementos
dietéticos como “productos que no son medicamentos farmacéuticos, aditivos ni
alimentos convencionales”.
Advierte que, antes de usar cualquier suplemento dietario, toda persona debería
preguntarse ¿cuáles son los beneficios potenciales? ¿cuáles son los riesgos
asociados? ¿valdrían la pena los beneficios potenciales teniendo en cuenta los
posibles riesgos? El nutricionista UPLA es claro al respecto.
“Cuando no es posible cubrir a través de la alimentación los
requerimientos de energía, macronutrientes y/o micronutrientes, se
podría recurrir a algún producto especialmente formulado que aporte lo
que esté en deficiencia (siempre prescrito por algún experto). Por
ejemplo, el uso de un suplemento puede ser fundamental en un atleta de
alto rendimiento, no así en una persona que va al gimnasio tres veces a la
semana”, comenta el profesional.

TIPOS DE SUPLEMENTOS

Los principales suplementos nutricionales incluyen vitaminas, minerales, hierbas u
otras sustancias botánicas, aminoácidos, ácidos grasos, combinaciones de
cualquiera de los ingredientes anteriores, entre otros. Algunas personas
consumen suplementos dietéticos, por ejemplo, para bajar de peso, y ellos
contienen sinefrina (naranjo amargo), cafeína, calcio, ácido linoleico conjugado,
glucomanano, extracto de granos de café verde, té verde, goma guar, entre otros.
También existen suplementos para mejorar el sistema inmune, por ejemplo,
vitamina C y E, el zinc y los ácidos grasos omega-3. Además, hay suplementos
para mejorar la digestión (extractos concentrados como el de hinojo),
suplementos para las articulaciones (colágeno), entre otros, los cuales pueden
utilizarse en forma de píldoras, cápsulas o polvo que se consumen por vía oral.

LO QUE NO SE DEBE HACER

Sin embargo, Fabián Rodríguez advierte que varios suplementos contienen
ingredientes activos, lo que podría hacerlos inseguros en algunas situaciones y
afectar o complicar la salud. Por ejemplo, las siguientes acciones pueden conducir
a consecuencias perjudiciales: Combinación de suplementos, usar suplementos
con medicamentos (ya sea con receta o de venta libre), sustituir suplementos por
medicamentos recetados y tomar demasiado de algunos suplementos, tales como
la vitamina A, vitamina D o hierro.
“Siempre se debe dar prioridad a la alimentación. Una alimentación
variada y equilibrada debería cubrir los requerimientos de energía,
macronutrientes y micronutrientes de una persona. Por esta razón, es
importante primero analizar si esto ocurre o no. De no ser así, se puede
considerar el uso de algún suplemento, pero siempre bajo supervisión de
algún profesional. El problema es que estos suplementos son de venta
libre, razón por la que hay que ser más cautelosos”, concluye el nutricionista
UPLA, quien agrega que, actualmente, los suplementos dietéticos no están
obligados a someterse a ningún protocolo de prueba antes de ingresar al
mercado.