Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Trastorno de ansiedad electoral

 Mientras se puede apreciar un aumento de los casos de contagio por el COVID-19, el país se encuentra cercano a unas inciertas elecciones presidenciales. En estos tiempos de tensión ¿Cómo podemos manejar la ansiedad de mejor manera y lograr un buen dormir?

A finales de noviembre se vivirán en el país las elecciones para un nuevo período presidencial. Hay una clara incertidumbre del resultado final de éstas y todo lo que esto puede conllevar, dejando a miles de chilenos preocupados por el devenir. Es en estos momentos en que la ansiedad y el estrés crecen, impactando en varias aristas de nuestras vidas, inclusive nuestra forma de conciliar el sueño.

Según Clínica Somno, la ansiedad repercute de manera muy negativa en el sueño, siendo el insomnio el trastorno de sueño más relacionado con altos niveles de ésta. Las alteraciones de sueño pueden producir irritabilidad, cansancio, estar menos concentrado y un peor estado de ánimo en general.

“La ansiedad anticipatoria, esa intranquilidad y miedo por el futuro, es un constructo de la mente. Los pensamientos de incertidumbre pueden manifestarse especialmente al momento de acostarnos. Concentrarse en el "aquí y ahora" puede ayudarnos a sobrellevar esa carga psíquica tan negativa. Las técnicas de relajación y meditación, como el mindfulness han demostrado que pueden ser útiles en algunas formas de insomnio, además de convertirse en buenos hábitos para una vida más saludable”, explicó Mario Díaz, Neurólogo de Clínica Somno.

Es normal sentirse abrumado por el contexto político en que vivimos, pero es importante reconocer lo que se puede o no se puede controlar a medida que la elección se acerca. A continuación el especialista dejó otras recomendaciones a considerar.

· Reducir la cantidad de tiempo que se dedica a las noticias y a las discusiones electorales: si bien es imposible escapar del ciclo de noticias que dura 24/7, se puede limitar la cantidad de tiempo en que nos fijamos en los medios de comunicación.

· Cuidar el cómo se interactúa por las redes sociales: esto puede generar un desgaste emocional que puede ser completamente evitable. En especial antes de la hora de dormir.

· Priorizar las relaciones familiares y amigos positivos: es importante fijarse en cómo se pasa el tiempo con la gente y de qué manera estas relaciones sociales nos ayudan a reducir el estrés y, por consiguiente, lograr niveles de ansiedad menores para un sueño más ameno.

· Hablar de política en el trabajo: el trabajo ya es una fuente de ansiedad y de estrés. Según una encuesta de Gartner de 2020, un 78% de los empleados habla de política en horas laborales. Es importante ser conscientes del respeto y evitar que estas discusiones obstaculicen el trabajo en equipo y la productividad.