Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Centro asistencial ha sido premiado por la organización no gubernamental “Salud Sin Daño” y la Agencia de Sostenibilidad Energética del Ministerio de Energía por sus esfuerzos para establecer el uso sostenible de los recursos en diversos ámbitos.

El Hospital Carlos van Buren recibió importantes reconocimientos por los resultados obtenidos en la reducción de su impacto ambiental gracias a la implementación de medidas para reducir tanto su consumo de energía y agua, como la emisión de gases de efecto invernadero, entre otras acciones.

En ese sentido, el centro asistencial recibió el tercer puesto del Premio a la Trayectoria en la Reducción de la Huella Ambiental en Energía del programa “Menos huella, más salud” de la organización no gubernamental “Salud Sin Daño”, por sus resultados alcanzados en la reducción sostenida de su consumo energético y la huella de carbono desde que se unió a la instancia en el año 2014, principalmente debido al recambio de tecnología para la generación de agua caliente sanitaria (ACS) y vapor (equipos digitales de mayor eficiencia) que realizó la institución, trofeo que se suma al segundo puesto obtenido recientemente por reducir la huella ambiental con respecto al uso del agua en la última versión del concurso.

Dicho hito se suma a la certificación con Sello de Excelencia Energética, bajo la categoría Silver, que entregó la Agencia de Sostenibilidad Energética del Ministerio de Energía al centro asistencial.

Con respecto al reconocimiento realizado por la ONG Salud sin Daño, que salió apareció en el informe correspondiente al año 2020 pero que fue publicado durante el presente, la jefa de Gestión Ambiental del Hospital Carlos van Buren, Alejandra Briones, señaló que “en esta cuarta versión del informe, el hospital aparece por su reconocimiento a la trayectoria en la disminución del consumo energético y también de la huella de carbono, enfocado en energía. Eso quiere decir que nosotros durante cinco años hemos logrado ir disminuyendo el consumo de energía paulatinamente y mantenernos en esa tendencia y eso fue a propósito de un cambio importante que se hizo en las calderas donde, además dejamos de utilizar combustibles más contaminantes que era petróleo, ahora estamos usando gas natural y además se hizo recambio de luminarias convencionales a LED”, entre otras acciones.

A partir del cambio de los equipos el hospital ha logrado disminuir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero en un 60 % promedio por año.

Línea de tiempo de gestión ambiental

Para llegar a los resultados actuales, el Hospital Carlos van Buren se vinculó a la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables de la ONG Salud sin Daño el año 2014, línea base de las mediciones, además, comenzó la capacitación de gestores energéticos de la institución, impartida por la Agencia Chilena de Eficiencia Energética, que incluyó a la jefa de Gestión Ambiental, ingeniera Alejandra Briones y al ingeniero eléctrico, Erik Santibáñez y luego en 2015, sumó a la ingeniera Elizabeth Cid.

En ese contexto, el ingeniero eléctrico y encargado de Energía y Redes del Hospital Carlos van Buren, Erik Santibáñez explicó que “el año 2014 fuimos beneficiados con mi colega Alejandra Briones para participar en los programas de eficiencia energética a nivel nacional y fuimos designados como referente energético del hospital para los futuros proyectos que se venían y uno de esos proyectos fue específicamente el cambio de caldera, la antigua tecnología de caldera a petróleo, con un impacto importante en lo que son los recursos económicos del hospital, la eficiencia energética y de cierta manera, fuimos representante a nivel regional de esta nueva tecnología. Un hospital viejo que tenga este beneficio, la verdad es que en el tiempo lo hemos aprovechado muy bien”.

Sello Excelencia Energética

A lo anterior, el Hospital van Buren sumó a sus reconocimientos el Sello de Excelencia Energética, entregado durante el presente año por la Agencia de Sostenibilidad Energética del Ministerio de Energía en la categoría Silver, el cual se entrega a organizaciones que han logrado la implementación de un proyecto o iniciativa energética, que reportan sostenidamente sus consumos en la plataforma del Ministerio de Energía para Sector Público y/o cuentan con Sistema de Gestión de la Energía (SGE ISO 50.001) en funcionamiento, lo cual permite el seguimiento del desempeño del establecimiento en materia energética.