Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Académico de la Universidad de Playa Ancha (UPLA) realizó
recomendaciones durante primera charla educativa para una
Vida+Saludable organizada por el plantel, junto a Club Deportivo
Crucianos y Asociación de Fútbol Pedro Aguirre Cerda.

Si usted es de los que trasladó la oficina a su hogar, utiliza mobiliario
ergonómico no adecuado para largas jornadas de trabajo y el exceso de
movimientos repetitivos y posturas prolongadas le generan dolores
corporales y estrés, entonces debe incorporar ya pausas activas a su rutina.
Indicadas no sólo para adultos en edad laboral sino también para niños,
escolares y adultos mayores, las pausas activas son un alto en la rutina
diaria para desarrollar, en un espacio breve de tiempo, ejercicios básicos y
funcionales de movilidad articular, estiramiento, fortalecimiento y relajación.
Así lo sostuvo el académico de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y
del Deporte de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), doctor Tomás Reyes
Amigo, en la primera charla educativa para una Vida+Saludable, que
organiza la Dirección de Deportes y Recreación de la institución junto al Club
Deportivo Crucianos y la Asociación de Fútbol Pedro Aguirre Cerda.
“Las pausas activas están indicadas para todas las personas. Son
beneficiosas desde varios puntos de vista. Primero, desde lo
fisiológico, vinculado con el fortalecimiento o el estímulo de la
musculatura esquelética, que permite generar un sinnúmero de
movimientos a nivel de la célula muscular, que hace que se optimice
el trabajo de los diferentes tejidos. Por otro lado, está lo psicológico,
con las pausas activas las personas tienen un sentimiento de
bienestar, ayuda con el estado de ánimo e incluso podría tener algún
efecto en reducir el estrés”, explicó el académico Tomás Reyes.
Este tipo de interrupción en las tareas del día permite recuperar energía,
mejorar el desempeño y eficiencia laboral y escolar, ayuda a reducir la fatiga
ante la prolongada exposición frente al computador, disminuye dolores
osteomusculares y baja la tensión.
Reyes recalcó que, en las condiciones en que estamos ahora a causa del
COVID-19, las pausas activas en la casa son muy necesarias, ya que
pasamos mucho tiempo frente una pantalla con un comportamiento
sedentario, lo que es muy perjudicial para el tejido muscular y el aspecto
mental.
“Lo que se sugiere es mejorar las posturas a través de estiramientos,
movimientos articulares, en general para los adultos. Para los más
pequeños lo más importante son los ejercicios que estimulen de
manera moderada a vigorosa, movimientos que permitan al niño
gastar energía y, prontamente, los vuelvan a una tarea. Y no pasar
más de 25 a 35 minutos en una posición sedentaria, por eso que es
importante incluir pausas activas durante las clases online. Lo más
importante, creo, es poder energizar, activar el cuerpo e incrementar
los niveles de dopamina con lo cual la persona se siente mejor. El
sentimiento de bienestar es muy importante para todos los
quehaceres, tanto los laborales como los escolares”, aconsejó el
docente de la Universidad de Playa Ancha.

HASTA DICIEMBRE

De no efectuar estas pausas, agregó Reyes, el cuerpo se expone a efectos
nocivos asociados con la inactividad física, como patologías
musculoesqueléticas, dolores de espalda, enfermedades metabólicas como
obesidad, diabetes o, incluso, algunos tipos de cáncer, que se relacionan con
la inactividad física, así como enfermedades cardiovasculares y respiratorias.
Por la plataforma Meet, el ciclo de charlas de la UPLA se extenderá hasta
diciembre, una por mes, cuyas temáticas responderán a las campañas
UPLA+Saludable vinculadas con actividad física, salud respiratoria, deporte y
medio ambiente, Olimpiadas, folclor y raíces de Chile, deporte y recreación,
infancia activa e inclusión deportiva.