Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Especialista de la Universidad de Playa Ancha (UPLA) recomienda
el consumo de ácidos grasos omega3, ácido fólico y antioxidantes
(frutas rojas).

En la actualidad se estima que el número de personas que presenta la Enfermedad
de Alzheimer (EA) a escala mundial oscila entre 15 y 20 millones. Se trata de un
trastorno neurodegenerativo del cerebro y la forma más común de demencia, el
cual puede presentarse a partir de los 65 años.
Si consideramos que la prevalencia de esta enfermedad aumenta con la edad,
resulta clave poner atención a los factores protectores de la enfermedad, entre los
cuales está la nutrición y, específicamente, el consumo de antioxidantes y Omega3.

Así lo precisa Natalia Muñoz Palma, académica de la carrera de Nutrición y
Dietética de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Playa Ancha
(UPLA), quien sostiene que lo primero que se debe hacer es identificar en qué
etapa de la enfermedad se encuentra el paciente, pues ello determinará cuál será
la alimentación más adecuada a seguir.
“Durante las primeras etapas, el paciente puede consumir a través de la
vía oral, por lo tanto, lo que nosotros vamos a hacer es identificar cuáles
son sus hábitos alimentarios, establecer los alimentos que les guste
consumir y aquellos que rechaza, entregar alimentos que le evoquen
buenos recuerdos, y establecer horarios para que estos se conviertan en
una rutina y, sobre todo, preocuparnos para que la alimentación sea
equilibrada y variada con una presentación y sabor agradable.”, dice la
profesional, quien enfatiza que el paciente debe alimentarse en un ambiente
tranquilo y seguro.

¿QUÉ DEBEN CONSUMIR?

Como el principal problema nutricional del paciente con Alzheimer es la pérdida de
peso corporal y la desnutrición, la especialista advierte que siempre es necesario
acompañarlo, especialmente en sus horas de comida, para asegurarse de que
efectivamente se está alimentando. La pérdida de peso, además, tiende a
agudizarse con la progresión de la enfermedad, con lo cual se pone en riesgo su
salud.

En relación a lo que el paciente de Enfermedad de Alzheimer debe consumir, se
recomienda una dieta equilibrada y variada, entregando alimentos de todos los
grupos de la pirámide alimentaria, teniendo en consideración otras patologías que
se pueden presentar, como la diabetes mellitus o hipertensión arterial. Lo anterior
implica cantidades adecuadas de cereales integrales, legumbres, vegetales, frutas
y pescados, bajo en grasas y azúcar, especialmente si tiene enfermedades de
base como diabetes. Además, se debe tener presente que la adecuada nutrición es
uno de los factores protectores contra la EA, pues ayudan a prevenir o retrasar su
aparición. Aquí destacan los ácidos grasos omega3, los antioxidantes (frutas
rojas) y vitaminas como la B9 (ácido fólico) y la B12.

La profesional advierte, además, que a raíz de los cambios que se producen en el
transcurso de la enfermedad, las personas con EA pueden presentar dificultades
en su alimentación o distintos comportamientos, en cuyo caso, la paciencia de los
familiares o cuidadores es muy importante.
Agrega que en la fase inicial de la enfermedad, los pacientes pueden alimentarse
solos, pero muchas veces olvidan si comieron o no, por lo tanto, suelen saltarse
comidas. En la etapa moderada, se aprecia cierta dependencia y el enfermo
necesita ayuda para comer y beber. En algunos casos pierden la percepción de
los olores y sabores, y disminuye la salivación causando sequedad de boca, lo que
provoca un rechazo de la comida. Cuando la enfermedad está muy avanzada, la
persona depende completamente de otros para alimentarse y aparece la dificultad
para tragar, tanto alimentos sólidos como líquidos, con riesgo de atragantamiento
y neumonías por aspiración.

RECOMENDACIONES

-Establecer una rutina de comida (misma hora, mismo lugar), en un ambiente
tranquilo y bien iluminado.
-Partir los alimentos en trozos pequeños para para facilitar la masticación.
-La ingesta de líquidos es muy importante para evitar la deshidratación.

-Utilizar utensilios adecuados a sus capacidades.
-Presentar platos con distintos sabores y colores.