Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Las células grasas generan, de por sí, inflamación en diferentes órganos del
cuerpo, lo que empeora el escenario en caso de contagio por el nuevo coronavirus,
que genera inflamación en el sistema respiratorio. En esta nota, dos especialistas
de Clínica Bupa Santiago nos cuentan por qué es tan riesgoso que pacientes
obesos den positivo a la enfermedad.

Mucho hemos escuchado sobre la obesidad como una de las
patologías de más riesgo en el contagio por Covid–19. Pero, ¿Por qué existe tal peligro?
Principalmente porque la obesidad es una enfermedad que presenta un componente
inflamatorio crónico el cual es asintomático. Esto quiere decir, que deteriora en forma
lenta y progresiva, por ejemplo, vasos sanguíneos u órganos vitales como el pulmón,
riñón, corazón, sin generar muchas veces molestia alguna.
“Al verse afectados algunos de estos tejidos por el coronavirus, la inflamación es aún
mayor. De este modo, se ha visto que las personas obesas, vinculadas generalmente a
otras enfermedades, como diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial crónica o
patologías cardiovasculares previas, pueden presentar un curso más severo del virus”,
explicó el doctor Gino Fuentes, coordinador broncopulmonar de Clínica Bupa Santiago.
Los adipocitos o células grasas producen diversas señales químicas que generan
inflamación, los cuales de forma silenciosa pueden generar un daño en la salud. “En el
caso particular de la infección asociada al Covid–19, la respuesta inflamatoria exagerada
que se produce se ve empeorada si existe obesidad como enfermedad de base, sobre
todo en los pulmones, lo que conlleva a una mayor mortalidad”, detalló Natalia Aybar,
médico en nutrición y coordinadora del Centro de Obesidad y Cirugía Bariátrica de Clínica
Bupa Santiago.
Así, según los especialistas, las principales complicaciones que se pueden generar son
neumonía, insuficiencia respiratoria, miocarditis (inflamación del corazón) y falla renal,
entre otras. “Además, es importante entender que un paciente con obesidad tiene una
capacidad ventilatoria más reducida solo por el hecho de que su tórax es más “pesado”,
por lo que también hay una dificultad mecánica que les dificultará responder ante una
infección pulmonar por Covid–19”, agregó la doctora Aybar.

Obesos encubiertos
El experto Fuentes advirtió sobre el caso de los obesos “encubiertos”, que son aquellas
personas que no se ven particularmente obesas, pero que tienen un porcentaje de grasa
muy alto y son sedentarias, por lo que podrían también estar en riesgo frente al virus, en
caso de contagiarse. “Enfrentar una enfermedad como el coronavirus es como correr una
maratón. Para eso, debemos tener nuestro cuerpo en óptimas condiciones, quererlo y
cuidarlo”, aseguró.
Por esto, es muy importante recalcar la prevención y tomar todas las medidas necesarias
para evitar los contagios. “La recomendación es mantenerse en casa, alimentándonos en
forma saludable y tratando de movernos, no quedarse en una silla todo el día y eso es un
gran desafío. En los pacientes con patologías crónicas o que están en tratamiento por su
obesidad, es especialmente importante no dejar su terapia y acudir a sus controles
cuando sea necesario, según indicación de su equipo de salud”, explicó Natalia Aybar.