Menu

 

 

 

 

A+ A A-

Entregan consejos para proteger los dientes durante camping, trekkings o viajes al extranjero.

 

Con la llegada del verano es habitual que miles de chilenos decidan ir a la playa, al campo o el extranjero. Sin embargo, este período de relajación no debe ser sinónimo de olvidar la salud dental, sobre todo considerando que en vacaciones cambian ciertos hábitos que podrían repercutir en la higiene oral, como la alimentación, las condiciones del agua o la falta de acceso a productos de limpieza como la pasta de dientes o el cepillo.

Según explica Carolina Pattillo, odontóloga y directora Odontológica Nacional de RedSalud, la primera recomendación es visitar al dentista con una anticipación de al menos un mes antes de organizar un viaje largo.

“Siempre es importante tener una evaluación a tiempo, por si se detectan problemas que pueden repercutir en algunas molestias y que implican tratamientos como reparar una tapadura o bien reforzar técnicas de cepillado. La idea es que los viajeros no tengan problemas de salud oral durante su viaje”, explica la especialista.

Tras tener esto listo, el consejo que entrega la odontóloga es asegurarse de llevar todos los implementos de limpieza en la maleta, poniendo especial foco en un buen cepillo de dientes y también pasta dental suficiente para todas las vacaciones. “La idea es que, independientemente de donde estés, siempre tengas estos implementos a mano”, recalca.

Camping y actividades al aire libre

Uno de los panoramas que seducen a los chilenos a viajar dentro del país es la gran cantidad de camping o actividades al aire libre que pueden desarrollarse en las distintas regiones. Si ese es el panorama, la Dra. Pattillo también entrega algunas recomendaciones.

“Si las vacaciones consideran pasar la noche en un camping o realizar actividades largas como un trekking que durará todo el día, lo ideal es no dejar pasar más de 12 horas sin un cepillado. También se sugiere evitar las bebidas azucaradas, considerando que habrá una ausencia de cepillado por un largo tiempo. Lo mismo ocurre con las comidas que son muy chiclosas y que se adhieren a los dientes como galletas o golosinas pegajosas.

Si se consume este tipo de alimentos, es importante hacer un enjuagado bucal para evitar que los restos queden adheridos a los dientes. Por eso siempre es conveniente tener a mano una botella con agua, porque puede convertirse en un recurso para el enjuague bucal o para limpiar restos de comida, si es que no hay acceso a un cepillo de dientes”, puntualiza la odontóloga.

En casos extremos, si no existe ningún implemento para el aseo dental, la odontóloga asegura que lo mejor es “contar con un chicle que tenga mentol, siempre como último recurso y teniendo en mente que el objetivo es disminuir la cantidad de bacterias que hay en la boca. De hecho, la recomendación es que nunca se utilice el chicle por más de cinco minutos”.

Viajes al extranjero

Cuando los planes son viajar al extranjero, existe una alta probabilidad de cambiar la dieta, ya sea por la existencia de frutas o verduras que son más comunes en otros países o bien, por la amplia oferta de platos típicos.

En estos casos, la clave es no olvidar el cepillado después de cada comida, aunque esto no debe ser de forma inmediata. “Hay platos que puedan tener un alto nivel de alimentos ácidos o con un efecto desmineralizante. Si nos cepillamos de inmediato, podríamos mezclar esos ácidos con la pasta de dientes y esparcirla por la dentadura de forma involuntaria, generando una erosión mayor de los dientes, debilitamiento y aparición de hipersensibilidad. El consejo es iniciar el cepillado unos 20 minutos después de comer”.

El tipo de agua también puede cambiar en algunos países. “Si los pacientes van a estar expuestos a un par de semanas a agua sin flúor como en nuestro país, esto no debiera afectar significativamente la protección de los dientes. De todas maneras, no hay que olvidar usar una pasta adecuada, un cepillo en óptimas condiciones y el aseo bucal siempre luego de comer”.

Dato para viajeros: las vacunas que no debes olvidar en estas vacaciones.

 

Una de las principales a suministrar es la vacuna contra la fiebre amarilla, debido a la alta probabilidad de contagio que tiene esta enfermedad.

 Con el término de las clases y el comienzo del verano, la temporada estival no se hace esperar y son varios quienes eligen destinos en el extranjero para descansar y así recargar energías para un nuevo año. Y pese a la variedad de ofertas existentes, países como Brasil, Colombia, Uruguay o algún otro del Caribe, siguen siendo los preferidos para disfrutar en familia o con amigos.

Si bien, cada vez contamos con mayores facilidades para concretar estas travesías, las posibilidades de contraer alguna enfermedad de alto riesgo de infección son mayores, razón por lo cual hace un par de décadas ya se habla de la Medicina del Viajero. Frente a esto, el Ministerio de Salud (Minsal) hace una serie de recomendaciones para disfrutar y evitar problemas de salud que puedan afectar la experiencia de viaje, como por ejemplo consultar a un médico mínimo diez días antes de viajar para hacer un chequeo completo, preparar un botiquín personal que incluya todos los artículos que puedan ser de necesidad durante el viaje (remedios, recetas si corresponde, protector solar, antialérgicos y gasa estéril entre otros, lavarse las manos regularmente y consumir productos sellados y cocidos de preferencia.

Además incluye entre sus recomendaciones estar al día con las vacunas respectivas, las cuales deben ser suministradas mínimo 10 días antes de viajar. Así, para ir a lugares como Brasil entre los meses de diciembre y mayo, que es cuando hay un aumento estacional de fiebre amarilla, es indispensable contar con la vacuna contra esta enfermedad. Pero también es preciso tener presente la situación de enfermedades como el sarampión, la cual durante los últimos años ha rebrotado en lugares donde ya se encontraba controlada debido al aumento de la migración y a la falta de una correcta vacunación, entre otras causas, lo que incrementa las probabilidades de que quienes no estén con sus vacunas al día puedan resultar contagiados.

El doctor pediatra infectólogo Guillermo Soza recomienda estar alerta frente a este escenario y a los efectos que se han generado en el ecosistema producto del cambio climático. “Tenemos que estar vigilantes y controlando de forma permanente los lugares estratégicos donde habitan estos mosquitos. Hasta ahora, las evidencias de investigación con las que contamos nos arrojan que la propagación es por puntos de contacto y que no estaríamos frente a casos autóctonos”, aclara, asegurando que “estas medidas ya han sido debidamente consideradas por la autoridad sanitaria”.

Cabe recalcar que para acceder a las dosis necesarias es preciso contar con una receta médica, por lo que se recomienda consultar con un especialista un mes antes del viaje y así poder programar la inoculación necesaria. Para más detalles sobre los lugares donde adquirir estas dosis, puedes consultar en el sitio web del Minsal (https://www.minsal.cl/recomendaciones-de-vacunacion-a-viajeros/listado-de-vacunatorios-internacionales/).

Fuente: Ministerio de Salud (Minsal)

"Cómo médicos chilenos contribuyeron a crear el ultrasonido más poderoso de Latinoamérica.

 

Chile jugó un rol clave en la confección del equipo de ultrasonido con mayor potencia que existe actualmente en Latinoamérica. Se trata del ACUSON Sequoia de Siemens Healthineers, el cuál que gracias a su tecnología BioAcustic, facilita la realización de ecotomografías y exámenes de ultrasonido en personas que tienen gran masa corporal.

Este dispositivo es el más poderoso de su tipo, ya que es capaz de lograr una penetración efectiva de hasta 40 cm de profundidad, versus el promedio de 30 cm que existe hoy en las salas clínicas. En términos simples, gracias a esta característica se puede realizar exámenes en cualquier tipo de paciente, sin que su contextura corporal limite los resultados clínicos.

Pero llegar a una tecnología tan potente no fue fácil, y especialistas chilenos colaboraron con el diseño de la forma y funciones en el prototipo de la máquina, que se probó en Santiago. Así lo explica Paulina Fortunato, Modality Manager de Ultrasonido en Siemens Healthineers.

“El ACUSON Sequoia sin duda tiene ADN chileno. El prototipo fue probado por radiólogos de Chile, quienes trabajaron con él, y en varias etapas fueron recomendando modificaciones relacionadas tanto con el diseño, como con la función clínica. Por ejemplo, cuando los doctores pedían cambios en el panel de control o en algún modo de imagen, los ingenieros de la fábrica que Siemens Healthineers tiene en California, Estados Unidos, tomaban esa solicitud y el equipo se iba adaptando”, contó la experta.

Cabe señalar que en ACUSON Sequoia no solamente puede realizar exámenes abdominales profundos, sino que también es una excelente herramienta para realizar análisis glandulares, musculo-esqueléticos y vasculares.

A nivel de innovación, una de las características que destaca en este nuevo equipo es la posibilidad de entregar información más precisa y certera en las imágenes gracias a su función UltraArt, única entre dispositivos de ultrasonido.

“Además se ha integrado Inteligencia Artificial (IA) en varias funciones del ecógrafo, desde el manejo de datos de pacientes hasta funciones de optimización de imagen. Un ejemplo de ello es que el sistema analiza la información del paciente y predice el tipo de examen y transductor que se utilizará, facilitando el trabajo a los médicos. Sin duda ACUSON Sequoia está a la vanguardia en ultrasonido a nivel mundial, y es un orgullo para nosotros que médicos de Chile hayan aportado para su desarrollo”, agregó Fortunato.

Actualmente se encuentra instalado en algunas clínicas privadas de la Región Metropolitana y en la Región del Biobío.

Hospital Van Buren llega a los cerros de Valparaíso para atender a pacientes en sus propios hogares.

 

Unidad de Hospitalización Domiciliaria permite continuar tratamiento médico de personas que tienen dificultad para desplazarse y contribuye a compensar la falta de camas del establecimiento asistencial.

 Como una estrategia para hacer frente a la creciente demanda de atención en salud, sobre todo por las características demográficas de Valparaíso, sumado a la falta de camas en el recinto, el Hospital Carlos Van Buren implementó desde el año 2013 la Unidad de Atención Domiciliaria, instancia conformada por un equipo multidisciplinario de profesionales y técnicos que acuden a las mismas casas donde habitan los pacientes para que puedan continuar con sus tratamientos sin necesidad de desplazarse hasta el centro asistencial.

Tras participar de una atención a una paciente adulto mayor en el sector de Rodelillo, el Director (s) del Hospital Carlos Van Buren, Dr. Mauricio Cancino, destacó que la mencionada unidad “para el hospital es muy importante dado que sabemos que no cuenta con la infraestructura y los medios para poder dar abasto que demanda la población y frente a ese problema surge esta iniciativa que ya se ha consolidado en los años y la hemos potenciado durante el 2019 para poder dar la cobertura en especialidad que aquellos pacientes que están prontos a salir de alta y que antes quedaban prácticamente en el olvido en el domicilio, sin seguir los tratamientos, hoy si podemos afirmar que la atención en salud es integral y nos aseguramos una recuperación total de ellos”.

Junto con sostener que está demostrado en evidencia internacional que un paciente cuando está con su familia tiene una mejor recuperación en salud, el médico enfatizó que “el Hospital Van Buren es el hospital de Valparaíso y sabemos que todos los cerros conjugan en el plan que es donde está ubicado este centro y nosotros no vamos a esperar que los pacientes bajen y lleguen porque sabemos que hay muchos, como la señora que visitamos ahora, que no se pueden desplazar, por lo tanto, si queremos hacer una salud integral que de abasto y cumpla con todos los requerimientos del paciente, tenemos que salir nosotros y desplazarnos a los domicilios, asegurarnos que tengan esta atención ya que esto está conformado por un equipo multidisciplinario de profesionales como nutricionista, kinesiólogo, trabajador social, técnico en enfermería, enfermeras y médicos, lo que permite una recuperación del paciente a cabalidad”.

El trabajo de la Unidad de Hospitalización Domiciliaria del HCVB comienza a primera hora de la jornada con una reunión de pauta en la que los diversos integrantes del equipo revisan cada caso, uno por uno, para definir la distribución de las labores que se realizarán durante el día.

El jefe de dicha unidad, Dr. Abraham Parra, detalló que “tenemos un sistema que es bien estructurado pero flexible al mismo tiempo, por ejemplo, en las mañanas se hace una entrega de los pacientes donde se revisan todos los casos de la unidad que dispone de 36 cupos, es decir, son 36 camas que en vez de estar en el hospital están distribuidas en Valparaíso, por así decirlo, entonces, cada profesional de enfermería y médico comenta alguna novedad tales como acciones pendientes, exámenes que haya que controlar, cambios en el diagnóstico o definir conductas como si se van de alta, gestión de tratamiento, entre otros aspectos, una vez definido todo eso vemos qué pacientes hay que ir a visitar, nos dividimos según las necesidad de los pacientes y especificamos qué equipo sale y con qué médico”.

Perfil de Paciente

Los pacientes que atiende el mencionado servicio son personas desde los quince años, el doctor Parra detalló que “a grandes rasgos, se define como un paciente que tenga una patología aguda que requiera manejarse o tenga una descompensación aguda de una patología crónica, en el primer caso entran la mayoría de las veces patologías del tipo infecciosas como infección urinaria, neumonías, celulitis, entre otras, también pueden entrar pacientes que tienen rehabilitación por alguna fractura o kinesioterapia motora que requieran y en segundo caso, entran pacientes que tienen enfermedades respiratorios del tipo EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), pacientes a los que se les desajustó su anticoagulante, se subentiende que son pacientes que están con un grado de estabilidad que permite que estén seguros en el domicilio”.

En ese sentido, el facultativo recalcó que “ningún paciente es derivado fuera del hospital sin que haya una certeza, a menos que estemos seguros de que están las condiciones de enfrentar la vida fuera del hospital, si por algún motivo nos queda alguna duda, siempre somos rigurosos de solicitar con los colegas tratantes reevaluaciones, nuevos exámenes, etcétera, para poder garantizar que el paciente está seguro”.

Lilian Pacheco, del sector de Rodelillo, es una de las pacientes beneficiada con el servicio que entrega la UHD del HCVB, la vecina 78 años de edad, recibió por primera vez la visita del equipo multidisciplinario, tras ser atendida por médicos, enfermeras, paramédicos, kinesióloga y nutricionista, comentó que “llevo 32 años enferma, tengo insuficiencia renal grado cinco, los medicamentos disminuyen el dolor pero no se me quita por completo. Cuando llegué al hospital sentía dolor en el pecho y en la espalda. La doctora no quería que me dieran de alta y me viniera así no más a mi casa, ella quería que continuara mi tratamiento pero desde aquí. Me han tocado buenos doctores. Encuentro fabuloso que me vengan a ver y me cuiden desde mi casa, la atención es muy buena”.

Pabellones en Hospital de Quilpué: Aumentan pacientes operados, cirugías son más complejas y disminuye suspensión de intervenciones quirúrgicas.

 

Además del aumento de la producción, ha mejorado seguridad y técnicas anestésicas
que impactan en mejores postoperatorios de los y las pacientes.

Mayor recurso de médicos anestesistas, la preparación constante del personal clínico, el
aumento y complejidad de las cirugías, además del trabajo en equipo de las distintas unidades,
han dado sus frutos en el área quirúrgica del Hospital de Quilpué, perteneciente al Servicio de
Salud Viña del Mar Quillota. Varias de estas medidas permitieron durante el año 2019
aumentar el número de pacientes operados y disminuir los pacientes suspendidos de manera
significativa.
Uno de los primeros cambios fue avanzar hacia cirugías más complejas. Intervenciones a
pacientes con cáncer ginecológico y urológico, cirugías grandes vasculares, cirugías infantiles,
maxilofaciales y el desarrollo de las cirugías del área de la traumatología, han ido aumentando
significativamente en relación a intervenciones de menor complejidad, permitiendo
descongestionar la red de salud y entregar una mayor resolución a los pacientes.
Estas medidas generaron que la cantidad de pacientes operados durante el 2019 creciera en
casi un 40 por ciento en relación al año anterior (39,6%) y que la tasa de suspensión de
intervenciones quirúrgicas disminuyera hasta un 6,8 % durante el mismo período, cifra menor
al porcentaje máximo exigido a nivel ministerial.
El Director del Hospital de Quilpué, Alejandro Alarcón, dio a conocer la satisfacción del
establecimiento por los avances en el área quirúrgica. “Estamos muy contentos con los
resultados obtenidos que significan una atención más oportuna a los pacientes que aguardan
por una intervención quirúrgica. Han sido varios los factores que han influido pero
principalmente es la optimización de los recursos disponibles y un trabajo de coordinación
entre todas las unidades que intervienen”.

POLICLÍNICO DE PRE-ANESTESIA

La jefa de pabellón quirúrgico del Hospital de Quilpué, Dra. Ruth Kohnenkampf, explicó que
entre las medidas implementadas está el aumento de dotación de médicos anestesistas y la
implementación del policlínico de evaluación pre-anestésica: “Antes de la cirugía los pacientes
de moderado o alto riesgo de complicación que se van a operar, son evaluados por un
anestesiólogo. Además, se aumentaron las horas de cardiología destinadas a ver pacientes
quirúrgicos lo más pronto posible en caso de ser necesario. Hemos ido acortando los tiempos
que necesita el paciente para llegar a pabellón y así poder resolver la enfermedad que lo
aqueja lo antes posible”, especificó.
Esta estrategia se complementó con el funcionamiento del Comité Quirúrgico del hospital, que
analiza semana tras semana los avances y obstáculos que se puedan presentar con las distintas
especialidades, la exhaustiva programación de la tabla, la preparación de los pacientes previo a
la cirugía, además del uso eficiente de pabellones incluso en horario inhábil. “Esta extensión
horaria de pabellón no se hace a través de sociedades médicas sino con los horarios normales
de los profesionales. Estamos optimizando los recursos que tenemos para brindar una mejor
atención a los pacientes sin aumentar los gastos del hospital”, comentó la Dra. Kohnenkampf.

SEGURIDAD Y NUEVAS TÉCNICAS

La seguridad del paciente es lo más importante en la Unidad de Pabellón Quirúrgico. En ese
sentido la especialización de los profesionales y técnicos ha sido fundamental para el
crecimiento y complejidad de las cirugías. “La idea es darle la mayor seguridad al paciente. Que
el paciente que ingresa a este pabellón, sepa que es seguro, que no va tener dolor, que va salir
bien tras la cirugía. Nuestro objetivo es que el paciente y su familia puedan estar tranquilos en
todo el proceso que implica que alguien se opere”, comentó la jefa de Pabellón.
El Hospital también ha apoyado la educación continua de los médicos. “Queremos que el
paciente que se opera acá tenga la misma anestesia o mejor de la que tendrían en una clínica,
porque tenemos los recursos, los conocimientos y el apoyo del pabellón y de la Dirección del
Hospital”, expresó la profesional.
Una de estas técnicas que se están implementando gracias a esta capacitación continua es el
bloqueo regional anestésico, de tal manera que el paciente no tenga dolor al salir de la cirugía.
“Por ejemplo, una paciente que se opera de un cáncer de mama tiene una probabilidad muy
elevada de dolor neuropático, que es un dolor que lo pueden sentir meses y hasta años
después de la cirugía. Estas técnicas permiten que la paciente no tenga ese dolor en el tiempo.
Son técnicas relativamente nuevas y que tienen gran beneficio en las personas que son
sometidas a una cirugía”.
Entre las proyecciones de la Unidad de Pabellón, está la llegada de nuevos médicos
anestesistas que permita implementar una Unidad de Dolor Agudo para el adecuado
tratamiento del dolor postoperatorio, que tiene una importancia fundamental en los cuidados
con el paciente quirúrgico.