Urólogo advierte la importancia de los chequeos preventivos de cáncer tras testimonio de subsecretario de Bienes Nacionales.

“Se ha hecho una demonización por el tema de la próstata, una parodia, una idea
de echarlo a la talla. Por eso no estamos yendo al urólogo a los 40 años, pero
hacer eso me salvó”, revela el subsecretario de Bienes Nacionales, Sebastián

Vergara.

“Me salvó la vida la detección temprana del cáncer por ir al control con el urólogo a los 40 años”,
afirma el subsecretario de Bienes Nacionales, Sebastián Vergara, quien este lunes 1 de julio se
reincorporo a su trabajo luego de terminar su tratamiento contra el cáncer testicular que le
detectaron en noviembre del año pasado por una casualidad.
“Se ha hecho una demonización por el tema de la próstata, una parodia, una idea de echarlo a la
talla. Por eso no estamos yendo al urólogo a los 40 años, pero hacer eso me salvó”, afirma en
conversación con prensa UDALBA. A raíz de su experiencia, el subsecretario es enfático en hacer
un llamado a que los hombres adhieran a los exámenes preventivos.
Desde la Facultad de Medicina de la Universidad del Alba, el médico urólogo Walter Candia
refuerza la idea. “Al igual que a las mujeres, en el caso del cáncer testicular es muy importante
la autopalpación. Aunque el cáncer testicular se da más bien entre los 15 y 30 años, eso no quiere
decir que no exista la posibilidad después de los 40 años, aunque es más común otro tipo de
cánceres como el prostático”, afirma el urólogo.
Subraya que lo complejo es que “el cáncer testicular y de próstata son enfermedades o
patologías que se pesquisan por casualidad”. ¿Qué significa eso? “que por ejemplo yo estaba
jugando a la pelota, me pegaron en los testículos, estuve con molestias y tras una visita al urólogo
se pesquisa la enfermedad. Este tipo de cánceres no dan ningún síntoma. Para que haya algún
síntoma tiene que estar al menos dos años en el cuerpo y el de próstata al menos cinco. Por eso
el control es tan importante”, advierte Candia y subraya: “Es vital generar la cultura de que sobre
los 40 años se debe concurrir al menos una vez al año al urólogo, aunque no existan molestias”.
“Cuando fui al urólogo me dieron orden de exámenes rutinarios: antígeno prostático que es una
muestra de sangre y una ecografía testicular. En las imágenes de la ecografía salió cáncer.
Comencé esa misma semana las quimioterapias. En mi caso el tumor estaba en hígado y pulmón
lo que produjo que mi tratamiento fuera más invasivo y me hicieron cuatro ciclos de
quimioterapia de 5 días”, comenta el subsecretario y detalla que ya terminó los ciclos de
quimioterapia y recibió el alta médica debido a que el cáncer ya salió del pulmón y del hígado.
“Solo me quedan un par de quistes que siguen en observación, pero estoy feliz de volver a mi
trabajo, afirma el subsecretario de Bienes Nacionales.
Según el médico de UDALBA, aunque no existen cifras actualizadas del cáncer testicular en
nuestro país, se trata de un cáncer con buen pronóstico si es que se toma en fases iniciales. “Tiene
un tratamiento que cuando se hace en estadios iniciales o tempranos tiene una altísima tasa de
curabilidad. Eso es lo importante de los chequeos.
El especialista agrega que un buen pronóstico también depende de que se enseñe a los niños a
reconocer su anatomía normal porque a partir de eso podrán reconocer cuando aparece algo
distinto.