Diputada Camila Flores y dirigentes circenses solicitan al Mineduc financiamiento para la educación de los niños de circo.

La legisladora busca que el Ministerio de Educación reconozca y fortalezca el
programa educativo vital para los niños de circo, garantizando su derecho
constitucional a la educación.
La diputada RN, Camila Flores, acompañada por representantes del mundo circense,
hicieron un llamado urgente a las autoridades para obtener financiamiento destinado a la
educación a distancia de los niños de circo. Actualmente, reciben clases virtuales desde el
primer año de enseñanza básica, gracias a un programa piloto financiado en gran medida
por las familias circenses. Sin embargo, este esfuerzo carece del apoyo estatal necesario
para contratar profesionales expertos en cada asignatura.
“Estos menores, por las dificultades itinerantes de donde tienen que vivir junto a sus
papás, quienes trabajan y desarrollan el arte circense, tienen serias dificultades para poder
educarse. Desde la época de la pandemia están desarrollando, con financiamiento propio y
no estatal, clases de manera virtual para poder entregarles educación a estos niños que se
encuentran en distintas partes del país e incluso fuera del país”, explicó la parlamentaria.
La diputada destacó que actualmente solo 60 niños y adolescentes están siendo educados
mediante este programa, aunque la demanda real podría llegar a 600, afirmando que “les
han cerrado la puerta en la cara”.
“Se supone que es el gobierno de los niños. Al Presidente Boric le encanta sacarse fotos
con los niños, hablar de la importancia de la educación, hablar de la importancia del mundo
de la cultura y ¿dónde está el apoyo para algo que además está garantizado en nuestra
constitución política, que es el derecho a la educación para estos cerca de 600 niños y
jóvenes que hoy día no tienen la posibilidad de educarse por el trabajo que realizan sus
padres?», emplazó Flores.
A sus palabras se sumó Bárbara Rebolledo, representante del circo tradicional familiar
chileno, quien enfatizó en la urgencia de la situación: ”Hemos tocado muchas puertas y no
hemos tenido respuesta. Hemos llegado a los medios de comunicación para hacer esto
público, porque nuestros hijos no están recibiendo la educación que ellos merecen”,
sostuvo.
“Los niños de circo, artistas circenses, llevan una tradición del circo, pero también
queremos prepararlos para la vida. No porque lleven el arte circense no van a ser educados.
Así que yo le pido al Gobierno que nos ayude y no deje que nuestros hijos puedan estudiar»,
agregó.

En la misma línea, Katherine Arancibia, profesora e impulsora del proyecto educativo
Aluprancir , afirmó que “esta problemática ha sido desde siempre. Hemos golpeado puertas
de senadores, otros diputados. Hemos llegado al Ministerio de Educación, fuimos al
Instituto de Derechos Humanos, fuimos al Ministerio de Cultura, ya que el circo es
patrimonio cultural nacional y nadie nos ha dado una respuesta. Así que seguimos buscando
ayuda”.
“Esperamos que el Presidente, a quien también le mandamos una carta que no fue
respondida, nos puedan ayudar. Como decía la diputada, no es mucho lo que necesitamos.
Un colegio normal necesita mucho más recursos e instalaciones para poder funcionar. Y
nosotros, que lo hacemos de manera virtual para apegarnos a las necesidades de los niños
de circo, necesitamos mucho menos y podemos hacer grandes cosas también”, concluyó.