Preocupación por infartos de personas de 40 años ¿Cuáles son los dolores en el cuerpo que nos avisan de un posible ataque cardíaco?.

El director de Medicina de la Universidad del Alba, Jaime Lepe, precisa aquellas molestias que deben ser consultadas con urgencia.

Preocupación ha generado el aumento de muertes en personas de aproximadamente 40 años por
infartos al corazón. Según datos del Departamento de Estadísticas e Información de Salud del
MINSAL (DEIS) en 2024 se han presentado en la red nacional de clínicas privadas 11 casos de
infartos en personas entre 30 y 49 años. Diez de estas tenían entre 40 y 49 años.
El médico cirujano y director de Medicina de la Universidad del Alba, Jaime Lepe, precisa que,
más que el umbral de los 40 años en que se han ido presentando casos este último tiempo, lo
importante son los factores de riesgo vascular. “Eso es lo que hay que manejar: evitar el estilo de
vida sedentario, hacer ejercicio por lo menos unos 30 minutos al día, no consumir tabaco,
disminuir la ingesta de hidratos de carbono, de azúcares, bajar de peso y controlarse con
exámenes preventivos”, afirma el médico y especifica que también es vital estar alerta con
aquellos dolores en el cuerpo que nos avisan de un posible infarto.
El médico dice que si los cardiólogos han hecho algo bien es educar a las personas y vale la pena
insistir en que “el dolor producto del infarto es un dolor opresivo retroesternal ubicado en el
centro del pecho como si te estuvieran colocando una pata de elefante encima. Este dolor se
irradia al lado izquierdo del cuello y al lado superior izquierdo del brazo”.
El dolor también puede tener otras formas de presentación. “Hay infartos específicos que se
pueden manifestar con dolor en el epigastrio, la parte superior del abdomen, un dolor súbito,
pero por lo general el más común es el dolor anginoso, apretado como si me pusieran un par de
ladrillos encima, no se siente como clavadas, no es un dolor que quema. En la espalda también
existe un dolor que eventualmente puede confundirse con una molestia interescapular”, detalla
el médico y subraya que se debe tener especial cuidado con pacientes diabéticos.
“En este tipo de pacientes los síntomas no son tan categóricos, porque producto de la neuropatía
diabética, que genera un daño a los nervios, ellos no manifiestan los síntomas. Es decir, ese
paciente se puede infartar y puede no darse cuenta”, dice y afirma que por estos casos es tan
importante no olvidar los chequeos médicos preventivos.
Lepe afirma que estos dolores no deben ser ignorados si es que comienzan de forma súbita y no
se pasa con los minutos. “En esos casos la persona tiene que consultar en un servicio de urgencia
lo antes posible. No puedes esperar y decir: “Se me va a pasar. Eso sí, no necesariamente todos
los dolores que empiezan así van a terminar en un infarto, puede ser una angina inestable, pero
la idea que se debe tener en cuenta es que si el dolor no es habitual hay que consultarlo”, cierra.