Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

La presidenta de la Comisión de Turismo de la Municipalidad de Viña del Mar, Macarena Urenda, explicó que la baja cercana a un 30% de turistas argentinos en enero se debió a causas internas y que espera que varíen para el 2020, ya que afecta fuertemente el rubro hotelero y gastronómico, junto a otros servicios en la ciudad.

“Hace un año, los argentinos estaban viajando masivamente al Caribe y diversos destinos sudamericanos, entre ellos Viña del Mar, muy apetecido por su cercanía, clima y oferta de servicios. Sin embargo, la devaluación del peso argentino, que el año pasado fue cercana al 110%, provocó que los trasandinos vacacionaran en su país”, afirmó la concejala.

Lo anterior se explica porque el alto valor del del dólar para los argentinos, sumado a una hiperinflación, hicieron que los sueldos perdieran poder de compra. “Por ello, no sólo Viña del Mar o Chile fueron afectados por una considerable baja, pues he recibido reportes de otros destinos que sufrieron lo mismo. Por ejemplo, los uruguayos en Punta del Este sufrieron lo mismo con una baja cercana al 25%, en especial de bonaerenses, que están muy cerca. Por ello, su comercio intentó paliar esta merma con promociones que emparejaban la moneda trasandina con la oriental y la aceptación de dólares a mayor precio, pero no fue muy alto el repunte”, dijo Urenda.

A juicio de la edil, “lo positivo es que en febrero salieron de vacaciones los chilenos y estos siguen prefiriendo Viña del Mar, lo que mejoró un tanto los números junto con la llegada de turistas de otras nacionalidades. Además, que ahora viene el Festival Internacional de la Canción, debiera mejorar aún más las cifras”.

La presidenta de la Comisión de Turismo de la Municipalidad de Viña del Mar fue enfática en señalar que “espero que la situación interna de Argentina varíe positivamente este año, ya que por muchos esfuerzos de los destinos para mejorar sus ofertas, si dicha nación mantiene su situación compleja repercutirá nuevamente en el verano 2020”.