Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

 

Hace unas semanas, el alcalde de Limache, Daniel Morales, y el diputado Andrés Longton solicitaron la cancelación del proyecto termoeléctrica Los Rulos, indicando que un informe de la Comisión Nacional de Energía (CNE) reveló la inviabilidad técnica y económica del proyecto al no aprobarse la construcción de una subestación de transmisión para conectarse al Sistema Interconectado Central.

Actualmente, este proyecto suma varios cuestionamientos. Al oficio emanado desde la CNE, luego de ser solicitado por el diputado Longton, se suman los reclamos presentados ante el Tribunal Ambiental.

En ese contexto, la presidenta de la Comisión de Turismo de la Municipalidad de Viña del Mar, concejala Macarena Urenda, se sumó a estas críticas al proyecto que busca construir esta central en el sector de Los Laureles en Limache, cercana a centros urbanos y a pocos kilómetros de Olmué, enfatizando que el mismo dañará seriamente el turismo regional y que incluso la incertidumbre sobre el mismo ya está frenando la inversión en la zona.

Por ello, son varias las voces que se han alzado permanentemente contra el proyecto, desde el ámbito político y desde el sector turístico local y regional.

Para Urenda “se trata de una situación grave, ya que este proyecto se inserta en una zona que explota fuertemente el turismo, en especial, el sustentable. Son miles de personas al año las que visitan dicha zona para disfrutar su clima, flora y fauna únicos, en especial, en en Parque Nacional La Campana”. Además, la concejala agregó que “no se trata de una situación que afecte sólo a esa zona, ya que el turista que llega a la región busca un todo, que involucre también turismo en la costa, pero si uno de sus atractivos está afectado por esta aberración, la oferta regional se puede resentir. Lo anterior, sin hablar de la arista sanitaria, en la cual no soy experta, pero también me preocupa”.

Pero la edil fue aún más allá, indicando que “las autoridades deben solucionar pronto este conflicto que lleva años, escuchando a la gente y sus representantes locales. No puede ser que le den luz verde a un proyecto con tantas externalidades negativas y que, además, ya está dañando a un sector sensible de la economía regional. Hoy, ya hay empresarios locales que evalúan cerrar sus negocios si esta termoeléctrica se construye”.

Cabe señalar que el problema principal radica en que este proyecto, que ya posee la aprobación unánime de la Comisión de Evaluación Ambiental, utilizará grandes cantidades de agua en una zona afectada por una larga sequía y podría generar aproximadamente 110 toneladas de material contaminante al año.