Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Se acerca la época estival y con ello las ansiadas vacaciones para buena parte de los chilenos. Sin duda, uno de los lugares predilectos para el descanso es Viña del Mar, tanto para turistas nacionales como para argentinos que llegarán en buena cantidad a la zona este verano.

Macarena Urenda, presidenta de la Comisión de Turismo del municipio, que además ha vivido siempre en la Ciudad Jardín explicó que “muchas veces, turistas, amigos o distintas personas al conocer mi cargo me preguntan ¿Qué hay que hacer al visitar Viña del Mar? Por lo cual, creo que una buena forma de promocionar turísticamente nuestra ciudad es enseñar a conocerla y visitarla”.

Según la edil, uno de los imperdibles es el Reloj de Flores, ya que “siempre ha sido una postal de Viña del Mar, ideal para sacarse la clásica foto. Fue construido en la década de 1960 y la ciudad ha sido apodada Ciudad Jardín debido este emblemático reloj”.

La concejala agregó que “desde ahí se puede caminar a Caleta Abarca para disfrutar del mar y una postal bellísima. Además, el Reloj de Flores está al pie del tradicional Cerro Castillo, que se puede recorrer a pie, contemplando bellas construcciones antiguas, entre las que destaca la residencia de veraneo de los presidentes de la República”.

A juicio de la Presidenta de la Comisión de Turismo de la Municipalidad de Viña del Mar, a pocos metros del Reloj de Flores “está una de las calles más bonitas de la ciudad que es la Avenida Marina, instancia en la que el paseo se puede realizar a poca distancia del océano y encontrando edificios patrimoniales, como por ejemplo el Castillo Wulff”.

La recientemente remodelada Avenida Perú es otro de los panoramas que los turistas pueden disfrutar. Urenda recalcó que “este lugar tiene buenas heladerías, lugares para comer y de paso pueden recorrer los jardines e ingresar al famoso Casino Municipal de Viña del Mar”.

Gastronomía y naturaleza

Otra recomendación turística que entrega la edil es “recorrer el centro de la ciudad por Avenida San Martín. Este es el sector gastronómico por excelencia de Viña del Mar y ahí encontrará los mejores restaurantes, cafeterías y bares. Siguiendo el recorrido se llega al Muelle Vergara, un muelle que está dentro del océano pacífico mismo y las personas quedan sobre el mar en este paseo peatonal”.

Si quiere tener contacto con la naturaleza en su estadía en Viña del Mar, Macarena Urenda propone ir “a la Quinta Vergara, emplazada en pleno centro de la Ciudad Jardín y lugar donde está la casa de quien fue fundador de Viña del Mar. Hoy está convertida en un museo y en proceso de remodelación después del terremoto de 2010, donde además ahí mismo encontrará el reputado escenario del Festival de Viña del Mar y en el que han pasado durante décadas artistas de talla mundial para ofrecer sus shows”.

El Jardín Botánico es también un santuario de la naturaleza que Urenda aconseja visitar. “Es una verdadera belleza que está emplazado más hacia la zona interior, pero que se puede acercar vía metro o locomoción colectiva. Tienen especies únicas de flora que usted podrá disfrutar y opciones de esparcimiento, para hacer asados y vida al aire libre”, aseguró.

En esta misma línea de turismo de naturaleza, la concejala sugirió visitar “el sector de Sausalito, donde está ubica el estadio de la ciudad. Hay una laguna hermosa en el sector en la que se pueden dar paseos en bote, también se puede practicar skate, andar en bicicleta y caminar en un contexto de paisaje natural”.

Museos

Respecto a museos, Macarena Urenda afirmó que hay tres en Viña del Mar que tienen la categoría de imperdibles. “Recomiendo visitar el Fonck, que es un museo arqueológico y de historia que está ubicado en calle 4 Norte, muy cerquita de la Avenida Libertad y usted lo reconocerá fácilmente porque en la puerta se luce un moai traído desde Isla de Pascua. Otro muy recomendable es el Museo Artequín de la ciudad, el cual tiene apenas 10 años de existencia y fue pensado para los niños desde un punto de vista didáctico. Posee juegos, actividades y vida al aire libre”, aseveró.

“Finalmente, en el ámbito de museos aconsejo visitar el Palacio Rioja, una casa maravillosa construida a fines del 1800 y que fue remodelada dos veces con el objetivo de mantener esta arquitectura patrimonial y sus bellos jardines, que recrea como era la vida de familias nobles de aquella época”, dijo la Presidenta de la Comisión de Turismo del municipio viñamarino.