Menu

 

 

 

 

A+ A A-

Con una misa en la calle, los trabajadores, voluntarios y acogidos del Hogar de Cristo despidieron al padre Agustín Moreira sj, quien tras doce años al mando de la institución, dejó su cargo como capellán general en manos del sacerdote jesuita Pablo Walker Cruchaga. En la ceremonia, el ahora ex capellán del Hogar de Cristo dijo con emoción que “es un desgarro profundo dejar esta gran familia” y agregó que trabajar cerca de la pobreza “me ha transformado tanto en lo profesional como en lo personal. Seré un embajador de esta obra maravillosa donde quiera que esté”. Por su parte, Pablo Walker valoró el trabajo de su antecesor, quien lo acompañó durante los últimos seis meses en un proceso de inducción y capacitación que consideró visitas a los equipos de trabajo y usuarios de los distintos programas sociales que posee la Fundación a lo largo del país. Pablo Walker tiene 45 años, fue ordenado sacerdote en 1998. Antes de ingresar a la Compañía de Jesús estudió Teología en la Universidad Católica y Licenciatura en Filosofía en la Facultad de los Jesuitas de París. Recién ordenado se hizo cargo de la Pastoral Vocacional, acompañando a los jóvenes en discernimiento de su vocación religiosa durante seis años. Luego asumió como rector de la casa de formación para los jesuitas, misión en la que permaneció ocho años. Como sacerdote se ha centrado en el acompañamiento de jóvenes, en dar Ejercicios Espirituales y en apoyar algunos proyectos sociales (Corporación Nuestra Casa, para personas en situación de calle) y pastorales (Misiones, familiares "Integrando en Cristo"; Parroquia San Cayetano de la Legua; pastoral del Centro Penitenciario Femenino de San Joaquín). Celebra la Eucaristía los sábados en la Comunidad Pablo VI en Pudahuel y los domingos en la Capilla Santa Teresita de Lisieux de Las Condes.