Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

El Presidente del Consejo Regional Percy Marín confirmó la aprobación para dar inicio al proceso de distribución de 1000 catres clínicos a pacientes postrados que reciban atención en los servicios públicos de salud.

El Presidente del CORE explicó que “se ha iniciado la entrega de 1000 catres clínicos electrónicos, en todas las provincias de la Región. Hemos asignado 215 para la Provincia de Valparaíso, 170 para Marga Marga, 147 para la Provincia de Quillota, 145 para San Antonio, 200 para las Provincias de San Felipe y Los Andes, 115 para Petorca e incluso 8 para la Provincia de Isla de Pascua”.

Percy Marín quiso destacar el alcance de la entrega, señalando que “hemos distribuido equitativamente, conforme a las necesidades de cada provincia, el número de catres clínicos, llegando así a todos los rincones de nuestra región, incluso en la zona insular”.

Para el Presidente del Core, este hecho “representa un alivio muy importante a las familias que tienen un integrante en situación de postración, porque su cuidado requiere de grandes sacrificios personales y físicos cuando no se cuenta con ayudas clínicas como las que estamos entregando con estos catres, que son de gran categoría, electrónicos y permiten facilitar la movilización de los pacientes, mejorando su calidad de vida y constituyendo un aporte a las familias”.

El Presidente del Consejo Regional Percy Marín, agregó que “esto no sólo viene a mejorar el cuidado que se le da a los pacientes que sufren enfermedades que los obligan a permanecer en cama, sino que además, va a permitir la prevención de las úlceras de decúbito, que popularmente son conocidas como escaras, porque hemos incluido también un colchón neumático especial, que va generando presiones distintas en el cuerpo y que evita la aparición de estas heridas que son de muy difícil manejo una vez que aparecen”.

La entrega de estos catres clínicos, viene a apaciguar una problemática que afecta a cientos de habitantes postrados en la Región de Valparaíso que no cuentan con los recursos económicos para obtener una cama clínica, que en ocasiones supera los $500.000 pesos en el mercado.