Logo

 

Susana Jiménez participó en un conversatorio organizado por Transelec acerca de los desafíos de la energía del futuro, donde resaltó que las políticas públicas deben ser capaces de adaptar y acelerar los cambios que se vienen.

Ante más de 300 personas que asistieron al Tercer Ciclo de “Conversaciones que Conectan 2018”, la ministra de Energía, Susana Jiménez, hizo una detallada revisión de la evolución energética que ha experimentado Chile desde la década de los 80’, a la vez que proyectó los desafíos que vienen y los compromisos que impulsa su cartera.

“En nuestro país, el sector energético está atravesando un proceso de cambio vertiginoso. En los últimos 10 años pasamos de la crisis del gas al despliegue de las energías renovables, la aparición de la generación distribuida y la electromovilidad”, señaló la ministra de Energía, Susana Jiménez.

La secretaria de Estado destacó la instancia de diálogo, ya que “permite ver cuáles son los cambios, las tendencias y cómo desde el sector público alineamos nuestra normativa para poder, no solo acelerar la introducción de esos cambios, sino que tener la flexibilidad suficiente para que aquellas tendencias que hoy no son visibles también puedan ser recogidas en beneficio de la calidad de vida de las personas”.

Con tales desafíos a la vista, la ministra Jiménez reiteró el compromiso establecido en la Ruta Energética 2018-2022 de “crear una Unidad de Vigilancia Tecnológica, cuyos análisis permitan prepararnos para los cambios tecnológicos que se avecinan”.

Durante el seminario -en el cual también participaron Gianni Kovacevic, reconocido experto en temáticas de energía, recursos naturales y mercados emergentes, Andrés Kuhlmann, gerente general de Transelec, y Rodrigo Palma, investigador del Centro de Energía de la Universidad de Chile-, se abordaron interrogantes relacionadas con cómo impactará en nuestras vidas la energía del futuro, y de qué forma se adapta la actual regulación a los desafíos de la energía.

En este contexto, Kovacevic comentó que hoy nos movemos desde los combustibles fósiles hacia la electrificación. “Una vez que uno se aleja de los recursos tradicionales, lo que se tiene que hacer es comenzar un nuevo proceso de electrificación. Ese cambio va a ser liderado por las energías renovables. En Chile tienen mucho sol en el norte, tienen litio y cobre que hacen posible la electricidad, y tienen potencial de viento en el sur. La electricidad es el futuro”, afirmó.

En respuesta a lo anterior, la ministra Jiménez afirmó que “tanto el énfasis en la electrificación como en la importancia del cobre son una buena noticia para nuestro país. Tenemos este maravilloso potencial de energía renovable, y somos grandes productores de cobre. Por lo tanto, estas tendencias y estos procesos que estamos viendo en el mundo -por ejemplo, la electromovilidad o la producción de hidrógeno verde-, significan una potencialidad aun mayor para la capacidad y recursos que tenemos en Chile”.

Por su parte, Rodrigo Palma, comentó que “Chile tiene una gran oportunidad en cuanto al desarrollo de las energías renovables, especialmente la solar, por lo que hay que aprovechar esta ventana, ya que nuestro país se puede convertir en un actor solar relevante en el mundo y crear así una nueva industria local”. Y agregó, que “para ello contamos con gente capacitada en el ámbito industrial, tenemos instituciones robustas en el mundo público; es decir, tenemos todo para hacer la revolución solar chilena".

Marga Marga Online © Todos los derechos reservados.