Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

La desmunicipalización ya está en marcha, por lo cual, jardines infantiles, colegios y liceos municipales irán pasando a la administración de los Servicios Locales de Educación, medida que ya ha comenzado paulatinamente en Santiago y Coquimbo, sumándose en junio establecimientos de Huasco y La Araucanía.

Así, este proceso se realizará gradualmente y al año 2030 todos los establecimientos deben estar en manos del Estado. Sin embargo, frente a la implementación de la ley de Nueva Educación Pública, el Gobierno deslizó la opción de que los municipios, con altos índices de calidad, puedan aplazar su ingreso al sistema más allá de ese año.

La presidenta de la Comisión de Educación del municipio de Viña del Mar, Macarena Urenda, señaló que entregar la educación escolar pública en manos del Estado “aumentará la centralización administrativa y la burocracia, perdiéndose además puestos de trabajo”. Por tanto, afirmó que “espero que se postergue el máximo posible el proceso de desmunicipalización en los colegios de Viña del Mar”.

La concejala dijo que “se debe considerar la experiencia que tienen los municipios en la administración escolar, asunto no menor y eso debe ser valorado. Vamos a perder puestos de trabajo y estoy segura que en el caso del municipio de Viña del Mar, que hemos gastado grandes cantidades de recursos en docencia e infraestructura, probablemente los profesores no van a estar tan bien tratados, tan bien pagados y tan cercanos a la autoridad local como ha sido durante estos últimos 35 años con nosotros”.

Urenda explicó que “es un mito que los municipios no hayan sido capaces de administrar el sistema. La municipalización escolar es un buen proyecto, lo que ocurre es que este proyecto realizado en el año 1981 tuvo una falla inicial que fue la asignación de recursos. El objetivo que tiene es descentralizar la educación sobre todo en su parte administrativa, haciéndola local y por tanto mucho más eficiente. El problema fue que siempre presentó el error de asignar los recursos por asistencia y no por matrícula de los alumnos”.

La edil subrayó que “esa definición para la entrega de recursos comenzó a complicar enormemente a los municipios. Lo que siempre se le critica a las municipalidades en esta materia es básicamente un tema económico, y si restamos ese tema la educación local tiene muchísimas más posibilidades de cumplir en la tarea de dar una buena educación”.

“Yo nunca he estado por la centralización del sistema de educación pública porque provoca que el sistema se transforme en algo tremendamente burocrático e ineficiente. Lo que ocurre, insisto, es la forma en que se asignó el dinero y la fórmula de solución no es estatizar el sistema de educación, sino que en mejorar lo que tenemos realizando un financiamiento adecuado y mayor al actual. De ahí mi gran preocupación por lo que está ocurriendo”, concluyó Macarena Urenda.