Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

El especialista en sociología de la religión y académico de la Universidad de Santiago, Dr. Cristián Parker, afirma que uno de los objetivos del Sumo Pontífice en su visita a Chile, que se extenderá desde el lunes hasta el jueves, es revalorizar la labor de la iglesia en una perspectiva de apertura hacia la sociedad, como lo ha hecho en países como México o Bolivia. “Uno de los temas que el papa enfatizará es que la gente tiene que comprometerse más con una opción de vida, que significa preocuparse por los desfavorecidos”, señala en alusión a inmigrantes y pueblos originarios.

Este lunes 15 de enero arribará a Chile el Papa Francisco. En nuestro país, el Sumo Pontífice tiene visitas agendadas en las ciudades de Santiago, Temuco e Iquique.

Para el sociólogo, experto en sociología de la religión y académico del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) de la Universidad de Santiago, Dr. Cristián Parker, el objetivo de la visita papal a un país de mayoría católica como el nuestro es revalorizar la labor de la iglesia en la sociedad.

“Es posible pensar que el Papa Francisco motivará a que el conjunto de los católicos tomen mayor compromiso con ciertos temas y salgan a la calle”, sostiene. Esto, de acuerdo al académico, también lo ha hecho en países como Bolivia o México.

“Son los típicos temas que el Papa enfatiza, que el católico tiene que estar al servicio de la sociedad, estar en la calle y hacer bulla”, explica. “Otro tema que enfatizará es que la gente tiene que comprometerse más con una opción de vida, que significa preocuparse de los desfavorecidos, los descartados”, agrega en alusión a sectores marginados de la sociedad, como los inmigrantes, los pueblos originarios y los pobres, precisa.

De hecho, destaca que, en su visita a Temuco, tendrá un almuerzo privado con un grupo representativo de actores sociales en La Araucanía.

“El Papa Francisco, a nivel de la doctrina social de la iglesia”, continúa el Dr. Parker, “tiene una teología muy abierta y continuadora de lo que es la iglesia del Vaticano II y Latinoamericana. Por eso, tiene un conjunto de temas que estoy seguro que va a plantear, como la mirada solidaria respecto de los marginados y de la justicia; una actitud de misericordia con aquellos que tienen una situación humana degradada”.

Respecto a la agenda valórica, el académico estima que la máxima autoridad vaticana se acotará a revalorizar la importancia de la familia. Esto, ya que el contexto actual para la iglesia católica chilena es muy diferente al de la venida de Juan Pablo II, en 1987.

“Es una institución que está en una situación bastante distinta, que tiene problemas y que está en un discurso valórico de reafirmación, apuntando hacia el reforzamiento de la familia, el rechazo al aborto y al matrimonio homosexual, pero atravesada por sus conflictos internos: sacerdotes que han tenido abusos sexuales”, señala.

Con todo, y aunque reconoce que el número de católicos ha experimentado un descenso en nuestro país, en desmedro de evangélicos y no creyentes, sostiene que aún subsiste en nuestro país un respeto hacia la autoridad del Papa.

“Habrá una recepción bastante positiva del conjunto de la ciudadanía, lo que no quita que se produzcan situaciones puntuales, como protestas por las posturas de la iglesia en temas valóricos, planteándose críticamente respecto a ella”, asegura. “No habrá una situación de polarización, sino de aceptación amplia a la visita del Papa no exenta de algún tema conflictivo”, concluye.