Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

La concejala por Viña del Mar, Macarena Urenda, hizo un llamado a aunar esfuerzos y hacer las correcciones necesarias para detener el avance sostenido de la delincuencia en la zona y, especialmente, en Viña del Mar.

La edil advirtió que si ello no ocurre las consecuencias no sólo serán en materia de seguridad y tranquilidad, sino que también económicas y de desarrollo local.

“La delincuencia es un problema de larga data que siempre ha estado en la agenda y, por lo tanto, quienes tenemos un rol de representatividad social hemos estado alerta para exponerlo y exigir mejoras, junto con proponerlas. Sin embargo, estos últimos años y, en especial, los últimos meses la situación de la delincuencia en Viña llegó a nivel de crisis”, aseguró Urenda.

A lo anterior, agregó que “inicialmente, sufrimos como nuestras poblaciones fueron literalmente tomadas por la droga y la delincuencia, con delitos cada vez de mayor gravedad y toda una serie de actos delictivos en toda la ciudad. El plan y barrios históricos de la ciudad, como Recreo y otros, donde habita mucho adulto mayor y que hasta hace poco eran muy tranquilos, también han sido afectados”.

La edil apuntó a que “resulta preocupante, ya que se sabe que sin denuncia no hay judicialmente delito que se pueda perseguir, pero la gente se aburrió de hacerlas para que no ocurra nada o, peor aún, los delincuentes salgan libres en horas”.

AFECTARÍA AL TURISMO

Macarena Urenda, quien además es presidenta de la Comisión de Turismo del municipio, señaló además que “esta situación puede afectar seriamente al turismo, ya que los delitos, al ser de alta connotación, están siendo ampliamente difundidos por los medios de comunicación nacionales hacia el resto del país, por lo cual, los turistas pueden pensar seriamente en no visitar esta zona por temor a ser víctimas de un delito”.

Por todo lo anterior, la concejala enfatizó en la necesidad de que “todos quienes hemos sido elegidos por la gente debemos exigir los cambios para que esta situación mejore. Ya no pasa sólo por brindar a las policías todas las herramientas necesarias para cumplir con su labor, sino que además se deben hacer los cambios necesarios a la legislación vigente para que los delincuentes entiendan que no pueden seguir actuando impunemente y que las calles no son de su propiedad”.