Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Los alumnos de todos los cursos de la Escuela Juan José Tortel recibieron herramienta tecnológica de manos del alcalde, Mauricio Carrasco, financiada con fondo FAEP 2018.

Como una deuda saldada definió el alcalde, Mauricio Carrasco Pardo, la entrega de 74 notebooks a los alumnos de la Escuela Juan José Tortel de Valle Alegre, localidad rural de la comuna de Quintero, herramientas tecnológicas que complementarán el proyecto educativo de dicho establecimiento educacional. Los computadores personales serán asignado a cada uno de sus estudiantes, desde kinder a sexto básico.

El alcalde de Quintero, Mauricio Carrasco Pardo, señaló que era un compromiso que finalmente fue concretado, “era un compromiso que teníamos hace varios meses atrás, esta necesidad, que tenían los alumnos de distintos colegios, de poder contar con un computador personal pero para cada alumno. Ahora lo entregamos en Valle Alegre, tenemos sala de computación, ya habíamos instalado la red de WiFi, Internet. Nos sentimos muy contentos y orgullosos, junto a la directora de Educación, el Concejo Municipal y todos los trabajadores de Educación Municipal, por haber podido entregar notebooks para cada alumno, inclusive los de kinder para que puedan interactuar con la tecnología”.

La directora del Departamento de Administración de Educación Municipal de Quintero, Edith Varas, señaló que “este es un proyecto de innovación, cómo los alumnos aprenden de otra forma, con una nueva estrategia y herramienta que les permite estar conectado con Chile y el mundo, con la comunicación e información al instante, así que tremendamente feliz, estamos entregando 74 notebooks, que corresponde a la matrícula que hoy día tiene el establecimiento”.

Por último, la directora de la Escuela Juan José Tortel de Valle Alegre, Paz Oyanedel, expresó su agrado con la iniciativa y comentó que “era algo muy esperado por nuestros niños y por toda la comunidad, ya que nuestra escuela, nuestro proyecto educativo, dentro de sus sellos, tiene el desarrollo integral de los niños y en eso hemos ido trabajando todos los años, en implementar espacios para estimular la psicomotricidad, ocupamos las artes, el medio ambiente pero teníamos una deuda y esa era poder tener herramientas tecnológicas, acercar nuestros niños a estas competencias que deben tener para el Chile de hoy, sobre todo aquí, que estamos en zona rural donde a veces no contamos con buena señal y herramientas”.