Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Iniciativa inclusiva se enfoca en el aprendizaje mutuo e integración del alumnado
con la comunidad con capacidades distintas. Cuenta con apoyo de ex seleccionado
chileno de fútbol que participó en el Mundial de Francia 98.

El goalball, deporte paralímpico creado para personas con discapacidad visual, será
practicado en una iniciativa inclusiva por deportistas del club Gladiadores de Villa
Alemana y estudiantes de la Universidad de Playa Ancha (UPLA).
La casa de estudios acogerá los entrenamientos del club, apoyará su preparación física
con alumnos de Tecnología en Deportes y Recreación, y los miércoles de 16:00 a 17:30
horas -durante todo el año- los deportistas compartirán sus conocimientos con los
alumnos que quieran practicar esta disciplina.
Se trata de un proyecto conjunto de la Dirección de Deportes y Recreación, la Unidad
de Inclusión Universitaria y la carrera de Tecnología en Deportes y Recreación de la
UPLA, que apunta a vincular a los estudiantes con personas con capacidades
diferentes, enseñar este deporte a quienes deseen vivir esta experiencia y preparar a
los jóvenes en una disciplina que pueden aplicar en futuros contextos laborales.
“Este grupo que está conformado ocupa nuestra casa de estudios para seguir
entrenando y perfeccionándose, y a la vez integrarán a nuestros estudiantes para
enseñarles este deporte. Luego, nuestro objetivo es hacer una selección UPLA de
goalball para competir con otras universidades u otras instituciones que tienen
también este deporte”, afirmó el director de Deporte y Recreación de la UPLA, Jorge
Guzmán.
El profesor de educación diferencial formado en esta casa de estudios superiores,
Cristian Carvajal, se especializó en goalball en el Comité Paralímpico de Chile y en
Argentina. Desde el 2016 entrena al club Gladiadores, alcanzando el segundo lugar
nacional de la disciplina el año pasado.
Por tratarse de un deporte nuevo, dijo el entrenador, requiere de personas que lo
aprendan y de otras que preparen física y técnicamente a los deportistas. “Es un
deporte emergente que viene bastante fuerte a nivel nacional e internacional y se

requiere gente especializada, pero también se requiere gente que esté

comprometida con este deporte. Este 2019 se tiene la visión de trabajar con el
objetivo de incorporar a los estudiantes, no solo para que jueguen y se relacionen
con personas con discapacidad, sino también proyecten este deporte para
extrapolarlo a alguna realidad que les toque al incorporarse al mundo laboral”,
precisó Carvajal.
Cascabeles en balón
En el goalball, dos equipos de tres jugadores con los ojos vendados, se desplazan a ras
de suelo con un balón que en su interior lleva cascabeles, para detectar su trayectoria,
interceptarlo y realizar lanzamientos.
En la preparación física del primer periodo de entrenamiento trabajará junto a otros
compañeros el estudiante de cuarto año de Tecnología en Deportes y Recreación,
Stefano Pino, quien en el marco del ramo “Taller Aplicado” realizará su práctica.
“En este caso aplicaremos un programa de entrenamiento en función de
necesidades personales o colectivas, y el área en la que quiero especializarme es
el de la discapacidad. Cuando se me habló del programa en goalball yo ya había
trabajado anteriormente con 4 discapacidades distintas (Síndrome de Down,
autismo, asperger y discapacidad auditiva) y ahora aceptar este nuevo desafío,
con personas con ceguera, decidí de manera inmediata”, sostuvo el alumno.
La iniciativa cuenta también con el aporte de material para los arcos del exvolante que
representó a Chile en el Mundial de Francia 98, Mauricio Aros.