Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Con su nuevo local, la apuesta culinaria viñamarina tiene el doble de capacidad para atender a sus comensales. Fueron pioneros en traer a la Quinta Región el concepto de hamburguesas gourmets, que nació de las experiencias recopiladas en Europa por sus dueños. “Urbanizamos la alta cocina para llevarla a la calle, tomando carnes de caza y de lujo para ponerlas entre panes y comerlas con la mano”, señalaron.

El año 2013, los cocineros Ruth Faúndez y Javier Álvarez regresaron a su natal Viña del Mar desde Europa para materializar un sueño: cambiar la oferta gastronómica de la ciudad y de la Región de Valparaíso. Hoy “A Mano Gin & Burgers”, su emprendimiento culinario, cumple un año de su nuevo local ubicado en 2 Poniente 420, hito que marca una consolidación del negocio y de su concepto gastronómico.

“Cuando llegamos de Barcelona el 2013 veníamos con el proyecto armado, sabíamos perfectamente lo que Viña necesitaba. Tuvimos que luchar contra comentarios del tipo que el viñamarino no sale, que el viñamarino no prueba cosas nuevas. Eso lo logramos desmitificar, ya que finalmente el viñamarino quizás no salía por que le faltaban lugares interesantes para visitar”, comentó Ruth.

La emprendedora expresó su alegría por poder haber instaurado una oferta distinta en la zona, ya que “fuimos la primera hamburguesería ‘gourmetera’ en la Quinta Región, los primeros en vender las papas bravas, los gin-tonics, las croquetas y otras cosas que ahora están por todos lados. Es un orgullo ser los pioneros y mantener la calidad y el amor por nuestra oferta, crecimos muy rápido y hemos aprendido mucho en el camino”.

En tanto, Javier Álvarez agregó que la travesía que realizaron por el viejo continente fue clave para obtener una mirada distinta del tipo de gastronomía. “Trabajamos mucho y juntamos dinero para hacer un viaje gastronómico, donde probamos las preparaciones típicas de cada pueblo, lo que nos enriqueció mucho como cocineros y amantes de la comida. Luego de eso nos fuimos a vivir a Barcelona en donde tuvimos la suerte de trabajar con excelentes cocineros y excelentes personas”.

Respecto al año transcurrido desde la apertura del nuevo local de “A Mano”, Ruth afirmó que “el cambio de casa lo tuvimos que hacer porque estábamos creciendo mucho y necesitábamos otro local para nuestros A MANO LOVERS, concepto que usamos para denominar a nuestros fieles clientes”.

“Estamos más cómodos nosotros como equipo y también nuestros clientes, lo que nos permite además poder hacer eventos en el segundo piso y se amplió nuestra capacidad para fumadores. En este nuevo local cuenta con capacidad para atender al doble de comensales que el anterior y siempre tenemos pensado ampliarnos más como marca”, subrayó la dueña de “A Mano”.

Acerca del tipo de cocina que caracteriza a “A Mano Gin & Burgers”, Javier detalló que “nuestro valor agregado es no sobre manipular los productos, respetar las materias primas y respetar por sobre todo al comensal, imaginarlo disfrutando nuestras recetas, que es un collage de nuestros viajes y las cocinas donde nos formamos”.

Sobre el concepto gastronómico del “A Mano”, su dueño destacó que “urbanizamos la alta cocina y la llevamos a la calle, tomando carnes de caza y de lujo para ponerlas entre panes y comerlas con las manos”.

Cabe señalar que estos cocineros también tienen en funcionamiento otro local en Viña del Mar. Se trata del “A Mano Hot Dog’s Bar”, un emprendimiento paralelo que opera actualmente en la anterior casa del Gin & Burgers. Se caracteriza por entregar un producto tan consumido y popular como el tradicional completo de una manera bien preparada y con una buena materia prima, así como una propuesta de sangrías que consiste en tener una gran variedad para darle protagonismo a las cepas de los vinos.