Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

En la Universidad Santo Tomás se festejó el Bote del Dragón, fiesta que destacó por la
exhibición de variadas muestras culturales de origen chino, entre ellas, Danzas del León y
Dragón, baile, canto, concursos y degustación de alimento típico del gigante asiático.
Hace más 2 mil años se celebra en China la tradicional fiesta del Bote de Dragón, una de las
más importantes de acuerdo a su tradición milenaria. En Chile, el Instituto Confucio de la
Universidad Santo Tomás (IC UST) festejó, por 8º año consecutivo junto a la comunidad, este
evento internacional con distintas exhibiciones de arte, historia, música, baile y comida
costumbrista.
Quien dio el vamos fue la Agrupación Arte Oriente de Olmué, conjunto que se ha presentado
en gran parte del país y que deslumbró a los más de 100 asistentes -entre ellos alumnos del
colegio Thedor Heuss- que llegaron al Aula Magna de la UST, con Danzas del Dragón y León
chino. Posteriormente, una docente nativa realizó una breve exposición sobre la historia y las
leyendas que envuelven a esta celebración para luego dar paso a una actividad, en la que el
público pudo ganar diversos obsequios tradicionales chinos.
La jornada contó además con presentaciones de canto y baile a cargo de alumnas del IC ST,
quienes fueron finalistas del Concurso Nacional Puente Chino, certamen que se realiza una vez
al año y que evalúa el dominio del idioma mandarín y la destreza artística de sus competidoras.
Para el cierre, se invitó a todos los asistentes a comer zongzi, empanadas de arroz glutinoso
con relleno de carne, vacuno o pollo, envuelto en hojas de bambú. Alimento típico de esta
celebración en el gigante asiático.
Mitos de la festividad
Su origen se explica por medio de leyendas, siendo la más popular y conocida por el pueblo
chino aquella que conmemora al poeta patriota Qu Yuan.Según ésta, hace más de dos mil
años, cuando el poeta supo que su tierra caería en manos de los invasores, se quitó la vida,
lanzándose al río Miluo. El pueblo, al enterarse de la acción del poeta, subió a sus botes en
forma de dragón con la esperanza de rescatarlo con vida, pero todos los esfuerzos fueron en
vano. Entonces, alguien propuso la idea de echar al río grandes cantidades de arroz para saciar
el apetito de los peces y evitar así que estos devoraran el cuerpo del encumbrado escritor.
Con el pasar de los años, la nación comenzó a conmemorar esta fecha como una gran
festividad, realizando competencias deportivas en las que participaban grandes botes con
forma de dragón.Además de estas competencias, durante la celebración se comen los
famosos zongzi, preparados con arroz glutinoso y distintos tipos de carne, envueltos en hojas
de bambú.