Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Efemérides, día 23 de abril.
"Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo
que debo hacer" (Alfonso V, el Magnánimo).
Cuidemos el libro, amemos el libro, en el libro se esconden las más secretas claves de nuestro paso por la Tierra, el más
absoluto testimonio de nuestra esencia como hombres.
El libro es el mensajero de un más allá cuyo rostro no acabamos de percibir.
Así, volver a leer un libro tendrá siempre una condición reveladora y es esta: a cada lectura el libro se nos va a presentar
con un nuevo rostro, con nuevos mensajes, con otros ángulos para percibir el mundo y los seres que lo pueblan.
El libro acompañará al hombre hasta su último día sobre la Tierra. Sencillamente porque ha sido la más alta
representación de la presencia del hombre en el universo
ELOGIOS A LA LECTURA
¡Leer un libro es volver a nacer!
Es el camino para apropiarnos de un mundo y de una visión del hombre que, a partir de ese momento, entran a formar
parte de nuestro ser.
Una lectura disfrutada con riqueza y plenitud es la conquista más plena que puede hacer un hombre en su vida.
Hay una condición esencial que hará que este regalo de los dioses sea para siempre. La lectura debe
causarnos placer, un placer que venga de los más hondo del alma y que ha de quedarse allí intacto y
disponible.