Menu

 

 

 

 

A+ A A-

Qué pasa en Chile con los alérgicos a los alimentos.

Actualmente en Chile no existe una ley que regule los etiquetados de los alimentos en cuanto a los alérgenos más comunes, situación que ha llevado a diversas dificultades en el tratamiento de esta enfermedad.

Las alergias a los alimentos son cada día más comunes, según la Dra. Paola Toche, inmunóloga del Hospital Clínico U. de Chile y de Clínica Las Condes, estas se refieren a un “conjunto de manifestaciones clínicas ligadas a una respuesta inmunoalérgica frente a un alérgeno alimentario”, es decir, es una reacción anormal del sistema inmunológico frente a determinadas sustancias de los alimentos por considerarlas perjudiciales para el organismo.

En Chile, los alérgenos más comunes los conforman la soya, huevo, maní, frutos secos, pescado, mariscos, avena, trigo y leche, afectando entre un 6 y 8% de la población infantil, mientras que en los adultos esto se reduce al 2 o 3% (vía Colegio de Nutricionistas de Chile). Los síntomas y sus manifestaciones son variadas, pueden ser desde urticaria, ronchas e hinchazón, hasta vómitos, diarreas y náuseas, entre otros.

Es muy importante no confundir las alergias con las intolerancias alimentarias. Según el Health System de la Universidad de Virginia, “la alergia a los alimentos provoca una respuesta del sistema inmunológico.” En tanto, la intolerancia no causa dicha reacción, es más bien de una respuesta metabólica del aparato digestivo. Las intolerancias más comunes en el país son a la lactosa y al gluten (enfermedad celíaca).

Por ejemplo, los enfermos celíacos no pueden digerir el gluten presente en el trigo, centeno, avena y cebada. Mientras que los alérgicos al trigo tienen una respuesta adversa de sus defensas frente a las proteínas presentes en dicho alimento. Cabe destacar que este padecimiento es muy extraño.

De igual modo, la intolerancia a la lactosa se traduce en la incapacidad del sistema digestivo de absorber la lactosa (azúcar de la leche). En tanto, la alergia a la leche es una reacción del sistema inmune hacia sus proteínas, las que son consideradas peligrosas y por tanto se crean anticuerpos para combatirlas.

Confundir ambas enfermedades es muy frecuente, por ello es importante un diagnóstico adecuado, el cual se realiza en base a la historia clínica del paciente y test cutáneos, para determinar la severidad de los síntomas y el proceso médico a seguir.

Básicamente el tratamiento “consiste en eliminar de la dieta el ó los alimentos que desencadenan la alergia (…) Esto implica leer muy bien las etiquetas de los productos alimenticios y saber que no siempre se detalla el contenido de éstos.” (Vía Creciendo con Alergias)

Situación chilena sobre alérgicos a los alimentos

Actualmente en Chile no existe una ley que regule los etiquetados de los alimentos en cuanto a los alérgenos más comunes, situación que ha llevado a diversas dificultades en el tratamiento de esta enfermedad. La Fundación Creciendo con Alergias Alimentarias, organización que busca otorgar información a la comunidad respecto al tema, presentó en junio del 2009, un proyecto de ley que pretende dar fin a este problema.

En el caso de los alérgicos a la proteína de la leche, no existe ninguna ley que reembolse o subsidie los gastos de las leches hipoalergénicas, las que cuestan entre $19,000 y $24,500 para 2 ó 3 días aproximadamente. Por lo que el esfuerzo se ha dirigido a que el Programa Nacional de Alimentación Complementaria (PNAC) lo agregue a su sistema de distribución.

Cómo llegar a la vejez más lúcidos.

Según Tatiana Olavarria, geriatra de la Universidad de Chile, “los problemas de memoria no sólo afectan a personas mayores, con menor frecuencia también pueden afectarnos cuando aún nos encontramos en plena vida laboral”. Cuando esto ocurre se puede deber a factores como el stress, mala alimentación, mal y poco descanso, etc.

Un estudio llevado a cabo en Harvard con estudiantes de matemáticas demostró que un buen descanso nocturno duplicaba la capacidad de los participantes para resolver problemas planteados el día antes. Esto se debe a que, mientras dormimos, el cerebro se mantiene activo y tiene tiempo de sintetizar lo que ha aprendido con anterioridad.

Síntomas de la pérdida de la memoria

Todos alguna vez hemos olvidado dónde dejamos las llaves o el control remoto, sin embargo cuando estos episodios se hacen recurrentes, deberíamos preocuparnos.

Los síntomas más extremos que dan cuenta de una pérdida de memoria son cuando se nos hace difícil mantener una conversación, ya que somos incapaces de recordar algunas palabras, cuando no podemos realizar calcular matemáticos, olvidamos los nombres de familia y amigos, olvidarnos de cómo llegar a un lugar conocido, olvidar si hemos comido, entre otros.

Para evitar llegar a estos extremos no es necesario leer mil libros, ni convertirnos en intelectuales para ejercitar nuestro musculo pensante, basta con llevar una vida sana y activa. Para esto es imprescindible una buena alimentación y ejercicio físico, ya que mejora el ritmo cardiaco y, por tanto, la circulación de la sangre. Un cerebro bien irrigado mantiene en buen estado las conexiones entre las neuronas, que son esenciales para el pensamiento.

Por otro lado, el consumo de alimentos ricos en antioxidantes –frutas y verduras, legumbres, frutos secos, té verde– no sólo ayuda a prevenir el cáncer, sino que neutraliza los temidos radicales libres que envejecen el cerebro. Y, por supuesto, evitar sustancias como el alcohol y el tabaco.

Ejercicios para tu cerebro

Lo anterior lo puedes complementar con el desarrollo de ciertas actividades que te ayudarán a evitar el deterioro de las funciones cerebrales y a mantener tu cerebro en acción. Olavarría asegura que una forma sencilla de llegar a la vejez más lúcidos es leer y escribir constantemente. “Es recomendable que las personas que deseen mantener su mente activa todos los días lean algunas páginas y si pueden escriban las actividades que realizaron durante la jornada”.

Una de las formas de mantener tu órgano pensante ágil es realizar ciertos ejercicios llamados “Neurobics”, que consisten en usar los sentidos para ayudar a crear nuevas conexiones en zonas del cerebro que procesa la información sensorial que recibe, por ejemplo:

- Usa tu mano no dominante para realizar algunas actividades cotidianas como peinarse, cambiarse de ropa, lavar los dientes, preparar el desayuno.

- Cierra los ojos en la ducha y trata tomar el champú, jabón...etc. con los ojos cerrados.

- Coloca las fotos de tu escritorio al revés.

Los juegos de mesa como el ajedrez, cartas, dominó, etc. Resolver crucigramas, sudokus y armar rompecabezas también te ayudarán a mantener tus neuronas activas por más tiempo.

 

¿Qué es la hidrocefalia?




La hidrocefalia es una acumulación de líquido cefaloraquídeo lo cual produce un aumento en la presión intracerebral.

 La hidrocefalia es una acumulación de líquido cefaloraquídeo (que se produce en los plexos coroídeos de los ventrículos cerebrales), lo cual produce un aumento en la presión intracerebral. Lo anterior, dependiendo de la causa y de la edad de los pacientes, tiene diferentes tratamientos, con una mortalidad y posibilidad de secuelas neurológicas alta si se demora su resolución.

La hidrocefalia se debe a un problema con el flujo del líquido cefalorraquídeo (LCR), el líquido que rodea al cerebro y la médula espinal. Este líquido tiene diversas funciones en el cerebro, entre las cuales destaca mantener una presión uniforme entre el cerebro y la médula espinal.

El líquido cefalorraquídeo normalmente circula a través de áreas del cerebro llamadas ventrículos y luego alrededor del exterior del cerebro y la médula espinal. Luego, se reabsorbe en las vellosidades aracnoidales en las meninges que rodean el cerebro.

La hidrocefalia se presenta en cualquier etapa de la vida, siendo las causas congéticas (heredadas) las más frecuentes en niños y las causas secundarias las más frecuentes en los adultos (disminución de la eliminación del LCR por hemorragias intracerebrales, tumores, traumatismos de cráneo graves, infartos en algunas áreas del cerebro, entre otras).

                           Los síntomas más frecuentes son:

- Cefalea (dolor de cabeza)

- Convulsiones

- Compromiso de conciencia

- Náuseas y vómitos

- Lentitud en el pensamiento

La obstrucción del LCR se puede tratar quirúrgicamente, mediante una válvula que drena el LCR hacia el exterior o hacia el abdomen lo cual permite que el LCR fluya alrededor del área bloqueada.

El pronóstico de una hidrocefalia que ha recibido tratamiento depende de la causa. El mejor pronóstico lo tiene la hidrocefalia ocasionada por trastornos no asociados con infección, mientras que la hidrocefalia causada por tumores usualmente tiene un pronóstico desalentador.

De acuerdo a la neuróloga, la hidrocefalia aguda requiere de un tratamiento inmediato ya que esto dismunuye la mortalidad y la tasa de secuelas que puedan existir

Leucemia,el cáncer de la sangre.



La leucemia suele provocar una inmediata asociación con la muerte, sin embargo, actualmente los pacientes diagnosticados con el llamado cáncer de la sangre tienen un mejor pronóstico de vida.

La palabra leucemia significa literalmente “sangre blanca”, ya que es una enfermedad de la médula ósea que afecta a los glóbulos blancos de nuestra sangre. Generalmente, cuando se diagnostica este padecimiento suele sentirse mucho miedo por asociarlo a la muerte; no obstante, hoy el pronóstico para estos pacientes es muy positivo, por lo cual es importante informarse al respecto.

Para el Dr. Mauricio Duhalde, hematólogo y Jefe del Servicio Banco de Sangre de Clínica Las Condes la “leucemia es un concepto que abarca a todas las enfermedades malignas que afectan al glóbulo blanco o leucocito. Las leucemias pueden ser agudas (de rápido avance) o crónicas (se desarrollan lentamente), primarias o secundarias y afectar tanto a niños como adultos.”

Esta enfermedad es considerada un cáncer de la sangre, debido a que se trata de una proliferación anormal de células en la sangre. Sus causas son, en última instancia, desconocidas, pero se sabe que existen factores genéticos y ambientales que influyen en su presentación, y que en ningún caso es una enfermedad contagiosa o hereditaria.

Algunos síntomas de leucemia son cansancio, dolor en los huesos, anemia, palidez, hemorragias esporádicas de la piel, mucosas y órganos nobles, infecciones, manchas en la piel, hematomas, entre otros. Sin embargo, la sintomatología varía según el grado de invasión de médula ósea y otros órganos; de hecho, los pacientes con leucemia crónica suelen ser diagnosticados por chequeos médicos, pues sus indicios aparecen tardíamente.

“El diagnóstico suele hacerse a través del hemograma y se confirma con un examen de la médula ósea. En la actualidad se hacen necesarios algunos otros exámenes más sofisticados como kariotipo y citometría de flujo, para la correcta caracterización de la leucemia y la aplicación del tratamiento más adecuado”, señala el Dr. Humberto Del Fávero, hematólogo del Hospital Militar de Santiago.

El tratamiento de la leucemia puede ser trasplante de médula ósea, por medio de quimioterapia y/o radioterapia. En este sentido “es fundamental el uso de salas de aislamiento protector, el uso de antibioterapia de amplio espectro, junto al apoyo de Banco de Sangre. En suma, el manejo de estos pacientes es absolutamente multidisciplinario”, especifica el Dr. Duhalde.

Si bien el tratamiento es prolongado y costoso, la mayoría de las personas logran importantes avances. Años atrás, quienes padecían leucemia no tenían un pronóstico favorable; sin embargo, hoy en día, se han logrado grandes progresos médicos en la investigación de esta enfermedad, con lo que la esperanza de vida de los pacientes se ha prolongado e incluso su curación es posible.

Disfunción eréctil: un problema inesperadamente frecuente.



A pesar de que ellos son un poco reticentes a hablar sobre la disfunción eréctil, hoy en día este problema afecta a más hombres de lo que se cree.

La impotencia o disfunción eréctil, es según los médicos la incapacidad repetida de alcanzar o mantener una erección lo suficientemente rígida, como parar permitir el coito.

Aunque la disfunción eréctil es extremadamente frecuente, es muy importante no confundir aquella falta de erección pasajera, con una disfunción en términos crónicos, los especialistas aclaran que un 25% de los intentos deben ser fallidos para hablar de disfunción eréctil.

Antiguamente se pensaba que las causas principales de la disfunción eréctil eran básicamente de tipo psicológico, pero a medida que ha pasado el tiempo está teoría ha ido desapareciendo. Según Dr. Sergio Moreno, Urólogo de la Clínica Santa Maria y con un Postgrado en Disfunciones sexuales en la Universidad de Harvard, en la actualidad cerca de un 80% son causas orgánicas, es decir hay alguna enfermedad o trastorno detrás de la disfunción eréctil y un 20% es atribuible a causas psicológicas.

Dentro de las causas más frecuentes Moreno señala que, “la disfunción eréctil está asociada a las enfermedades crónicas, por ejemplo la diabetes y la hipertensión. También algunos tipos de enfermedades endocrinológicas como el hipogonadismo, o la deficiencia de hormonas masculinas. Algunos medicamentos que se usan para la hipertensión o para la depresión, además de secuelas que puedan quedar luego de una operación a la próstata o del cáncer al recto”.

Según el especialista no existen muchos síntomas que puedan alertar a un paciente, pero si enfermedades que se asocian a la disfunción eréctil. Por ejemplo “si se diagnostica diabetes, ese paciente tiene de un 60 a un 70 por ciento de probabilidades de que en algún momento de la evolución de su enfermedad desarrolle también una disfunción eréctil”, indica Moreno.

Aunque la disfunción eréctil se presenta en mayor número en personas que van desde los 40 a 70 años, los jóvenes en ciertas ocasiones también se ven afectados. En el caso de los hombres menores de 40, la causa principal es el estrés, hecho preocupante si cada día son más y más las personas que acuden a especialistas por encontrarse estresadas.