Menu

 

 

 

 

A+ A A-

Primer Congreso de Alivio del Dolor contó con activa participación de Hospitales de Quilpué y Gustavo Fricke

 

 

Instancia de capacitación buscó compartir experiencias y mejorar las prácticas de los equipos multidiciplinarios que trabajan en el área.


Una activa participación como expositores y asistentes al Primer Congreso en Medicina del Dolor que se organiza en el país, tuvieron profesionales de los Hospitales de Quilpué y Gustavo Fricke de Viña del Mar, quienes compartieron experiencias y escucharon las distintas ponencias que buscaban mejorar el conocimiento científico y la praxis en el área de Cuidados Paliativos y Alivio del Dolor.


Se trató del Primer Congreso Regional del Dolor, organizado por “Medopal”, una Sociedad Científica de Medicina del Dolor y Cuidados Paliativos que agrupa a profesionales de los equipos multidisciplinarios que trabajan en los diferentes niveles de atención, pública y privada de la región, y en la cual participan activamente profesionales del Hospital Gustavo Fricke de Viña del Mar y del Hospital de Quilpué. El Congreso se unió además a las Terceras Jornadas de Cuidados Paliativos del Hospital viñamarino.


El Congreso que se realizó en la sede del Colegio Médico de Valparaíso, contó con la presencia de equipos de cuidados paliativos de la región y el país, y en el caso del Hospital de Quilpué, con la exposición de las profesionales Paulina Polgatti, Psicóloga de la unidad de Cuidados Paliativos, el Dr. Oscar Cárcamo, la kinesióloga Sandra Vera y la asistente social Ximena Sepúlveda.


Capacitación permanente


Al respecto, Sandra Vera, quien expuso sobre la intervención de un kinesiólogo de cuidados paliativos expresó que su especialidad “es una realidad que en este momento se está instaurando. Se está tratando de posicionar a este profesional dentro de los equipos de trabajo. Acá en Quilpué, la parte kine-oncológica se le ha dado bastante fuerza desde el inicio, y por lo mismo es un hospital que se destaca dentro de la región”.


Por su parte, la psicóloga Paulina Polgatti, realizó una interesante ponencia sobre el duelo en Cuidados Paliativos. ”El objetivo fue brindar herramientas y conceptos de por qué en Cuidados Paliativos uno puede hablar de duelo anticipado a diferencia de otro tipo de situaciones. La oportunidad es que si se aborda en forma adecuada, se genera un espacio entre paciente, familia y equipo de salud, para hablar en familia y poder despedirse a pesar del dolor que ello provoca”.


Consultada Silvana Misseroni Onetto, médico jefe de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Gustavo Fricke, expresó que el Congreso “tiene el objetivo de convertirse en una instancia de capacitación para todas las personas que laboran en las unidades, una instancia también de acercamiento, de conocimientos para poder trabajar de mejor manera y poder dar una buena atención a nuestros pacientes. La idea es permitir una instancia de capacitación permanente”.


Los desafíos para Quilpué


Si bien el programa de Cuidados Paliativos del Hospital de Quilpué logró importantes mejorías especialmente en la atención de horas médicas y un mayor control de los pacientes, aún quedan varios desafíos que fueron confirmados tras participar en el reciente Congreso.


“Tenemos que fortalecer el tema de las horas, tenemos un déficit de horas de enfermera por ejemplo, que dificulta el desempeño del programa, sobre todo en relación a la mayor cobertura de atención en el domicilio, que es una necesidad sentida del equipo. Tenemos entre los próximos desafíos incorporar a un técnico paramédico a la unidad, otros profesionales que no tenemos como un fonoaudiólogo y lograr el apoyo de un asesor espiritual que nos pueda colaborar” finalizó la kinesióloga Sandra Vera.

Exitosas Jornadas Clínicas “50 Años al Servicio de la Comunidad” vivió Hospital de Quilpué

 

 

Profesionales del establecimiento e invitados, compartieron expertica en temas clínicos y organizacionales.


Dos jornadas de interesantes exposiciones de índole clínico y también organizacionales, propios de un establecimiento de salud de alta complejidad, vivió el Hospital de Quilpué, que desarrolló sus “Jornadas Clínicas 2014: 50 Años al Servicio de la Comunidad” con una veintena de expositores.


Temáticas como el programa piloto de Implantología Dental, la pesquisa y tratamiento del cáncer de próstata, el dolor lumbar, la uroginecología y su impacto, la Pancreatitis Aguda, así como temas de carácter organizacional como la Responsabilidad Social, los Círculos de Calidad o el Programa Humanizadores de la Atención, fueron parte de estos dos días de variadas exposiciones, la mayoría de ellas a cargo de profesionales médicos y no médicos del Hospital de Quilpué e invitados especiales.


Al respecto, la directora del Hospital de Quilpué, Dra. Javiera Muñoz, destacó la realización de la actividad formativa del recinto de salud comentando que “fueron unas Jornadas exitosas, y a medida que vayamos realizando este tipo de actividades, el hospital va mejorando su nivel, porque nuestra misión no es solamente atender pacientes, sino que ir avanzando en temas de investigación, de actividades clínicas y propios de la organización”. A su vez, expresó su deseo de que las próximas Jornadas Clínicas fueran extensivas a funcionarios de toda la red asistencial.


Por su parte, la Jefa de Capacitación, Selección y Formación del Hospital de Quilpué, Carla Riquelme -unidad organizadora de la actividad- comentó que las Jornadas Clínicas fueron “una buena instancia a nivel organizacional para potenciarnos como institución con dos días completos, varias temáticas y la posibilidad de  propiciar una comunidad más participativa”, agregando que en esta oportunidad se fomentó la contribución de expositores del propio hospital por tratarse de un año especial para el recinto de salud que celebró su Cincuentenario y culminó exitosamente su proceso de Acreditación en Calidad.


Funcionarios de todos los estamentos del Hospital de Quilpué, además de representantes del Consejo Consultivo de Usuarios, disfrutaron de las Jornadas Clínicas que son consideradas uno de los mejores espacios para compartir transversalmente experiencias del quehacer hospitalario, para mejorar cada vez la atención que se le entrega a la comunidad.

Implementarán proyecto de investigación de “Hogar inteligente”, para estudiar el comportamiento de adultos mayores y dar diagnósticos oportunos.

 

Proyecto piloto partirá con adultos mayores de Viña del Mar a través de una alianza en investigación y medicina, entre el Servicio de Salud Viña del Mar Quillota y la Universidad de Valparaíso.

Un innovador proyecto de investigación que busca mejorar la calidad de vida de los adultos mayores, comenzará a aplicarse en los próximos meses en una alianza entre el Servicio de Salud Viña del Mar Quillota y la Escuela de Ingeniería Civil Informática de la Universidad de Valparaíso. El objetivo del proyecto es mejorar la calidad de vida del adulto mayor, extendiendo su autonomía y estadía en su vivienda y así contribuir a la reducción de la cantidad de ingresos de adultos mayores en instituciones de salud por complicaciones de accidentes y enfermedades crónicas.

El proyecto “Hogar Inteligente” a cargo de la Ingeniera en Informática, Carla Taramasco Toro, junto a un equipo de investigadores, busca detectar síntomas tempranos de patologías que afectan a los adultos mayores y alertar en caso de eventos que puedan afectar su autonomía, como por ejemplo caídas.

Carla Taramasco señala: “la idea es desarrollar hogar inteligente para aumentar la autonomía de los adultos mayores, inicialmente en Viña del Mar-Quillota donde desarrollaremos el sistema piloto. El objetivo del proyecto es generar una plataforma de registro y monitoreo remoto de ambientes inteligentes, a través de una arquitectura tecnológica especializada y distribuida a pequeña escala, enfocada en generar una habitación inteligente piloto para personas de la tercera edad propiciando una mayor autonomía en sus estilos de vida y la de sus respectivas redes de apoyo directas (familiares principalmente), otorgando asistencia en todo momento de manera de disminuir los cuidados presenciales requeridos, generando un ecosistema de apoyo consciente del estado en tiempo real de los usuarios, y analizando las variables capturadas para alertar tempranamente sobre posibles condiciones o estados riesgos de los usuarios. Consiste en tres subsistemas autónomos: red de sensores; centro de recepción y registro de datos recogidos por sensores de múltiples viviendas permita la acción preventiva y correctiva ante cualquier evento adverso en el diario vivir; y un centro de almacén, procesamiento y minería de datos de la información capturada.

La implementación de la red de sensores estaría enfocada, en una primera etapa, en la captura de datos para la detección síntomas de enfermedades neurodegenerativas (por ejemplo repetición de acciones abren y cierran el refrigerador, abren y cierran una puerta de entrada a la casa), síntomas de enfermedades crónicas como la nicturia o nocturia (implica que los adultos mayores van a orinar repetidamente durante la noche), y el mayor desafío para el proyecto detectaron de caídas, cuando un adulto mayor se cae en su casa, el sistema generara una alerta a su entorno de apoyo o a su médico tratante, de esa manera su red de apoyo podrá actuar y evitar que el adulto mayor pase horas esperando que alguien llegue a su casa.”, señala Carla Taramasco.

Antecedentes generales del proyecto

La población de adultos mayores aumenta progresivamente, según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en la actualidad se estima que la población de adultos mayores alcanza un 10,3%, y se espera que para el año 2050 se incremente a un 21,6%, y que siga creciendo. Con esto, surgen interrogantes respecto a cómo se va a enfrentar este problema en el ámbito de las políticas de salud pública pues la vejez viene acompañada de enfermedades crónicas y neurodegenerativas, las que derivan en tratamientos y hospitalizaciones que supondrán un gran impacto en el costo de la salud. Dentro de los riesgos que afectan a los adultos mayores, aumenta la probabilidad de sufrir un accidente en el domicilio, principalmente las caídas, siendo el lugar más frecuente de ocurrencia el propio domicilio del paciente. Los lugares más peligrosos en el hogar suelen ser el baño y la cocina, donde se puede sufrir quemaduras o intoxicaciones.

Otro aspecto a considerar es la comunicación entre el paciente adulto mayor y su médico, que puede plantear dificultades por diversas circunstancias como la presencia de varias patologías y la presencia de deterioro cognitivo, por lo que también es recurrente que el paciente adulto mayor no comunique a su médico síntomas que pueden ser importantes para la detección temprana de enfermedades.

Por ello es que el SSVQ participará en el proyecto “Hogar Inteligente”, aportando con el apoyo y experticia del personal clínico del Hospital Geriátrico "Paz en la tarde" de Limache, para el desarrollo del prototipo de la plataforma y la realización de la fase de pruebas. El SSVQ ha planteado como prioridad, la modernización del Hospital para mejorar la calidad de vida de sus pacientes, a través del monitoreo, registro y análisis de sus patrones de conductas, con el propósito de minimizar la dependencia, lo que se prevé tendrá un positivo impacto en la detección temprana de eventos que afectan principalmente la salud y calidad de vida de los adultos mayores.

Servicio de Salud Viña del Mar Quillota, avanza en la formación de especialistas con las Universidades de la región, para enfrentar desafío de nuevos hospitales.

 

Uno de los más importantes convenios de formación de especialistas para el cierre de brechas, se realizará con la Universidad de Valparaíso, en que se busca aumentar la formación anual actual, con miras a la puesta en marcha del Hospital Dr. Gustavo Fricke y luego del Hospital Marga Marga y Birprovincial Quillota Petorca.

Un exhaustivo trabajo está realizando en el Servicio de Salud Viña del Mar Quillota, a través del Programa de Capacitación y Formación, por lograr el cierre de brechas de los especialistas que se requieren para la demanda de salud de la población y con el escenario ad portas de la construcción de tres grandes nuevos Hospitales como es el Hospital Dr. Gustavo Fricke, el Hospital Marga Marga y el Hospital Bi Provincial Quillota Petorca.

Así lo destaca el Director del Servicio de Salud Viña del Mar Quillota, Dr. Francisco Acevedo Toro, “el otro gran desafío, fuera de la construcción y equipamiento (de los nuevos hospitales), es que tenemos que tener los especialistas necesarios y ahí hemos hecho un gran trabajo con la Universidad de Valparaíso y puedo asegurar que esos Hospitales, el año 2017, van a tener los especialistas que hoy no existen, hicimos un plan especial y acelerado con la U. de Valparaíso para la formación de especialistas que vamos a necesitar”.

El trabajo de formación de nuevos especialistas, que se calcula en cerca de 215 nuevos profesionales para un futuro inmediato, se está realizando principalmente con la Universidad de Valparaíso, a través de la Escuela de Medicina, con el objetivo de ampliar el cupo de becas que otorga el Ministerio de Salud, un convenio que permitirá formar profesionales clínicos en 7 especialidades como son, pediatría; cirugía; ginecología; medicina interna; traumatología; anestesia; intensivo adulto e infantil.

Junto con este convenio con la Universidad de Valparaíso, existe también otra línea de trabajo que es el lograr la formación de los especialistas a través de lo que se denomina “adiestramiento en práctica”, es decir formación a través de la práctica en los hospitales de la red con certificación de las universidades y de CONACEM, Corporación Nacional Autónoma de Certificación de Especialidades Médicas, como señala el Dr. Francisco Acevedo, “nosotros podemos formarlos como se formaba antes, cuando no existían las becas, llegaban al Hospital y los médicos jóvenes se metían a trabajar en cirugía y uno aprendía a operar con los más expertos”.

También lo explica Rodrigo Bustos, quien es el Encargado de Programas de Formación y Capacitación del SSVQ, “¿cómo se está desarrollando el trabajo?, las becas de especialidades del Ministerio de Salud son de tres años, ésa es una posibilidad y la otra posibilidad y eso se está viendo en conjunto con los otros Servicios de Salud, es formar con profesores nuestros en una suerte de adiestramiento en práctica que se denomina, con la certificación de las Universidades y por tres años, entonces se evita el proceso de los cinco años que es lo formal que tiene que formarse una persona en adiestramiento en práctica y que lo certifica el CONACEM”.

Plan Nacional de Formación de Especialistas

Para avanzar en formación, el plan nacional del Ministerio de Salud, busca incrementar entre un 40% y 100% la capacidad de las universidades -pertenecientes a la Asociación de Facultades de Medicina de Chile (ASOFAMECH) y a la Asociación Chilena de Enseñanza de la Odontología (ACHEO)- hasta lograr mil cupos anuales en programas de formación de especialidades.

En regiones, se contará con el apoyo de universidades y prácticas de certificación de la Corporación Nacional Autónoma de Certificación de Especialidades Médicas (CONACEM), en campos clínicos acreditados de hospitales y consultorios.

La Presidenta Michelle Bachelet explicó “con este plan vamos a incorporar a este sistema de especialidades de alta demanda, medicina familiar interna, pediatría, obstetricia, ginecología, psiquiatría, pero también otras que son un poquito más escasas en algunos hospitales, como la cirugía y la anestesiología”.

En tanto, para incorporar más de mil nuevos médicos en la atención primaria de salud, se ampliará el ciclo de destinación y formación rural, incrementando en 70 los cupos anuales (42% más en relación al año 2013), y se implementará la modalidad de destinación a zonas urbanas con 300 cupos anuales. “Esto es súper importante, porque tendemos a imaginar que solamente faltan médicos en las zonas más aisladas, pero la verdad es que en la Región Metropolitana, por ejemplo, y en otras regiones, faltan muchos médicos”, aseguró la Jefa de Estado.

Este programa supone un aumento del 80,2% de recursos para el año 2015, pasando de un monto actual de M$44.468.210 a M$80.118.147.

Jóvenes y adolescentes podrán integrar Consejos Consultivos de Salud

 

 

La iniciativa ya comenzó a ser trabajada por el Servicio de Salud Viña del Mar Quillota, SSVQ, con la finalidad de que este grupo de la población también participe en las decisiones de salud que le afectan.


“Estrategias y mecanismos de participación para la conformación de consejos consultivos de jóvenes y adolescentes”, se denominó jornada organizada por el Servicio de Salud Viña del Mar Quillota, SSVQ, la cual reunió a representantes de las unidades de participación de los hospitales y de la red de atención primaria de la jurisdicción del Servicio, que tuvo por objetivo incluir y conformar Consejos Consultivos de Salud que cuenten con la participación de jóvenes para que ellos puedan tener participación en los temas de salud que los aquejan o interesan.


Así lo comentó, Francisca Basualdo, Encargada del Programa del Adolescente del Servicio de Salud Viña del Mar Quillota, SSVQ, quien indicó que “la idea de esta jornada es que los encargados de participación social de las comunas y establecimientos de salud insertos en la jurisdicción del Servicio, se puedan alinear y tomar conocimiento del trabajo con adolescentes para conformar monitores que nos ayuden a generar estos consejos consultivos el 2015”.


Francisca Basualdo explicó que “en esta jornada además se busca entregar las herramientas para que el profesional que trabaja con adolescentes pueda tener una mejor llegada con los jóvenes, ya que ellos tienen un lenguaje especial, responden a distintas motivaciones y por lo mismo es fundamental que el profesional de salud no tenga una postura centrada en el adulto, sino que sea capaz de interactuar con el adolescente para favorecer la motivación y participación en estos consejos consultivos”.


Participación de los jóvenes como una política de Gobierno


Según Francisca Basualdo “el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet busca generar una política vinculante, o sea, que los adolescentes participen de la política de salud que los afecta a ellos mismos, por lo tanto, el primer paso que estamos dando es que los adolescentes se logren constituir en los consejos, tener una metódica de participación y tratar algunas temáticas alusivas a su salud, para luego en base a las temáticas que identifiquemos como más frecuentes generar propuestas de trabajo”.