Menu

 

 

 

 

A+ A A-

Hospital Carlos Van Buren conmemora el Día Internacional de la Mujer comprometido con sus derechos y reivindicaciones.

 

Equipo directivo del centro asistencial encabezó actividad, junto a funcionarias de distintos estamentos y departamentos, quienes conforman el 70% del total de las personas que trabajan en dicha institución de salud.

El Hospital Carlos Van Buren se sumó a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer 2019, oportunidad en que su equipo directivo, liderado por el doctor Mauricio Cancino, realizó un reconocimiento a los derechos y reivindicaciones de las funcionarias del tradicional centro de salud porteño.

El director del HCVB, doctor Mauricio Cancino expresó que “es muy importante para nosotros, como Hospital Carlos Van Buren, conmemorar este 8 de marzo, ya que desde 1977, la oficina de las Naciones Unidas declaró el Día Internacional de la Mujer, por eso, nosotros queremos mostrar que, como institución, estamos comprometidos con los derechos y la reivindicación de la mujer en la sociedad actual”.

Las funcionarias destacaron el reconocimiento y la importancia de la actividad, en ese sentido, Gabriela Contreras, enfermera de la Unidad de Emergencia Adulto, comentó que “cada vez las mujeres nos hemos ido empoderando más en todo lo que es la parte laboral, creo que cada vez se han ido otorgando más oportunidad para que sea igualitario en cuanto a los hombres, por lo menos, yo estoy bastante contenta por todo lo que se ha hecho en el Hospital”.

Para María Paz Pérez, funcionaria administrativa, es muy importante la conmemoración porque “hace resaltar la labor que uno cumple, aparte de ser mamá, esposa y compañera, como trabajadora dentro de la sociedad. Somos el 70% puras mujeres en el Hospital”.

Una idea similar aporta, la funcionaria Virginia Contreras, quien opinó que “es algo muy importante, no puede dejarse pasar ya que ha marcado la historia, nuestras vidas y desarrollo, no considerarlo sería terrible, sería ignorar la cantidad de cosas injustas que han pasado para que la mujer llegue a tener una dignidad reconocida por las leyes, el Estado y la sociedad”.

Infectólogo advierte que pacientes sanados de VIH solo son casos particulares.

 

El académico de la Universidad de Santiago, Dr. Francisco Zamora, señaló que los estudios médicos en torno a los pacientes de “Londres” y “Berlín” no se traducen en una cura efectiva contra la pandemia y que este tipo de procedimientos conlleva un gran riesgo para el paciente.

La revista científica Nature dio a conocer esta semana el caso de un paciente inglés contagiado con el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH) que, tras ser sometido a un trasplante de médula ósea, logró eliminar la presencia del virus en su cuerpo. Este sería el segundo caso sumado al ocurrido doce años atrás con el “Paciente de Berlín”. Ambos hombres infectados habían desarrollado cáncer y recibieron el mismo tratamiento.

A pesar de las altas expectativas que ha levantado este anuncio, el infectólogo y académico de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago, Dr. Francisco Zamora, cree que aún se está lejos de encontrar una cura contra el VIH. Argumenta que este tipo de procedimientos conlleva un gran riesgo para el paciente, sumado a la dificultad de encontrar un donante que sea lo suficientemente compatible con el receptor.

“El trasplante de medula ósea es uno de los más agresivos que tiene la medicina (…) Destruyen toda la médula del paciente y después le inyectas células madre que son de un donante” explica el médico. Zamora enfatiza en que “si trasplantas médula ósea de una persona que no sea compatible (con la del paciente), estas células que se van a producir en la médula del receptor empiezan a atacar a su organismo”.

Cura lejana

El académico señala que el paciente que recibe la nueva médula, además, se expone a diversas infecciones, al estar demasiado tiempo con su sistema inmune destruido como efecto del trasplante. “Tiene un porcentaje de mortalidad bastante alto. Entonces, tenerlo como un método para curar el VIH no tiene ningún sentido”, admite Zamora.

El Doctor aclara que el caso del Paciente de Londres “es una evidencia científica que, en el fondo, no es un avance en la cura, sino buscaba sanar al paciente de un cáncer de ganglios”. Además, asegura que esta operación se había repetido en otros pacientes, siendo el señalado por la revista Nature el único exitoso.

“La cura (contra el VIH) todavía está lejana. Hay que tratar de diagnosticar lo antes posible a las personas que tienen Sida, tratarlas rápidamente y dejarlas con carga viral indetectable porque así no trasmiten el virus”, declara el médico.

Educación sexual

El infectólogo también se refirió a la poca percepción de riesgo que existe hoy en Chile frente al VIH. “Hay una generación que perdió completamente el miedo al virus y que nunca lo ha tenido, que son los jóvenes entre 19 y 39 años”, expresa.

No obstante, Zamora aclara que, además de la poca percepción de riego frente a contraer el VIH, la falta de educación sexual en la sociedad chilena sigue siendo el problema principal. “No hay educación sexual, prácticamente. El embarazo adolescente sigue estando alto y las otras enfermedades de trasmisión sexual (ETS) también, porque no se está educando a los chicos que tienen que protegerse al momento de tener relaciones sexuales”, comenta.

El profesional hace un llamado a que la sociedad debe hacerse cargo para visibilizar esta problemática. Afirma que “es una cosa que tenemos que hacer todos como sociedad. No es solamente responsabilidad del Ministerio de Salud o el de Educación”.

¡Llegó marzo! Recarga energías con el nuevo energizante natural en cápsulas KÜMKARE, 100% Ajo Negro y producción chilena.

 

Este superalimento, destaca por sus beneficios energizantes, por ser un gran reconstituyente y antioxidante natural. Se posiciona como una increíble fuente de energía natural para quienes necesiten un boost energético

Regresar a la rutina laboral puede ser un verdadero trauma para más de uno, pues enfrentarse a las obligaciones luego de un tiempo de relax es un momento, sin duda, complicado para todos. La vuelta de vacaciones es un momento que nadie quiere que llegue. Levantarse más temprano, preparar colaciones, almuerzos, llegar a la casa a revisar tareas, reuniones de colegio, el What’s App de curso, tacos, pago de patentes y tantas cosas que solo producen fatiga, cansancio y desesperación.

Es por ello que en los últimos años ha habido un fuerte incremento en la producción, investigación y descubrimiento de alimentos y suplementos energizantes. En este sentido, son pocos los alimentos y suplementos energizantes que se producen en Chile. Sin embargo, esta tendencia ha comenzado a cambiar, el Ajo Negro, con producción 100% chilena, ha llegado para dejar todo esto atrás.

Este alimento tan conocido en Asia por sus beneficios y propiedades terapéuticas, también era exaltado por los antiguos egipcios pues creían que aumentaba la fuerza y resistencia. Junto con ellos, antiguamente los griegos lo daban a los atletas olímpicos para darles más fuerza y resistencia en las competencias. Es así como en Chile desde hace varios años se ha vuelto reconocido como un superalimento lleno de múltiples bondades para la salud.

Además de ser un alimento gourmet, una de las bondades más destacables es que es un poderoso energizante natural y vigorizante físico. Al respecto Francisco Fournies, gerente general de Kokorofoods comenta “debido a su proceso de maduración, un diente de ajo negro aporta la misma cantidad de energía que consumir una cabeza entera de ajo común”.

Por su excelente efecto energizante se recomienda consumirlo en ayunas, antes de prácticas que requieren de mucho ejercicio físico o frente a importantes actividades de desgaste intelectual. Este alimento cuenta con diversas presentaciones en el mercado, sin embargo, para quienes viven una vida agitada, sin pausas, la más cómoda es en cápsulas, tal como KÜMKARE cápsulas de ajo negro, pues se adapta al rápido estilo de vida actual, preservando a su vez, todas las bondades del ajo negro.

Asimismo, el ajo negro es un alimento ideal para consumirlo todo el año pues se destaca por contener aminoácidos esenciales para el bienestar general. Fournies explica que “los aminoácidos son sustancias que nuestro organismo no es capaz de generar por sí mismo, por lo que debemos consumirlo a través de los alimentos. En este caso, de los 28 aminoácidos que existen, el ajo negro posee 18 y, entre ellos, contiene los 8 aminoácidos que son esenciales para la salud”.

Entre otros, al consumir ajo negro se obtiene la Licina que favorece el sistema inmunológico y la síntesis de hormonas; la Metionina, que colabora en la síntesis de proteínas; la Fenilanina que interviene en la producción del colágeno, fundamental en la estructura de la piel; la Treonina, que ayuda al hígado en sus funciones de desintoxicación, entre otros. Todos vitales para desarrollar una vida saludable y activa.

Lo cierto es que el ajo negro es altamente recomendado por ser un potente energizante natural, muy útil para atletas de alto rendimiento físico y deportistas. Pero no solo para ellos pues “es tan rico en beneficios para la salud, que es ideal y altamente recomendado su consumo entre niños y adultos, en las distintas etapas de su vida” afirma Francisco Fournies.

Para obtener los beneficios de este superalimento se recomienda consumir una dosis mínima de 1 diente de ajo al día, es decir, el equivalente a una cápsula de ajo negro KÜMKARE. Los productos naturales de Ajo Negro de Kokorofoods se pueden adquirir a través de su página web www.kokorofoods.com con despacho disponible a todo el país y a través de 118 puntos de venta a lo largo del país.

Donación de órganos: una sensibilización profunda.

 

La disminución en las donaciones de órganos ha puesto en duda las estrategias de sensibilización de la población, sobre un tema del cual dependen las vidas de muchas personas. Quizá el problema surge en los caminos que elegimos para intentar concientizar a los chilenos.

Actualmente soy parte de la Fundación DKMS Chile, una organización que busca darle una segunda oportunidad de vida a pacientes con cáncer de sangre, a través de un registro de donantes de células madre sanguíneas. A pesar de que esta es una donación en vida, enfrentamos dificultades muy similares a las de la donación de órganos sólidos, como los prejuicios, miedos, falta de información y la opinión de la familia.

A partir de nuestra experiencia, hemos llegado a una conclusión: necesitamos una sensibilización profunda de la población, que genere cambios y no reacciones aisladas. Esta concientización requiere de una comprensión total del significado de ser donante, que además le permita defender, con argumentos sólidos, su voluntad frente a sus familiares.

En DKMS hemos experimentado cuán distinta es la disposición a donar de quienes han sido correctamente informados y han meditado su decisión. En general, estas personas no dudan en concretar su donación si son requeridas por un paciente. Sin embargo, hay personas que se han registrado muy conmovidas por alguna historia, pero al no haber comprendido el fondo del tema, luego se han negado o sus familiares los hacen dudar.

Para sensibilizar verdaderamente a la población, la educación es fundamental, y debe abarcar lo médico, legislativo, logístico y emocional. Esta educación debe contar con el apoyo de los especialistas, organizaciones y autoridades, y también con la voluntad de los chilenos de informarse en profundidad. Creo que es la única manera de romper con miedos que, en la mayoría de los casos, no son reales y sólo paralizan e impiden que la sociedad sea más generosa.

Damas de Canela se reintegran a voluntariado de Hospital de Quilpué tras un año de receso.

 

“Hemos vuelto como si fuera el primer día, con mucha emoción y ganas de contribuir en el
Hospital de Quilpué que ha sido nuestra casa por largos años” comentó la presidenta de las
Damas de Canela, voluntariado que retomó este lunes sus actividades en el recinto asistencial,
esta vez apoyando la atención de pacientes en la Unidad de Emergencia, CMA y Unidad de
Paciente Crítico (UPC).
El grupo de voluntarias fueron recibidas por el director del Hospital de Quilpué, Alejandro
Alarcón, y la Subdirectora de Gestión del Usuario y Participación, Marcela González, quienes
les dieron la bienvenida y describieron las principales actividades que desarrollará este
voluntariado en el contacto directo con el paciente de servicios clínicos críticos, como lo son la
Unidad de Emergencia y la UPC del recinto hospitalario.
El regreso de las Damas de Canela fue destacado por el Director del Hospital, Alejandro
Alarcón quien comentó que “los voluntariados no son un elemento paralelo sino integrantes
activos de nuestra institución y por lo tanto el apoyo de las Damas de Canela es vital para
fortalecer la labor que realiza el Voluntariado como parte del Hospital de Quilpué. Estamos
muy contentos que finalmente hayan decidido continuar con su labor que es vital para nuestro
quehacer en beneficio de los pacientes” expresó.
La presidenta de las Damas de Canela, Juana Pujlizevic, por su parte, expresó que “estamos
muy felices y ansiosas de volver. Yo llevo 32 años en servicio y para mí fue muy muy difícil
permanecer un año fuera del Hospital porque esto forma parte de tu vida, porque el cariño y
el amor que uno tiene por esta institución es muy grande, sobre todo con la gente y con el
personal” comentó.
Las principales funciones de este voluntariado son colaborar con el equipo clínico en la entrega
de confort y comodidad de pacientes de la Unidad de Emergencia, CMA y Unidad de Paciente
Crítico; brindar acompañamiento a los pacientes que lo requieran; Identificar necesidades de
pacientes que necesiten ayuda material en artículos de aseo, pañales, ropa, entre otros
elementos y proporcionar ayuda material a pacientes según las necesidades identificadas.
38 AÑOS DE SERVICIO
El nacimiento de las Damas de Canela se remonta al año 1981 cuando un grupo de mujeres y
hombres de la comuna de Quilpué, con el nombre “Amigos del Hospital”, sintieron la
necesidad de colaborar con las labores diarias del recinto de salud.
Con su color distintivo y su lema “Quien no vive para servir, no sirve para vivir”, las Damas de
Canela han realizado desde sus orígenes una abnegada labor de ayuda a la comunidad usuaria,
como integrante del Voluntariado del Hospital de Quilpué que reúne a un total de nueve
agrupaciones, coordinadas por la Unidad de Participación Social.