Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

En el Día Mundial del Accidente Cerebro Vascular, destacan los avances en implementación de la trombolisis y teletrombolisis para la atención de pacientes.

Una atención oportuna es clave para disminuir las secuelas de un Accidente Cerebro Vascular (ACV), por esta razón, la red del SSVQ avanza en la implementación de la técnica de trombolisis en sus tres hospitales de mayor complejidad, Hospital Dr. Gustavo Fricke, de Quilpué y San Martín de Quillota, siendo éste último pionero en la realización de teletrombolisis, es decir, trombolisis mediante teleasistencia, situándolo como un polo de desarrollo neurológico dentro de la región.

De acuerdo con el Dr. Gustav Rodhe, médico jefe del Departamento de Neurología del Hospital Dr. Gustavo Fricke, el accidente cerebro vascular (ACV) es una etapa final de una serie de procesos que tienen que ver diversas enfermedades como la hipertensión arterial, la diabetes mellitus y la obesidad. “Esas son las tres casas más importantes que determinan finalmente la presencia o la ocurrencia de un accidente cerebro vascular. Evidentemente, hay otras cosas, que son menos frecuentes, pero estas son las tres condiciones que hacen aparecer el accidente cerebro vascular en la gente después de los 60 años en general”.

Hay muchos síntomas que pueden denotar la presencia de un accidente vascular, “en general, uno es el déficit motor de un lado del cuerpo, el trastorno del lenguaje, dificultades para hablar o comprender el lenguaje o un trastorno visual, dentro de eso hay diferentes variantes. Pero es un déficit que se instala bruscamente, que el paciente no tenía y que tiene a permanecer en el tiempo”.

De acuerdo con el especialista, uno de los grandes problemas para hacer un diagnóstico precoz es que “los síntomas de un accidente vascular no duelen ni sangran. Todos tenemos la idea que las cosas son graves cuando duelen, pero esto no es así. Entonces, si hay cualquier déficit de la fuerza o de la sensibilidad o del lenguaje, que se instala bruscamente, lo ideal es ir inmediatamente a un servicio de urgencia, o acudir a un lugar donde se pueda ser evaluado. Es importante la alimentación, el cuidado del peso, y también es importante el ejercicio físico, porque es muy distinto hacer la rehabilitación del paciente que ha tenido una historia de actividad física persistente a aquellos que han sido sedentarios, puesto que es un riesgo mayor”.

La Trombolisis como medida terapéutica

La trombolisis endovenosa permite disminuir o eventualmente suprimir las secuelas de un ACV isquémico por infarto cerebral. En los hospitales de Viña del Mar, Quillota y Quilpué se ha avanzado, de manera progresiva, en el fortalecimiento de la aplicación de esta importante técnica.

El Dr. Gustav Rodhe, del Hospital Fricke, indica que ésta ”consiste en disolver el coágulo y, de esa manera, poder restituir el tejido y la función, con ciertas restricciones porque hay que hacerlo antes de las 4 horas de inicio de los síntomas, lo que significa que hay que rescatar al paciente precozmente”.

En el Hospital Dr. Gustavo Fricke se está implementando la trombolisis desde el 2018. “La trombolisis nos da la oportunidad que el paciente pueda ser dado de alta prácticamente sano, sin ningún déficit y eso es un cambio tremendo en el manejo. Normalmente, una vez que se hace el procedimiento, el paciente sigue 24 horas en Unidad de Cuidados Intensivos y se hacen los estudios secundarios y estudios de riesgo, para saber por qué tuvo un ACV. Una de las grandes ventajas de la trombolisis, es la diferencia entre los pacientes que se dan de alta en la camilla o en una silla de ruedas o caminando”, explica Rodhe.

En el Hospital de Quilpué, luego de realizar una exhaustiva preparación, se dió inicio a la implementación de este tratamiento. La neuróloga del establecimiento, Dra. Natalia Silva, ha sido la encargada de implementar el plan en el recinto de salud quien comentó que la estrategia “ha representado un gran esfuerzo porque desarrollamos el protocolo, se generó la coordinación con el laboratorio del fármaco, se desarrollaron las capacitaciones para involucrar a toda la comunidad médica, de enfermería, y técnicos paramédicos para que funcione adecuadamente”, expresó la especialista.

“A partir del primer momento, en el que comienzan los síntomas, hay que correr al hospital porque ahí se puede pasar el medicamento endovenoso y tratar de disolver el coágulo”, explicó la Dra. Silva.

El Hospital de Quilpué ya ha llevado a la práctica el protocolo de ACV y el equipo clínico se encuentra en alerta ante la presencia de algún paciente que lo requiera, siempre en horario en que haya disponibilidad de neurólogo en el establecimiento o bien a través de la rápida derivación a la red.

El Hospital San Martín de Quillota, realiza esta técnica desde el año 2017, constatándose a la fecha 10 casos de pacientes beneficiados por la trombolisis.

El trabajo ha sido no menor, con la elaboración e implementación de un protocolo que incluyó a equipos de la Unidad de Emergencias, neurólogos, Imagenología y Laboratorio, quienes poseen como instrucción actuar con suma premura en los casos en que se detecte presencia de un ACV, de manera de optimizar la respuesta para beneficio de los usuarios, posicionando al Hospital San Martín de Quillota como pionero en esta zona en la aplicación de este procedimientos.

Otro de los avances es la implementación de la Teletrombolisis, o TeleACV, la cual busca poder otorgar el servicio de trombolisis a la comunidad en horario inhábil.

Este adelanto fue posible gracias a la llegada de una máquina de Telemedicina, adaptada para teletrombolisis. Ello permite al equipo de salud del Hospital San Martín conectarse con una unidad del Ministerio de Salud que se emplaza en el Hospital Barros Luco de Santiago para que un equipo de especialistas evalúe a distancia a los pacientes ingresados con un Accidente Cerebro Vascular, y desde el recinto asistencial poder realizar la trombolisis in situ. De esta manera, la llegada de este nuevo equipo tecnológico ayuda a consolidar al Hospital San Martín en el área de la trombolisis dentro de la red SSVQ, destacando como un verdadero polo neurológico en la salud pública regional.