Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Científicos estadounidenses liderados por Gregory E. Tasian, médico en el Hospital Infantil de
Filadelfia (EEUU), demuestran en una investigación publicada en el Journal of the American Society
of Nephrology que hay ciertos antibióticos que inducen a un riesgo significativamente más alto de
desarrollar cálculos renales. El Dr. Andrés Giacaman, urólogo de Clínica Ciudad del Mar, comenta
el estudio y nos habla más sobre esta molesta enfermedad.
El artículo publicado en la revista especializada descubrió que cinco clases de antibióticos orales
estaban asociados con un diagnóstico de cálculos renales. Estos son: sulfamida orales,
cefalosporinas, fluoroquinolonas, nitrofurantoína y penicilinas de amplio espectro. Al respecto, el
Dr. Giacaman, urólogo de Clínica Ciudad del Mar, advierte que hay muchos estudios que explican
que hay ciertos factores que pueden influir en la formación de cálculos renales pero que deben ser
revisados en profundidad.
En la misma línea, el especialista en urología afirma que “en la gran mayoría de las veces los
factores que dicen influir son más bien raros o poco frecuentes de ver, pienso que este es el caso.
De ser cierto, son pacientes que están ingiriendo alguno de estos antibióticos en forma crónica y
no por periodos cortos como es usual al tratar cualquier infección”.
El estudio también revela un aumento en la prevalencia general de los cálculos renales en un 70%
en los últimos 30 años, con un incremento pronunciado en adolescentes y mujeres jóvenes. “Al
tratarse de una investigación extranjera, es realizado en una población en particular. Es muy difícil
comparar las poblaciones por los diversos factores ambientales y alimentarios. Por lo tanto, estos
datos no se ven reflejados en la población chilena, que sigue frecuentando este mal entre los 30 y
50 años y es muy raro en niños y adolescentes”, aclara el Dr. Giacaman.
Prevención
Hoy en día, todos los estudios demuestran que la mejor forma de prevenir los cálculos renales es
con una muy buena hidratación. Se deben tomar al menos dos litros de agua por día y mantener
una muy baja ingesta de sal. Se ha demostrado que las distintas calidades de agua no influyen ni
de forma favorable o desfavorable a este mal y que el agua mineral no aumenta el riesgo. Por otro
lado las bebidas de fantasía si lo hacen.
Hasta hace muy poco, explica el especialista de Clínica Ciudad del Mar, se pensaba que las dietas
ricas en calcio, como lo son la leche y sus derivados, aumentaban el riesgo a desarrollar cálculos
renales. Pero las investigaciones y estudios recientes han demostrado que estos productos no
influyen en la aparición de cálculos. Lo que si aumenta el riesgo son todas las llamadas comidas
chatarras, por lo que se recomienda una dieta con alimentos con más preparación.
En aquellos pacientes portadores de elevados niveles de ácido úrico en su sangre, cuya
manifestación más conocida es la ‘Gota’, se recomienda no consumir mariscos, interiores de
animales y carnes rojas.
Síntomas y qué hacer durante un cólico renal

El síntoma cardinal es el dolor, llamado cólico renal, el cual está descrito como el dolor de más alta
intensidad. A modo de ejemplo, en encuestas realizadas a mujeres, estas prefieren los dolores de
parto que al cólico renal.
Otros síntomas son el ardor al orinar, aumento en la frecuencia y urgencia miccional. El signo clave
que nos alerta de un posible cálculo es la orina con sangre llamada hematuria.
El Dr. Giacaman aconseja que durante un cólico renal lo principal es usar un buen analgésico, de
preferencia administrativo por vía endovenosa. Usar el calor para dilatar la vía urinaria es una
buena ayuda para minimizar el dolor, puede ser un baño de tina caliente o un guatero.